Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CARA 'B' DEL MUNDO: DAKAR

La nueva trova ‘dakaroise’

Un grupo de juglares urbanos denominado Vendredi Slam riega de poesía las noches de la capital senegalesa

Los jóvenes retoman la tradición oral africana

Paredes llenas de grafitis en Dakar, la capital de Senegal.
Paredes llenas de grafitis en Dakar, la capital de Senegal. getty

Unas 50 personas se desparraman por el alargado patio del modesto edificio. Algunas están sentadas en sillas de plástico, pero la mayoría yace sobre alfombras y cojines en el suelo. Son las nueve de la noche, pero ni a esta hora el calor da una tregua. De repente, un joven alto y delgado, de cara angulosa, se levanta y empieza a recitar una poesía que ha preparado para la ocasión. Es Minuss Niang, administrativo en una empresa durante el día que, junto a su grupo de amigos, cada noche se sumerge en este mundo de música y versos que es como un universo paralelo bien diferente a la desnuda crudeza de las calles de Dakar, la ciudad donde habitan. Son Vendredi Slam. Poetas, raperos, juglares, oradores. Ningún adjetivo les cuadra y son un poco todo eso.

Samantha, pantalón vaquero, camiseta de tirantes, recita un poema dedicado a la mujer sobre un minimalista fondo de guitarra. Youssou, que acaba de llegar de Europa, se atreve con un texto sin verbos en el que repasa la historia reciente de Senegal. Halil, el más joven del grupo, le canta al amor mientras fija su mirada en una joven entre el público, poco antes de que Djamil saque de paseo toda su ironía y sentido del humor para recitar unos versos que abordan el siempre complejo tema del matrimonio. Y así, entre risas y poesía, música y sorbos de té, se va pasando la noche.

El primero de todos fue Diofel, un joven artista que en 2009 comenzó a organizar sesiones de poesía en un bar de Dakar que se llamaba Pink, en la zona del embarcadero. “Íbamos cuatro o cinco personas”, recuerda Minuss, “luego pasamos a otro local llamado Le Point E. Allí cogimos vuelo”.

Velada poética de Vendredi Slam en Dakar.
Velada poética de Vendredi Slam en Dakar.

Lo que hacen, esta declamación de poesía a veces acompañada de un fondo musical, es slam, un término que nació hace 20 años en Estados Unidos para definir a un arte que hunde sus raíces tanto en la literatura norteamericana como en las culturas negroafricanas. “Es difícil conocer el origen, porque en realidad el slam procede de la oratoria y esto ya lo cultivaron los griegos”, asegura Djamil. “La música no es imprescindible, lo importante es la palabra, la fuerza de los textos”, añade Halil.

Hace unos días pasó por Dakar Fabian Marsaud, el gran gurú de la poesía slam en lengua francesa. Conocido en todo el mundo como Grand Corps Malade (Gran Cuerpo Enfermo), Marsaud sufrió una rotura de vértebras cuando tenía 20 años a consecuencia de una mala zambullida en una piscina. Sin embargo, logró recuperarse y se ha convertido en un ídolo para los slameurs del mundo francófono. Los chicos de Vendredi Slam lo veneran y ven en Marsaud la imagen de alguien que supo hacer frente a la adversidad y hacer llegar su voz al mundo a través de discos de éxito y actuaciones por todas partes. En Senegal quieren ser como él. Aquí, estos poetas, urbanos y rebeldes, recitan muchas veces a la luz mísera de bares poco frecuentados o en patios privados donde construyen su universo paralelo, pero cada vez más les empiezan a llamar de teatros y locales de moda, como el Sorano o el Just4U.

Durante una semana, poco después de la visita de Grand Corps Malade, el Instituto Goethe de Dakar acogió un taller de escritura organizado por Vendredi Slam. Durante horas, una veintena de alumnos aprendían técnicas básicas de la redacción poética y se lanzaban a componer sus primeros textos que luego recitaron en una sesión especial. Uno de los platos fuertes era la escritura colectiva, hacer composiciones entre dos, tres o cuatro personas, algo que también es propio de este arte. Sin apenas apoyos, sin un circuito cultural sólido que les permita llegar al gran público, con pocas esperanzas de ganarse la vida con lo que mejor saben hacer, los jóvenes poetas resisten.

Los poetas recitan a la luz mísera de los bares o en patios privados

En Senegal el hip hop tiene una fuerza enorme. Solo en las afueras de Dakar, en el eje formado por los enormes barrios de Guediawaye, Pikine y Thiaroye, hay no menos de 3.000 pequeños grupos de rap.

Quizás por eso el slam está empezando a calar con fuerza en este país. Porque aquí la oralidad cuenta. Porque no es importante solo decir las cosas, sino la manera de decirlas. Pero, a diferencia del rap, los textos del slam son muy trabajados.

El escritor Boubacar Boris Diop, uno de los grandes de la literatura senegalesa, ya ha sabido ver en estos chicos lo que representan: “Son un nuevo aire para la poesía”, asegura el autor, que ha colaborado en algunos textos de Minuss Niang, el estandarte del grupo.

Al patio del humilde edificio, un espacio al que llaman Hierro y Cristal, no llega el ruido del tráfico ni la escandalera de los niños que juegan en las calles. Aquí suena la voz de estos juglares nocturnos y llega sin intermediarios a las 50 personas que han pensado que esta noche, ¿por qué no?, un poco de poesía recitada con pasión no le hace mal a nadie. Más bien lo contrario. “Ya has llegado a la ciudad. Cierra los ojos y escucha la dulce cacofonía de las bocinas de los coches. Los peatones circulan por la carretera y los coches sobre las aceras, todo el mundo va en dirección contraria y esto te revuelve todos los sentidos. ¡Un caos sagrado!” (letra de Youssou, miembro de Vendredi Slam, sobre Dakar.