Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Marshall Berman, el filósofo que llevó a Marx al Bronx

Le hizo célebre su ensayo ‘Todo lo que es sólido se desvanece en el aire’

Marshall Howard Berman (Bronx, Nueva York, 1940) fue filósofo radical que cobró fama internacional en los años ochenta por su obra principal, Todo lo que es sólido se desvanece en el aire: la experiencia de la modernidad (Siglo XXI, 1991; original en inglés de 1982). Profesor distinguido de Ciencia Política en el City College de Nueva York, Berman supo tomar el pulso a las paradojas de la modernidad y a las corrientes culturales que han moldeado el tejido de la urbe moderna.

Su ensayo de 1982 —que toma su título de una línea del Manifiesto comunista; Berman es el editor de una de las versiones inglesas más difundidas de esta obra— es una obra venturosamente desprovista de la oscuridad y pedantería comunes a tantos textos de la época, neomarxistas o posmodernos. Con brillantez y talento para la narración filosófica, Berman explora en ella las tendencias contrapuestas desencadenadas por la Revolución Industrial y el surgimiento del mundo moderno: un mundo que ha engendrado las fuerzas paradójicas pero inseparables de la modernización —con su letal carga destructiva, desintegradora de vínculos y entornos sociales— y del modernismo, con su poderoso mismo componente renovador y emancipador, tanto ética como estéticamente. De forma trágica, todo lo que se erige y libera vuelve a caer en este ciclo de permanente destrucción y renovación. Berman —un virtuoso de la intertextualidad capaz de enlazar el violento discurso del rap con el drama shakespeariano— sigue el duelo entre las dos caras del Jano moderno a través de materiales como el Fausto —que encarna el recurso al “lado oscuro” de la modernidad— goethiano, la escritura de Baudelaire y Mandelstam o el análisis del paisaje de París, San Petersburgo y Moscú. Berman concluye su clásico con un capítulo sobre Nueva York en el que recurre a los recuerdos de su infancia en el barrio de Tremont, en el Bronx neoyorquino, desventrado por el urbanismo depredador que impulsó el poderoso proyectista Robert Moses.

Berman, hijo de una familia de comerciantes textiles que se arruinó a comienzos de los años cincuenta, cursó estudios de secundaria en el Bronx y obtuvo una beca para la Universidad de Columbia, donde se graduó en 1961. Allí se entusiasmó por las clases del influyente historiador del arte Meyer Schapiro, que aplicaba un entonces novedoso enfoque interdisciplinar, y profundizó en el estudio del marxismo, sobre todo en los manuscritos económicos y filosóficos del joven Marx.

En 1962 cursó estudios de posgrado en Oxford, donde Isaiah Berlin dirigió su tesina sobre la libertad en el pensamiento de Marx. En 1968 se doctoró en Harvard con una tesis que dos años después convertiría en su primer libro: The politics of authenticity: radical individualism and the emergence of modern society (1970), un ensayo en el que explora las paradojas de la modernidad a través de su peculiar prisma humanista y marxista.

Tras concluir su doctorado Berman inició su larga asociación con el City College de Nueva York, en el que durante casi cuatro décadas impartió Ciencia Política y Urbanismo. De aquella época data también su colaboración con la revista Dissent, trinchera del anticonformismo político y cultural en EE UU en cuya fundación había participado activamente Schapiro y de cuyo consejo editorial Berman formó parte durante muchos años. Buena parte de sus contribuciones a esta y otras publicaciones fueron recopiladas en la colección de ensayos Aventuras en el marxismo (Siglo XXI, 2001).

El filósofo, cuya delicada salud le obligaba últimamente a ayudarse de un bastón para pasear su bíblica figura por las calles del Nueva York que tanto amaba, falleció de un ataque al corazón el pasado 11 de septiembre, a los 72 años.

 

El filósofo Marshall Berman.