Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tamara Rojo, Premio Fundación Banco Santander Relaciones Hispano-Británicas

La bailarina y directora artística del English National Ballet obtiene el galardón por "ser estandarte de la cultura española" en Gran Bretaña

Tamara Rojo, durante su actuación en 'Don Quijote', dirigida por Julio Bocca, en el Teatro Real de Madrid (2009).
Tamara Rojo, durante su actuación en 'Don Quijote', dirigida por Julio Bocca, en el Teatro Real de Madrid (2009).

La primera bailarina y directora creativa del English National Ballet, Tamara Rojo (1974), ha obtenido el II Premio Fundación Banco Santander a las Relaciones Hispano-Británicas al considerar que la artista, que aúna "talento y juventud", es uno de los estandartes de la cultura española en el Gran Bretaña. El premio, que Rojo recibirá el día 5 de junio en la Embajada española de Londres, reconoce a una personalidad británica o española que ha contribuido de manera notoria al acercamiento entre ambos países.

El jurado ha destacado la inmensa capacidad de trabajo y entrega de la premiada así como su "carácter y personalidad", que le han permitido "no sólo de ser una de las primeras bailarinas del mundo, sino también de gestionar con imaginación y gran energía una de las instituciones culturales más importantes de Gran Bretaña, el English National Ballet". Además ha resaltado "su búsqueda entusiasta de nuevos talentos y el denuedo por impulsar nuevas ideas que permitan la viabilidad del ballet británico".

Rojo, de nacionalidad española aunque nació en Montreal (Canadá), dio sus primeros pasos artísticos en el Centro de Danza Víctor Ullate, y tras formar parte de esa compañía, su carrera dio un giro internacional, auspiciado por Galina Samsova, quien la invitó a bailar en el Scottish Ballet en 1996. Alcanzó el estatus de bailarina principal en el English National Ballet (1997-2000), categoría con la que se incorporó al Royal Ballet de Londres, invitada por Anthony Dowell en julio de 2000. A sus 25 años se convirtió en la primera española en formar parte de la compañía más importante del Reino Unido y una de las más prestigiosas del mundo. Fue, además, la segunda más joven artista en la historia del ballet que accedió al puesto de primera bailarina después de Maya Plisétskaya, que logró ser con solo 18 años primera bailarina del Bolshói.

El premio, que obtuvo el año pasado el historiador Raymond Carr, está dotado con una escultura de la artista española Cristina Iglesias y 10.000 euros, que el ganador entrega a la ONG o entidad caritativa, académica o benéfica de su elección.

El jurado ha estado presidido por el embajador Federico Trillo, con las vocalías de Garel Jones (exministro de Asuntos Exteriores europeos e iberoamérica del Reino Unido), Ana Patricia Botín (consejera de Banco Santander UK), Antonio Escámez (presidente de Fundación Banco Santander) y Denise Holt (presidenta de la Anglo-Spanish Society). También han formado parte de él Gloria Hooper (vicepresidenta del Cannig House), la columnista Karina Robinson, José Antonio Villasante (director general de Universidades) y Borja Baselga (director de la Fundación Banco Santander).