Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pelotón de narradores peruanos

El II Festival de la Palabra de Lima cierra con un homenaje al novelista Alonso Cueto y con las novedades para las ferias del libro de Bogotá y Lima

El mayor del Ejército Carlos Enrique Freyre, militar y escritor, ha anunciado que volverá a salir en algunos meses de la zona de emergencia donde se libra la lucha contrasubversiva, para presentar tres nuevas obras narrativas en la Feria Internacional del Libro de Lima (finales de julio y principios de agosto). "No quiero ser encasillado, no voy a escribir otra vez [sobre la guerra] aunque hay miles de esas historias", ha explicado en un coloquio sobre Literatura y violencia durante el II Festival de la Palabra en Lima, en el que más de 25 escritores peruanos, latinoamericanos y un español han dialogado entre sí y con el público entre el 15 y el 19 de abril.

"Tengo claro que hay muchas otras historias por contar de cómo se va construyendo el país, me sorprende cómo hay muchos países dentro de este Perú diverso que nadie está mirando, cómo hay una mentalidad completamente diferente cruzando una hora de viaje en río", apunta Freyre, quien dice ser un hombre con la suerte de conocer lo mejor y lo peor de su país debido a su trabajo como militar. "Hay muchas cosas de las cuales indignarse en Perú: el racismo, el clasismo, la falta de buena voluntad", añadió.

En su trabajo como militar en zona de emergencia, donde aún opera el grupo terrorista Sendero Luminoso, su mayor preocupación es "dónde van a aparecer o atacar [los subversivos] la próxima vez". Dentro de la institución es el escritor, y como escritor lo conocen como el militar

Uno de los protagonistas del Festival de la Palabra que ha cerrado este domingo, ha sido el narrador peruano Alonso Cueto (Lima, 1954) y su más reciente novela La pasajera, recomendada boca a boca por escritores y lectores durante el evento. Cueto recibió el martes un homenaje en el que el Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, elogió su prosa: "Ha pasado de textos de una sinuosidad compleja hasta alcanzar una especie de invisibilidad que es el ideal de cierto tipo de escritor de historias vividas, autogeneradas, como si no estuvieran siendo descritas con palabras. La pasajera es de una limpieza de escritura verdaderamente notable".

El cineasta peruano Francisco Lombardi valoró que en la época de la mayor crisis, a mediados de los años ochenta, Cueto decidiera establecerse en Lima, tras estudiar el posgrado en Madrid y Austin, "cuando la mayoría prefería escapar del caos que se vivía".

La película Magallanes es una versión libre de La pasajera, llevada al cine de la mano del director peruano Salvador del Solar, quien describió este domingo el filme como "un homenaje al universo literario de Alonso Cueto". La historia une a una mujer y un hombre que se conocieron como víctima y victimario en los Andes —durante los años de la violencia de Sendero Luminoso y el Ejército— y los dilemas y sentimientos que surgen más de una década después al reencontrarse circunstancialmente en la capital. El estreno de Magallanes debe concretarse este año en Lima.

En el partidor

Otros narradores participantes en el festival, mientras tanto, cuentan los días para llegar a la Feria Internacional del Libro de Bogotá. Juan Manuel Robles (Lima, 1978) lanzará allí, antes que en Lima, su novela Nuevos juguetes de la guerra fría, un relato acerca de la distorsión de la memoria latinoamericana sobre Cuba, Moscú y la guerrilla guevarista.

Antonio Muñoz Molina ha dicho de Robles que se trata de "un novelista con un sentido tan agudo y exacto del fraseo de la escritura, como de la construcción, la trama, el misterio, la gradación de las informaciones". El autor de Lima Freak (2007) ya tiene en mente otra novela que también discutirá la memoria de los años 90, pero esta vez en Perú.

Igualmente, en Bogotá, Dante Trujillo, director-fundador de la revista de literatura Buensalvaje, presentará su primer libro de cuentos El palacio de la felicidad, un autor que tardó en sentirse cómodo con su producción, dado que escribe desde los años 90, cuando estudiaba literatura en la Universidad Nacional de San Marcos.