Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consuelo Ciscar defiende su gestión en el IVAM, que la Generalitat apoyó

La exdirectora subraya que las auditorías realizadas durante su mandato no detectaron irregularidades

Consuelo Ciscar, en un retrato de 2011.
Consuelo Ciscar, en un retrato de 2011.

La exdirectora del IVAM, Consuelo Ciscar, ha salido este sábado a defender su gestión al frente del museo, entre 2004 y 2014, y responder al informe provisional de la Intervención General de la Generalitat, que ha detectado numerosas irregularidades e incumplimientos administrativos.

En un comunicado, Ciscar recuerda que el IVAM fue sometido a diversas auditorías durante su gestión y que nunca se hallaron hechos relevantes. "El IVAM, como institución pública, ha sido sometido anualmente a las correspondientes auditorías externas de Audit Ibérica S.A. posteriormente refrendadas por la Conselleria de Hacienda, que habitualmente concluyen con la aseveración de que no se han observado incumplimientos relevantes", sostiene en su nota.

También incide en que el Consejo rector del IVAM siempre aprobó por unanimidad su actuación. Y subraya que la presidencia de dicho órgano estaba ocupada por el consejero o la consejera de Cultura, incluida la actual titular en funciones, María José Català, que ha reiterado que fue ella la que solicitó la última auditoría a la Consejería de Hacienda, de la que depende la Intervención de la Generalitat.

Tras declinar el pasado jueves pronunciarse sobre el contenido de esta auditoría a petición de este periódico antes de publicarla, Ciscar asegura sentirse indefensa por no conocer oficialmente el informe: "He solicitado, sin éxito, tanto de esta Conselleria, como de la Dirección del IVAM el citado informe, así como –si existieran– las alegaciones correspondientes, al objeto de conocer su auténtico contenido". Explica, además, que la adquisición de compras siempre contó con la aprobación del consejo rector: "Han sido puntualmente justificadas, debatidas y aprobadas en sesiones ordinarias del Consejo Rector, presidido en la última etapa por la consellera María José Català".

Ciscar se refiere al informe de la Intervención General, dependiente de la Generalitat, que detecta diferencias de hasta un 1.500% entre el precio que el museo pagó por alguna obra y su valor de mercado, como "un ignoto informe provisional". Además, considera que "hurtar el contexto jurídico y administrativo que debe constar en el informe de referencia, y las recomendaciones que del mismo se deriven, desvirtúa y pervierte las filtraciones que inexplicablemente se han producido, hasta convertirlas en nulas de pleno derecho, por más que las muy desagradables consecuencias mediáticas resulten ya irremediables". En este punto, se ha referido al "capcioso mantra de sobrecostes" en la adquisición de obra plástica para el Museo que alcanzan hasta un 1500% de su valor de mercado.

En materia de adquisición de obras de arte, ha detallado que, ya sea mediante compra o donación sin contraprestación dineraria, "siempre se ha pronunciado previamente la Comisión de Asesoramiento creada a tal efecto tras Resolución de fecha 29 de junio de 1990, entre cuyos miembros se encuentra una personalidad de relevancia cultural como Tomas Llorens, primer director del IVAM, y director en su día de los museo Reina Sofía y del Thyssen".

Por ello, considera que "la insistencia en esta información parcial, imperfecta y sesgada de un proceso carente de la debida transparencia, sin que haya mediado aclaración institucional alguna, se instala fuera de los necesarios y preceptivos cauces de seguridad jurídica y lesiona el derecho al honor de las personas".

Más información