Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El circo de la moda

Los desfiles siguen siendo protagonistas, pero fotógrafos y personajes anónimos compiten por la fama

ATLAS

La industria de la moda se ha convertido en un espectáculo de masas y, en muchos sentidos, se aproxima a la del deporte o la música. El mes largo de desfiles internacionales sirve como su escenario principal. Las presentaciones se iniciaron en Nueva York el 1 de febrero y, tras la cita estadounidense, se desplazan ahora a Londres, Milán y París. Un circo nómada que se detendrá el 6 de marzo, último día de la pasarela francesa.

En este circo hay, por supuesto, unas actuaciones principales que son los desfiles. Pero es lo que sucede alrededor de la pista lo que más ha cambiado en los últimos años. Una auténtica legión de fotógrafos espera a las puertas de los eventos para retratar a los que acuden a ellos. A veces son famosos, sí. Pero también los asistentes anónimos se han convertido en protagonistas del espectáculo.

Los estilistas, por ejemplo, eran hasta hace poco profesionales desconocidos para el público no especializado. Gracias a sus llamativas apariciones y al obsesivo seguimiento de blogs y páginas web, algunos han dejado de serlo. La italiana Anna dello Russo es el ejemplo más evidente de esta tendencia. Sus estilismos le han granjeado la fama suficiente como para lanzar una colección propia con H&M, distinción reservada a diseñadores como Versace o Karl Lagerfeld.

La lucha por hacerse famoso a través de los estridentes estilismos puede conducir al éxito o al fracaso. Algunos de los que aparecen en este vídeo muestran claramente la fina línea que separa la extravagancia de lo grotesco. Nadie dijo que esto fuera a ser fácil.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >