Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura releva a la directora de la Biblioteca Nacional

Le sustituye Ana Santos Aramburo, directora de Bibliotecas y Archivos del Ayuntamiento de Madrid

La destituida directora de la Biblioteca Nacional, Glòria Pérez-Salmerón. Ampliar foto
La destituida directora de la Biblioteca Nacional, Glòria Pérez-Salmerón.

Finalizado el plazo de lo que bien podría ser considerado como una prórroga política a su mandato, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha confirmado hoy mediante un comunicado la destitución de la directora de la Biblioteca Nacional, Glòria Pérez-Salmerón. Su sustituta en el cargo será Ana Santos Aramburo, directora general de Bibliotecas y Archivos del Ayuntamiento de Madrid.

En la nota facilitada por los responsables de Cultura no decía, evidentemente, “destitución” sino “relevo”. “No me lo esperaba”, ha declardo a este diario Pérez-Salmerón. Tal vez si esta destitución se hubiera producido hace un año, al poco de la llegada del PP al Gobierno, Glòria Pérez-Salmerón se habría asombrado mucho menos. Ella había sido nombrada por la anterior ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para dirigir una casa que siempre ha despertado muchos deseos. Sin embargo, el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, decidió apostar entonces por la continuidad y no hacer mudanza en un año especialmente simbólico para la Biblioteca, el de su tricentenario.

Cultura ya tenía tomada la decisión de destituirla, pero permitió a Glòria Pérez-Salmerón continuar en el puesto y pilotar la institución durante todos los fastos conmemorativos. A pesar de haber llegado de la mano de otra administración, la hoy destituida directora actuó con lealtad hacia los actuales responsables y ni siquiera se ha mostrado crítica con los sucesivos recortes presupuestarios de la casa. Tal vez por todo esto no encuentra argumentos para explicar su relevo: “Me voy con mucha pena. Tras el Tricentenario y el último Patronato no me lo esperaba”, asegura en declaraciones a este diario. José María Lassalle le ha explicado que desea “a una nueva persona para una nueva etapa” y le ha agradecido su trabajo. La sustituta, Ana Santos, ya había trabajado en la institución durante la etapa de Milagros del Corral.

El comunicado de Cultura señala: “Concluida la conmemoración de su tricentenario, la Biblioteca Nacional inicia una nueva etapa, marcada por la elaboración y aprobación de una ley reguladora propia que la proyecte como la institución cultural de referencia que es en nuestro país”. Los responsables ministeriales destacaron de la directora destituida “su empeño profesional y personal en situar a la Biblioteca Nacional entre las más reputadas del panorama europeo”. Fuentes del Ministerio han mostrado su sorpresa ante las mencionadas declaraciones de Glòria Pérez-Salmerón sobre su relevo, asegurando que la cuestión había sido tratada con ella desde el pasado mes de diciembre.

La nueva directora, Ana Santos, es licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Zaragoza, Sección Historia del Arte, y Diplomada en Biblioteconomía y Documentación por el Centro de Estudios Documentales del Ministerio de Cultura.