Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con el EGO subido

Pepa Salazar, de 22 años, recibe el premio Mercedes Benz Fashion Talent a la mejor colección

La plataforma de diseñadores emergentes evidencia un incremento de propuestas comerciales

Una modelo luce una creación de la colección otoño-invierno 2013-2014 de la diseñadora Pepa Salazar.
Una modelo luce una creación de la colección otoño-invierno 2013-2014 de la diseñadora Pepa Salazar. EFE

En el mercado laboral contemporáneo, poder desarrollar tu trabajo sin ataduras comerciales, ni obligación alguna hacia jefes y clientes –en definitiva, hacer lo que te dé la gana- constituye la forma más esencial y elevada de lujo. Y aún con toda esa libertad, EGO, la plataforma de creadores emergentes de la Mercedes Benz Madrid Fashion Week, ha evidenciado una proliferación de propuestas más comerciales que experimentales. Como la de la diseñadora de 22 años Pepa Salazar, reconocida con el Mercedes Benz Fashion Talent. El galardón, que en la pasada edición no se entregó, le ofrece la posibilidad de desfilar en una de las semanas de la moda que conforman el circuito patrocinado por la empresa automovilística. En este caso, en la de México. “Nueva York es el caramelito. Pero esta capital tiene más sentido porque el mercado iberoamericano está llamado a ser una de las soluciones a nuestra internacionalización”, explica Andrés Aberasturi, director de EGO.

La colección de Salazar, que ha trabajado para Loewe, pretende ser una exploración intelectualizada del patrón: formas geométricas que juegan a simular tallajes erróneos. Un trabajo que certifica la buena salud de la plataforma, alma mater de algunos de los diseñadores más interesantes de la pasarela oficial.

Junto a ella, propuestas quizás precozmente enfocadas a las ventas como las de Paula de Andrés, diseñadora de la firma Pol y colaboradora de Moisés Nieto. O la de Miguel Becer, alter ego de ManéMané y ayudante de Ángel Schlesser, que fue una de las favoritas por su madurez: líneas depuradas, siluetas fluidas y mimo al detalle.

“Cuando empezamos hace seis años, todos nos tiramos a la piscina. Pero el resultado era un poco frustrante para los diseñadores: producir sus piezas era imposible y las tiendas multimarca en España no compran su producto. Puede que este nuevo tipo de propuestas se deba también a nuestra insistencia en recordar que la pasarela no es un fin en sí misma, sino un medio, y que tenemos que ser empresarios. Quizá es que nos estamos profesionalizando”, explica Andrés Aberasturi, director de EGO.

Aunque no todo fue pragmatismo. El dúo Herida de Gato entregó una colección inspirada en el folclore rumano, y elaborada a partir de viejos retales y prendas de segunda mano. “Creemos en el reciclaje y la reutilización. Actualmente hay una gran sobreproducción, algo que nos parece un derroche poco ético”, explica Jacobo Salvador, 21 años, responsable junto a María Rosenfeldt, de 22 e hija de la fotógrafa Ouka Leele, de esta personal propuesta. Su desfile comenzó con una marioneta de cabra que abría el cortejo de abrigos con espalda de alfombra y faldas de noche construidas a partir de chándales de táctel. Por algo su producción fue la más barata de todo EGO. Costó 2.000 euros frente a los 7.000 de Howl by María Glück, la más cara del certamen.

Leyre Valiente, la única no debutante en EGO junto a Valdnad, se inspira en la obra teatral El Crisol de Arthur Miller para dar forma a una colección que destaca por su coherente desarrollo conceptual. “La metamorfosis de una joven pura en bruja”, narrada a través de arpilleras de seda, napas y plisados fortuny, martirio en la hoguera incluido. Coronando la teatral puesta en escena, un espectacular collar blanco impreso en 3D. Y enmarcándolo todo, la escenografía de las interioristas Chicas tuerca. La diseñadora, que ha sido becaria de Alexander McQueen y de Loewe, ya cuenta con una segunda línea más accesible y pondrá en marcha su tienda online la próxima semana.