Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Calle Erottaja’, el thriller financiero que llega desde el país más insolidario

El periodista finlandés Hämäläinen introduce la crisis del sistema bancario como trama literaria

Karo Hämäläinen, escritor y periodista finlandés. Ampliar foto
Karo Hämäläinen, escritor y periodista finlandés.

Resulta curioso que un escritor finlandés -uno de los países que menos sufre la crisis-, furibundo defensor de que no se ayude a los Estados de la UE en problemas, como España, haya escrito una de las primeras novelas que tiene como trama la crisis financiera y como protagonistas a los banqueros, brokers y demás especuladores que la causaron. Se llama Karo Hämäläinen, y es redactor jefe de la revista económica Arvopaperi, en la que ha escrito numerosos artículos sobre la tormenta financiera y, en particular, sobre los bancos islandeses cuyos manejos llevaron a la quiebra al país.

Curiosamente, Hämäläinen defiende su novela Calle Erottaja (Ediciones B) como un método más fiable que el periodístico para desenmascarar el entramado de intereses que nos ha llevado a la quiebra del sistema financiero y la ruina de muchos estados. “Puede parecer que como la novela es ficción, es menos precisa a la hora de retratar lo que ha pasado. Y ocurre justamente lo contrario, porque no sufres las presiones de nadie ni estás sujeto al mareo de cifras y estadísticas que se incluyen en los artículos periodísticos para engañar a la gente”.

El nombre de la novela es un símbolo de los mercados financieros. Erottaja es la calle de Helsinki en la que se ubican las principales empresas y bancos de Finlandia. El libro tiene estructura de thriller en torno a sus protagonistas, tres socios que fundan un banco y se intentan aprovechar de la caída de Lehman Brothers en 2008 y de la quiebra de los bancos islandeses para especular y volver a hacerse con la entidad.

“La especie humana a veces es avariciosa por naturaleza. Pero también somos animales, y cuando se desata el pánico en los mercados —como sucede en el libro—nos sale este instinto y tratamos de salvarnos a nosotros mismos. Los políticos y las personas que tomaron decisiones financieras también son seres humanos: se vuelven avariciosos cuando tienen miedo. Y adoptaron decisiones irracionales cuando después de Lehman el mundo se empezó a desplomar".

El escritor finlandés señala que ha trasplantado a Finlandia el ambiente de Wall Street o la City, en el que "los directivos de los bancos de inversión eran simples jugadores, que recibían incentivos por maximizar los beneficios trimestre a trimestre, así que eludieron cualquier control, para conseguir esos objetivos a corto plazo con productos como los derivados”.

A raíz de la crisis financiera, en el cine se ha creado un subgénero de películas como Inside Job, Margin Call, Too Big to Fail, con temática económica. El escritor finlandés no cree que ese fenómeno se replique en en la literatura aunque “el hecho de que todo el mundo hablara de economía es en parte la razón por la que me puse a escribir un thriller financiero”.

“Al principio empecé a escribir un thriller de acción -aquel en el que la vida de una o varias personas corre peligro- pero ya se han escrito muchos que se desarrollaban en ámbitos como la política, por ejemplo. Pero luego le di una vuelta de tuerca al asunto y pensé: “No quiero escribir un thriller de acción que se desarrolle en el mundo de las finanzas, sino un thriller financiero en el que el núcleo sean las finanzas. Lo que está en peligro no es la vida de las personas, sino su reputación, su dinero. Así que en un principio el núcleo del libro era la acción, pero luego la sustituí por las finanzas”.

Hämäläinen, que ha tocado casi todos los géneros desde la literatura infantil (la saga Samuli) hasta de finanzas, no se siente parte de ese boom de thrillers nórdicos como Henning Mankell o Stieg Larson. “En mis novela no hay policías”.

Finlandia, que vivió una crisis bancaria en 1991 que precisó del rescate público, se ha convertido en el país más reacio a aceptar el paquete de ayudas para salvar la banca española, al punto de amenazar con salirse del euro. “En Finlandia hay muchas presiones políticas. Además, en la década de los noventa lo pasamos muy mal y desde entonces hemos actuado con mucha cautela a la hora de endeudarnos. ¿Por qué va a tener que darle dinero alguien que ha hecho las cosas bien a quien lo ha hecho mal? Pero, al final, creo que pasara como en la parábola del hijo pródigo. Y el padre y el hermano bueno ayudarán al hermano malo, que se gastó el dinero y lo pasó bien”.

¿Por qué va a tener que darle dinero alguien que ha hecho las cosas bien a quien lo ha hecho mal?

Karo Hämäläinen

En un país de cuya literatura apenas nos llega nada –apenas se han publicado varios libros de Arto Paasilinna- , la imagen que tenemos es la de las películas de Aki Kaurismäki, que retratan a una clase media baja ahogada por la penuria económica y envuelta en un aura de melancolía existencial. Calle Erottaja pinta una Finlandia muy distinta, de tiburones financieros, que se mueven entre la opulencia y la impunidad.

Con todo el mensaje de Hämäläinen es optimista. “Saldremos de esta. No es el fin del mundo. Al final habrá recuperación”.