La cocina es un juego de niños

Flynn McGarry, un chef californiano de 13 años, causa sensación en Estados Unidos

El niño chef estadounidense Flynn McGarry.
El niño chef estadounidense Flynn McGarry.PARIS MCGARRY

“Paso la mayor parte del tiempo cocinando”, confiesa sin pestañear Flynn McGarry, un californiano de 13 años. Un chico delgado, rubio y pecoso, que estudia secundaria y con una determinación absoluta: ser un gran y famoso chef. Lo de la popularidad ya lo está consiguiendo. Es la sensación del mundo culinario, reputados chefs como el tres estrellas de Chicago Grant Achatz (Alinea y Next) le dejan que pase por sus restarantes para aprender. En el Playa, donde John Sedlar sirve una fusión de sabores estadonidenses y latinos, Flynn McGarry llegó a preparar nueve platos y los responsables del exitoso libro Modernist Cuisine contaron con su colaboración para un show cooking benéfico, donde se codeó con el chef de la Casa Blanca Bill Yoses.

La revista New Yorker le califica de “prodigio”. Según la web gastronómica Eater.com es “uno de los chefs del momento” y la cadena NBC le dedicó una amplio reportaje donde el muchacho explica sus expectativas, compra alimentos, los prepara y muestra su dormitorio convertido en cocina.

Porque el niño chef no tiene el típico cuarto de adolescente. En un rincón, pegada a la pared, está su cama plegable y preside la estancia una mesa de cocina, con platos y todo tipo de cacharros. Desde los diez años convirtió cacerolas, fogones y aparatos en su entretenimiento favorito. “Quería probar cosas menos aburridas que las que hacía mi madre”, dice el prodigio. A mamá Meg no le importa, está encantada de que su niño “sea un auténtico artista” y cree que es “como un chef francés de los años veinte reencarnado”. Y su hermana, Paris, es otra fan declarada y le dedica un blog que incluye fotos hechas por ella del pequeño chef y sus platos, de estética minimalista y frecuente uso de verduras y pescado. Él califica a su trabajo de “cocina americana evolutiva” y se siente fascinado “por la cocina contemporánea de vanguardia”. “Los platos tienen que ser lo más perfectos posibles”, dice el chico.

Plato de Flynn McGarry con calabaza, rúcola, semillas de granada, queso y 'chips' de jamón.
Plato de Flynn McGarry con calabaza, rúcola, semillas de granada, queso y 'chips' de jamón.

Toda la familia McGarry participa del fervor gastronómico de Flynn. La casa de San Fernando Valley se convierte una vez al mes en restaurante, Eureka, donde el chico atiende también a los comensales y les da menús impresos (entre 10 y 17 platos). Todo lo que hace puede verse en su web Diningwithflynn.com, su canal de Youtube y en Twitter, donde le sigue otra joven gastrónoma, la bloguera neoyorquina de 13 años Romilly Newman (Little Girl in The Kitchen).

El centro donde estudia McGarry, Laurel Springs, presume de tener entre sus alumnos “a un estudiante tan brillante”, publican en su web cuantos progresos profesionales y mediáticos logra y le permiten desarrollar su pasión culinaria. “Somos flexibles para que Flynn logre sus sueños”. Así que se está cociendo una nueva generación del American dream.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS