Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los colombianos leerán en voz alta por seis horas a su Nobel

Colombia homenajea a García Márquez con música y un premio de cuento con su nombre

Aracataca le hará un funeral simbólico

Un hombre enciende una vela frente a la casa de Cartagena del escritor.
Un hombre enciende una vela frente a la casa de Cartagena del escritor.

“El coronel destapó el tarro del café y comprobó que no había más de una cucharadita. Retiró la olla del fogón, vertió la mitad del agua en el piso de tierra, y con un cuchillo raspó el interior del tarro sobre la olla hasta cuando se desprendieron las últimas raspaduras del polvo de café revueltas con óxido de lata”. Así comienza El Coronel no tiene quien le escriba (1961), la novela del Nobel Gabriel García Márquez que ha sido elegida por Colombia para leer en voz alta en las más de 1.400 bibliotecas públicas que hay en el país, como uno de los numerosos homenajes que se le rendirán al escritor en su tierra. Y a las palabras acompañará la música para recordar al colombiano más universal en el país que lo vio nacer. El Réquiem de Mozart sonará el martes en la Catedral Primada de Colombia, en un acto presidido por el presidente Juan Manuel Santos. Y vuelta a la palabra escrita, para que la semilla de la literatura la planten nuevos creadores. En la Feria de Bogotá se presentarán las bases del I Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, y precisamente 100.000 ejemplares de sus inolvidables cuentos serán impresos para que las bibliotecas bogotanas se sigan inundando de la magia de Gabo. Aracataca le hará un funeral simbólico; y sigue la lluvia de flores amarillas mientras tanto sobre la casa en la que creció.

La cita de lectura de la obra del genial colombiano será el próximo miércoles, a la 9 de la mañana, y la sede central del homenaje será la Biblioteca Nacional, ubicada en el centro de la capital colombiana, donde el presidente Juan Manuel Santos dará apertura a la lectura. Le seguirá la ministra de Cultura, Mariana Garcés. “(...) Mientras esperaba a que hirviera la infusión, sentado junto a la hornilla de barro cocido en una actitud de confiada e inocente expectativa, el coronel experimentó la sensación de que nacían hongos y lirios venenosos en sus tripas. Era octubre”. Y luego algunos ministros y escritores se intercalarán para leer algunos fragmentos… “Una mañana difícil de sortear, aún para un hombre como él que había sobrevivido a tantas mañanas como esa. Durante cincuenta y seis años —desde cuando terminó la última guerra civil— el coronel no había hecho nada distinto de esperar”.

La Gabolectura se prolongará por seis horas, también con la intervención de los ciudadanos. Esta jornada estará precedida, el martes, por la primera ceremonia solemne en memoria del Nobel en Colombia, luego de que en Ciudad de México, su segunda patria, lo despidan en el Palacio de Bellas Artes. Y será con música. En la Catedral Primada de Colombia, ubicada en la emblemática Plaza de Bolívar, la Orquesta Sinfónica de Colombia, a cargo del director chileno José Luis Domínguez Mondragón, interpretará el Réquiem de Mozart, acompañada de la Sociedad Coral Santa Cecilia y el bajo colombiano Valeriano Lanchas. “Mozart es un músico universal y el Réquiem es una de sus obras más preciosas que resumen el sentimiento de pesar de los colombianos por la partida de Gabo”, le dijo a este periódico la ministra de Cultura, Mariana Garcés.

Homenajes con música y lectura

El martes 22 de abril, a las 12 del día, el presidente Juan Manuel Santos encabezará una ceremonia solemne en la Catedral Primada de Colombia, donde la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la dirección del maestro chileno José Luis Domínguez Mondragón, interpretará el Réquiem de Mozart. También intervendrán la Sociedad Coral Santa Cecilia, el tenor Pablo Martínez, la contralto Ana Cristina Mora, la soprano Julieth Lozano y el bajo colombiano Valeriano Lanchas. La ceremonia será transmitida en pantallas gigantes ubicadas en la Plaza de Bolívar, para que los bogotanos no se queden sin dar su último adiós.

El miércoles 23 de abril, desde las 9 de la mañana, hora en que nació el Nobel en Aracataca, también el presidente Santos iniciará en la Biblioteca Nacional la lectura en voz alta de la novela El Coronel no tiene quien le escriba, que se leerá de manera simultánea en todas las bibliotecas públicas del país. A Santos le seguirá la ministra de Cultura, Mariana Garcés y luego algunos ministros, escritores y ciudadanos del común. La jornada se extenderá hasta las 3 de la tarde.

El acto, que se realizará al mediodía, estará presidido por el presidente Juan Manuel Santos y se transmitirá por las cadenas públicas de radio y televisión para que los colombianos de todos los rincones puedan unirse a la despedida. También se dispondrán pantallas gigantes en la Plaza de Bolívar para que nadie se quede sin dar su último adiós.

El Ministerio de Cultura también ha anunciado, que en el marco de la 27 edición de la Feria del Libro de Bogotá que se inicia el 29 de abril, se lanzará el I Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, una iniciativa liderada por ese ministerio en colaboración con el Instituto Cervantes de España y que tenía el aval del Nobel. Este premio, cuyas bases serán reveladas en la inauguración de la Feria de Bogotá, se creó para conmemorar los 60 años de la publicación de La tercera resignación, el primer cuento escrito por Gabo y que fue publicado en diario El Espectador, cuando era editor cultural, Eduardo Zalamea, y quien entonces decidió retar a los jóvenes escritores nacionales a enviarle sus escritos.

Este nuevo premio dará un reconocimiento de 100.000 dólares y servirá para promover a nuevos autores. “En Colombia nos preocupaba la ausencia de premios para exaltar el género del cuento y por eso le propusimos a Gabo crear uno institucional que pudiese llevar su nombre. Él cedió con su familia para que este nuevo premio lleve su nombre por 20 años”, contó la ministra Garcés.

El escritor argentino Ricardo Pligia elogió en su momento la creación de este premio que se anunció por primera vez en Aracataca, hace un par de meses. “Personalmente admiro muchísimo los cuentos de Gabriel García Márquez. La Siesta del martes, por ejemplo, me parece uno de los cuentos más extraordinarios que se han escrito, junto con muchos otros que también son de su autoría. De tal manera que llamar la atención sobre esa tradición y no sobre lo que ya sabemos de sus novelas resulta un gesto inteligente”.

La administración de Bogotá ha anunciado que imprimirá 100.000 ejemplares de cuentos de Gabo que serán destinados a diferentes bibliotecas y centros de arte de las localidades de la capital colombiana, en donde cualquier persona las podrá usar de manera gratuita. Los seguidores del Nobel también podrán acercarse a las puertas de la sede de gobierno, el Palacio Liévano, donde un gran Gabo de dos metros de altura, hecho originalmente en barro y fundido en bronce por la artista Julia Merizalde en 2013, da la bienvenida. “Es el Gabo amable, el Gabo caminante, en guayabera, con libreta en la mano, dispuesto a ofrecer sus escritos, su memoria”, explica la artista. Fuera de Bogotá, en su natal Aracataca, le harán un funeral simbólico y seguirán llenando de flores amarillas su casa que hoy es un museo.

Más información