_
_
_
_
_
crítica | samba
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Epifanía del ridículo

Tentativa de repetición del éxito popular de 'Intocable', 'Samba' podría ser incluso tramposa si no fuera tan mala

Omar Sy y Charlotte Gainsbourg, en 'Samba'.
Omar Sy y Charlotte Gainsbourg, en 'Samba'.

En las salas de cine no pocas veces hemos vivido una epifanía, ese momento en el que forma y fondo, tono, estilo e intención, asentados en el más puro lenguaje cinematográfico, convergen hasta acabar conformando un estado de emoción imborrable. Solo hay algo más inolvidable que una epifanía de placer: esos instantes en los que forma y fondo, tono, estilo e intención, convergen hasta acabar produciendo un estado de profundo sonrojo ante lo que estamos viendo en una pantalla. El cine es así, una misma definición puede servir para abrazar la gloria o caer en el abismo, ambos imperecederos. Ese momento, no tan habitual, lo ha experimentado estos días este cronista con una secuencia de Samba, nueva película de Eric Toledano y Olivier Nakache, exitosos autores de Intocable: no se trata tanto de haber tenido el valor de intentar crear un momento de instantánea complicidad copiando los famosos anuncios de los limpiacristales de coca-cola light, de hace 30 años, y alargarlo hasta la extenuación con un tono entre lo melifluo, lo tosco y lo memo, sino de dejarlo una vez compuesto. Si eso sigue allí, es que no hay el más mínimo gusto cinematográfico: el talento de un artista a veces hay que medirlo, más que por sus picos altos, por la nula capacidad para darse cuenta del ridículo.

SAMBA

Dirección: Eric Toledano, Olivier Nakache.

Intérpretes: Omar Sy, Charlotte Gainsbourg, Tahar Rahim, Izïa Higelin, Hélène Vincent.

Género: comedia dramática. Francia, 2015.

Duración: 118 minutos.

Tentativa de repetición del éxito popular de Intocable, con un enfrentamiento de caracteres antagónicos, esta vez un inmigrante sin papeles y una ejecutiva caída en la desgracia de la depresión, Samba podría ser incluso tramposa si no fuera tan mala, de una simpatía tan forzada, y con unos giros de guión tan espantosamente cutres. Como la escena del clímax final en la que se intercambian las chaquetas (¡por el frío!) para confundir las personalidades, que bien podría enseñarse en las escuelas de guión para ejemplificar lo que nunca debe hacerse.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Javier Ocaña
Crítico de cine de EL PAÍS desde 2003. Profesor de cine para la Junta de Colegios Mayores de Madrid. Colaborador de 'Hoy por hoy', en la SER y de 'Historia de nuestro cine', en La2 de TVE. Autor de 'De Blancanieves a Kurosawa: La aventura de ver cine con los hijos'. Una vida disfrutando de las películas; media vida intentando desentrañar su arte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_