Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas gotas de Michael Mann

Chris Hemsworth, en 'Blackhat'. Ampliar foto
Chris Hemsworth, en 'Blackhat'.

A las películas de Michael Mann siempre les ha bastado con Michael Mann. Más allá de la debilidad de algunos guiones (Ali, Corrupción en Miami), el talento del director acababa conformando obras de irresistible poder visual, de esperanzadora búsqueda de los mecanismos de representación de la violencia, física y mental. Y si además había un gran guion detrás (Heat, El dilema, Collateral...), las películas sensacionales, esas que el tiempo puede convertir en obras maestras, iban apareciendo sin remedio. Pero el esquelético guión de Blackhat,del debutante Morgan Davis Foehl, alrededor del terrorismo cibernético como nueva forma de guerra del siglo XXI, no hay quien lo levante más allá de unos esporádicos chispazos de genio. Es la tumba habitual de los artistas de la cámara que no escriben, que necesitan libretos a la altura de su brío, o al menos con posibilidades, y eso a veces no se encuentra.

De todos modos, en los últimos trabajos de Mann se nota una querencia cada vez mayor por el minimalismo temático, como si el director de Ladrón prefiriese el reto al triunfo. Algo de eso había ya en su penúltimo trabajo, Luck, la serie creada por David Milch de la que Mann dirigió el magnífico episodio piloto. Magnífico por Mann, porque la serie se fue despeñando poco a poco entre lo árido, lo farragoso y lo directamente anoréxico. Como Blackhat, con un infumable arranque que intenta representar un flujo de datos informáticos malignos, su primera losa, y que sólo se sostiene durante esas coreografías del disparo del director, entre el espectáculo, el dolor y la lírica, o esas ceremonias nocturnas visualizadas en digital, con la inimitable textura de un poeta de la profundidad de campo que, por esta vez, se ha fiado demasiado de sí mismo.

BLACKHAT

Dirección: Michael Mann.

Intérpretes: Chris Hemsworth, Leehom Wang, Wei Tang, Viola Davis, Ritchie Coster.

Género: espionaje. EE UU, 2014.

Duración: 133 minutos.