_
_
_
_
_

Usos y costumbres del ‘ligoteo’ en el franquismo

La escritora Pilar Garrido y el ilustrador Antonio Fraguas, Forges vuelven a colaborar en 'Del guateque al altar', un anecdotario de la transición de la infancia a la madurez a través del cortejo

Ana Marcos

La escritora Pilar Garrido y el humorista Antonio Fraguas, Forges no se conocieron en un guateque, aún así se han atrevido a colaborar de nuevo para relatar en anécdotas y viñetas las técnicas, usos y costumbres sentimentales de unos años marcados por la mirada diligente de los curas, los padres y los hermanos mayores. Del guateque al altar (Planeta) repasa bajo el epígrafe "la larga carrera de novio formal", un ritual que a los autores les parece que "afortunadamente, ahora es asazmente paritario".

Durante los años cincuenta, la calle era aquel lugar natural en el que niños y niñas salían a conocerse. Entre chascarrillo y acercamiento, mediaban una serie de juegos. Los toreros eran los ídolos de las niñas y ellos, claro, intentaban imitarles. ¿Qué ha sido de los toreros y las manolas? "Ya están prácticamente extintos", confirma el matrimonio, unido desde 1967, que ya trabajaron juntos en La posguerra vista por una particular y su marido (2010). "Actualmente, ligar es más directo: se piden el número de móvil o se mandan un whatsapp, pero en la época del guateque todo era más laborioso, y nos hacíamos de rogar porque todo era pecado", cuenta Garrido.

Ir al cine, entre otras actividades, forma parte de la crónica sentimental de estas generaciones y cómo se convirtió en el "refugio ideal de los novios y lugar respetable". Y eso que estaba mal visto que la mujer fuera sola al cine, más complicado incluso entrar al teatro. La Iglesia jugaba un papel determinante en la clasificación de lo permitido y lo pecaminoso. "La iglesia hoy se diferencia absolutamente en todo. La jerarquía ha perdido gran parte de su 'poder terrenal' y le costaría muchísimo recuperarlo", creen los autores.

Al ritmo de canciones como Only you de The Platters y acompañados de aperitivos, comenzaba el ritual del guateque. "Estuve interna muchos años y no tuve mucha experiencia 'guatequil' extensa, pero sí muchas referencias de amistades", cuenta Garrido. "Yo era más bien de 'poner los discos'. Contamos en el libro un gran despiste guatequero mío: para una vez que estuve bailando, varias horas de excelentes rock and rolls con una agraciada joven...resulta que tenía una pierna ortopédica, pero bailaba tan estupendamente que ni me enteré: el rock and roll es lo que tiene; bueno, tenía", recuerda Forges.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ana Marcos
Redactora de Cultura. Forma parte del equipo de investigación de abusos en el cine. Ha sido corresponsal en Colombia y ha seguido los pasos de Unidas Podemos en la sección de Nacional, además de participar en la fundación de Verne. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_