_
_
_
_

El Cervantes se expandirá por EEUU de la mano de México

El instituto pretende incorporar también al proyecto a Colombia, Brasil y Perú Víctor de la Concha presenta el balance de un "año duro" y marca las líneas a seguir en el futuro

Daniel Verdú
Víctor de la Concha, director del Instituto Cervantes.
Víctor de la Concha, director del Instituto Cervantes.

Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, ha presentado esta mañana las cifras anuales de la institución y ha repasado las líneas maestras del próximo año y las ideas para el futuro. El Cervantes, presente en 86 ciudades de 43 países, quiere seguir contando con todos sus profesionales y no cerrar ni un solo centro, pero para ello todavía deberá ajustarse más el cinturón y tirar de imaginación para optimizar recursos (este año el presupuesto ha disminuido un 3,1. A ello se ha referido de la Concha durante la presentación.

La primera pata del futuro consiste en profundizar en la iberoamericanización del Cervantes. Para ello, la institución ha firmado un acuerdo con el Gobierno Mexicano para la cesión recíproca de centros culturales. Especialmente el organismo español está interesado en expandirse por EE UU de su mano a través de los 14 centros culturales que tiene. "No podemos pretender ir allí si no es del brazo de los latinoamericanos y, sobre todo, de México",ha dicho de la Concha.

A cambio, el Centro de Estudios Mexicanos también podrá utilizar las sedes del Cervantes. De hecho, en el edificio de Madrid, en la entrada por la calle Barquillo, ya se ha instalado una oficina. Una iniciativa que se completará con la incorporación también del Instituto Caro y Cuervo de Colombia al plan y, presumiblemente, de Perú y Brasil.

De la Concha no quiso poner límites a la iberoamericación del Cervantes, pero no está previsto que a corto plazo pudiesen unificarse presupuestos y gestión. De momento, lo que se ha hecho es poner a la venta algunas sedes del instituto como Bruselas, Tel Aviv o Sao Paulo, o el cambio de inmueble en Londres. La idea es que a partir de ahora ya no se invierta en ningún gran edificio y todos los centros pasen a ser oficinas. “Lo importante son las personas, no las piedras”, ha dicho de la Concha, en referencia a la idea de mantener a toda la plantilla por encima de los bienes inmuebles.

Además, el instituto quiere empezar a modificar sus funciones para adaptarse a los tiempos. “En la enseñanza, ha pasado la época de los contenidos. Los contenidos están en todas partes. Por eso el Cervantes debe ser el garante de la calidad”, ha dicho su director. Algo con lo que básicamente se refiere a la formación de profesores, a la acreditación de escuelas de idiomas y a la evaluación y certificación de alumnos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Daniel Verdú
Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_