Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos de una abuela de Cervantes ofrecen una nueva vía de estudio

El enterramiento de Elvira de Cortinas en Arganda permitiría analizar el ADN

Restos de Cervantes
Lápida en la iglesia de San Juan Bautista, en Arganda del Rey, de la familia de Cervantes.

La búsqueda para ratificar con ADN los restos hallados de Miguel de Cervantes en el madrileño convento de las Trinitarias podría tener una nueva vía de estudio. Francisco Etxeberria, que dirige la investigación de los restos del autor de El Quijote, afirma que, de confirmarse la existencia de vestigios óseos de ancestros maternos del escritor en Arganda del Rey (Madrid), podrían servir para extraer el ADN mitocondrial cervantino.

“El ADN mitocondrial no permite la identificación directa de individuos, pero sí sirve para establecer linajes”, explica el forense desde la Universidad del País Vasco. Los linajes sitúan genéticamente al individuo dentro de una línea familiar y permiten establecer conexiones con fundamento científico. “Voy a dar instrucciones al genetista de nuestro equipo para que indague esa vía de exploración”, asegura Etxeberria desde San Sebastián, donde dirige la cátedra universitaria de Medicina Legal.

El asunto más inmediato a resolver consiste en averiguar si los testimonios y la tradición oral, así como la lápida de la iglesia de San Juan Bautista de Arganda del Rey, confirman o no la existencia en ese templo de restos de Elvira de Cortinas, madre de Leonor de Cortinas, a su vez madre de Miguel de Cervantes.El nombre del padre del escritor no consta documentalmente. Esto invita a suponer que la madre de Cervantes pudo ser hija natural.

La actual iglesia de San Juan Bautista de Arganda del Rey, donde la tradición lugareña sitúa los restos de ancestros maternos cervantinos, fue edificada entre 1700 y 1717 sobre un templo de igual advocación erigido por el arquitecto Pedro Gil de Sopeña en el siglo XV. La planta de aquel templo coincide con la sacristía de la iglesia actual. Es en esa zona compartida donde se cree que se halla el enterramiento de Elvira de Cortinas, abuela de Cervantes, y del padre de ella, Diego Sánchez Cortinas, apodado “el alcaide”, explica Julio Cerdá, director del archivo municipal. “Como se trataba de una familia acaudalada, se supone que su sepultura ocupó un espacio prominente junto al altar”, añade Raquel Lobero, técnica de Patrimonio Cultural.

Trabajos de búsqueda y extracción de los restos de Cervantes en la iglesia de las Trinitarias.
Trabajos de búsqueda y extracción de los restos de Cervantes en la iglesia de las Trinitarias.

La concejalía de Cultura, Educación y Patrimonio Cultural de Arganda estaría “encantada” de facilitar al equipo investigador de las Trinitarias toda la documentación que obra en el archivo municipal y también en el de la parroquia, asegura el edil Javier Díaz.

El historiador Francisco José Marín Perellón, encargado de la dimensión documental de la búsqueda mediante la indagación y cotejo en numerosos archivos madrileños y toledanos, señala que se conocía la existencia de la familia de los Cortinas “en el área suroriental de Madrid”.

A su juicio, esta familia “corresponde presumiblemente a una estirpe de conversos integrada por personas acaudaladas, con tierras en la zona cerealera”. Marín, no obstante, puntualiza que “para evitar errores documentales cometidos en fases anteriores, el procedimiento a seguir exigiría cotejar los documentos parroquiales”.

“En el examen de esos documentos cabe averiguar si Elvira de Cortinas y sus ancestros fueron o no sepultados en el templo; si lo fueron, en qué lugar se encuentra su enterramiento; además, si hubo o no mondas o reducciones de huesos y, de haberlas, a cuántos individuos corresponden los huesos sepultados; y, por último, si tras esas alteraciones los restos, ya individualizados, permiten o no extraer un perfil genético”.

En el Archivo de Protocolos de Madrid, situado en un palacete finisecular de la calle de Alberto Bosch, consta el llamado certificado de limpieza de sangre de Rodrigo de Cervantes, padre de Miguel de Cervantes. Este documento se exigía entonces, entre los siglos XVI, XVII y XVIII para acreditar la cristiandad vieja de su titular, exigencia que constituía una práctica de discriminación ideológica, religiosa y racial aplicada bajo directrices inquisitoriales del Santo Oficio.

Por otra parte, las investigaciones en el convento de las Trinitarias de Madrid se orientan estos días hacia la redacción de un informe detallado sobre los hallazgos documentales, los mismos que permitieron fundamentar evidencias e hipótesis para la localización final de los restos de Cervantes. Asimismo, se aborda la explicación de la presencia de restos de hasta 240 niños en los enterramientos.

Más información