Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disneylandia se suma a la prohibición de selfie sticks

El parque de atracciones no permite que los visitante se tomen autofotos con el dispositivos por motivos de seguridad

Cartel de prohibición del palo de selfie
Cartel de prohibición del palo de selfie

En el lugar más feliz del mundo no hay cabida para los selfie stick. Los palos que se han puesto de moda para las autofotos, que sujetan la cámara o el móvil y permiten tomar así la instantánea desde más lejos no son del agrado de Mickey Mouse. O así lo dejan claro los carteles colocados en las atracciones más populares tanto de Disneylandia como de Disney World donde se puede leer eso de “prohibido los selfie sticks”. Entre ellas están las montañas rusas de Space Mountain o Thunder Mountain donde ambos parques solicitan de sus usuarios que guarden sus selfie sticks con el resto de sus pertenencias durante la duración de la atracción.

La decisión responde al parecer a las quejas de numerosas personas molestas por este cada vez más popular aditamento de la fotografía cotidiana y por razones de seguridad. Como dice una grabación en ciclo continuo tanto en Disneylandia como en Disney World se pide a los que montan en estas atracciones que mantengan brazos y piernas dentro del vehículo en todo momento. Y los selfie stick no iban a ser menos.

Los parques de los estudios Disney no son más que los últimos en sumarse a la guerra contra el selfie stick, considerado por muchos como el último ejercicio narcisista de nuestra sociedad. Estos brazos mecánicos estuvieron prohibidos durante la reciente celebración de citas musicales como Coachella y Lollapalooza. Por seguridad de los asistentes y también para evitar la grabación de los conciertos en su totalidad, aseguraron sus organizadores. Una guerra a la que se han sumado museos como el Metropolitan de Nueva York o el MoMa también neoyorquino. Mientras, en Londres, el torneo de Wimbledon también ha dejado los selfie sticks fuera de sus canchas.

Los parques de los estudios Disney han difundido un comunicado en el que definen la prohibición de los selfie stick como una forma de “continuar sus esfuerzos para establecer una buena comunicación en algunas atracciones clave”. Si bien la prohibición queda clara en estas atracciones, a las que en breve se podrían sumar otras que incluyan vehículos en movimiento y un gran número de usuarios, a Mickey Mouse no parece importarle que el selfie stick se utilice en otras partes del parque. De hecho sus usuarios podrán llegar con él al parque, ya sea el de California o el de Florida, y hacer uso de él todo el tiempo que estén en Disneylandia o Disney World siempre y cuando lo almacenen con el resto de sus pertenencias al sentarse en las atracciones citadas.

Por el momento la medida no es tan extrema como la tomada en los estudios Universal de Orlando (Florida) donde tres de sus principales atracciones han instalado detectores de metal para evitar la presencia de estos polémicos palos al igual que otros objetos contundentes. Pero tanto en Disneylandia como en Disney World se ha instruido a los operadores de atracciones como Space Mountain que detengan la montaña rusa en el momento en el que vean un selfie stick siendo utilizado para evitar mayores problemas.