Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte para reírse de Franco

Una treintena de creadores expone piezas satíricas sobre el dictador

Protestan contra el juicio que enfrenta el jueves a Eugenio Merino y la Fundación Franco

El organismo pide 18.000 euros al creador por una obra que ridiculizaba al general

Un instante de la Performance de Cuco Suárez, 'Huida', una de las manifestaciones artísticas realizadas ayer en apoyo de Eugenio Merino. Ampliar foto
Un instante de la Performance de Cuco Suárez, 'Huida', una de las manifestaciones artísticas realizadas ayer en apoyo de Eugenio Merino. EL PAÍS

Tres pinchazos en las venas: uno en el brazo izquierdo y dos en el derecho. Después, el verter de la sangre en un tarro de cristal, con prisa para que no se coagule. Luego el tarro lanzado con fuerza contra el retrato de Franco. Y un escobón que extiende la sangre sobre la efigie del dictador como si tratara de pegar un cartel.

“La idea era devolverle toda la sangre que vertió”, declaró Cuco Suárez, artista asturiano de 52 años que presentó ayer la performance Huida, que consistió en derramar y extender un cuarto de litro de sangre sobre la faz del dictador. Lo hizo en el marco de una exposición organizada por 33 artistas españoles y latinoamericanos autodenominados "antifascistas" (entre otros, Alejandro Jodorowsky, Santiago Sierra y Alonso Gil) para protestar contra el juicio del próximo jueves en el que Eugenio Merino se enfrenta a la denuncia de la Fundación Francisco Franco.

El creador expuso en febrero de 2012 en Arco su obra Always Franco, que muestra una escultura del dictador dentro de una nevera de Coca-Cola. Sin embargo, tan solo un día después de arrancar la exposición, la Fundación Franco, presidida por la hija del dictador Carmen Franco Polo, anunciaba que demandaría a Merino por daños contra el honor. Le pedían, en concreto, una indemnización de 18.000 euros. “No fue hasta julio cuando recibí la demanda”, recordaba ayer Merino, también presente en el acto. “Y pensé que la demanda no llegaría a juicio”. Pero el Juzgado de Primera Instancia número 26 de Madrid la admitió a trámite.

Por ello, desde ayer y hasta el domingo en el número 8 de la Calle Encarnación González (Vallecas) una treintena de creadores expone otras tantas obras que satirizan la figura del dictador y protestan contra lo que consideran un acto de censura. “Estoy encantado con el apoyo de artistas tan importantes. No me lo esperaba”, declaró el responsable de la polémica escultura, que presentó un nuevo trabajo con Franco como protagonista, Punching, en el que la cabeza del dictador (salida del mismo molde que la de Always Franco) se transforma en esa pelota para entrenar los puños. “Lo que más lamento es la falta de apoyo de los medios generalistas y sobre todo de Arco. Unas disculpas y unas palabras de apoyo por mail hubieran bastado”. El artista cargó también contra José María Álvarez Manzano, presidente del Ifema, recordando la carta que envió a la Fundación Franco y que esta presentó para reforzar su demanda (última página del documento). “Solo por eso deberían haberlo echado”, afirmó Merino.

'Always Franco', la escultura de Eugenio Merino que desató la polémica tras su exposición en ARCO en febrero de 2012. ampliar foto
'Always Franco', la escultura de Eugenio Merino que desató la polémica tras su exposición en ARCO en febrero de 2012.

La organización de estas Jornadas contra Franco, la plataforma Artistas Antifascistas, declaró que dos personas de la Fundación Franco —un hombre de traje y mediana edad y un joven al que Eugenio Merino describió como “rapado y musculoso”— asistieron ayer al evento. “Fue un momento tenso. Pero no nos aclararon sus intenciones”, afirmó una de las portavoces del grupo, que prefieren identificarse solo como colectivo. La organización confirmó también que no se ha personado aún ningún notario, aunque permanecerán atentos a si el vicepresidente de la Fundación Franco se presenta con uno para tomar fotos tal y como hizo en Arco. La postura de la organización es impedírselo. De hecho, sobre el vidrio de entrada a la exposición hay una pegatina de “Prohibido hacer fotos”, y va dirigida expresamente a la fundación, ya que los periodistas pudieron tanto fotografiar como grabar la muestra.

“Un cierto miedo sí que da”, confesó Miguel Palancares, que junto al artista Alberto Chinchón han presentado una performance surrealista en vídeo que busca reflejar el absurdo que ven en la denuncia. “Yo de hecho me estoy planteando hacer lo que algún otro compañero y firmar como anónimo”. “Yo más que miedo diría absurdo”, declaró la otra mitad de PAN, el nombre elegido por Palancares y Chinchón para sus creaciones conjuntas. “Toda esta situación me parece kafkiana. Que una fundación que apoya a un dictador reciba dinero público me parece propio de Kafka”.

A pesar de las amenazas, la exposición reúne obras mucho más extremas en la sátira al dictador que Always Franco. Juan Pérez Aguirregoikoa muestra en su Arriba Espaaaaaña un perfil de Franco en el pubis de un hombre; su brazo extendido se funde en un pene erecto. Y Xoan Torres expone con Raza una estatua en porcelana de un perro sentado cuya cabeza es la del caudillo. Una de las más espectaculares fue Y Jesús dijo a Lázaro…(Proyecto para plaza pública), del artista cubano Carlos Garaicoa. En este conjunto escultórico circulan por una rampa las cabezas de diferentes líderes políticos camino de un caballo que pisotea la cabeza de Franco, pues la intención del artista es "hacer de Franco un dictador anónimo pero todavía terrible".  El espacio de exposición es el taller artístico que ha cedido uno de los autores de la Plataforma Artistas Antifascistas.

Detalle de 'Raza', obra del pintor Juan Pérez Aguirregoikoa. ampliar foto
Detalle de 'Raza', obra del pintor Juan Pérez Aguirregoikoa. EL PAÍS

Las actividades principales para este sábado y el domingo incluyen la proyección hoy de un vídeo de Jodorowsky —en el que el artista chileno realiza un número de Psicomagia para exorcizar a Franco de un ciudadano— y la firma el domingo como acto de clausura de un manifiesto colectivo por parte de todos los artistas y de más de 20 asociaciones del barrio de Vallecas.

Más información