Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La II Guerra Mundial ha terminado. Voy a dictar”

Se publican las memorias de Ed Kennedy, el corresponsal de AP que dio la primicia de la rendición alemana y fue despedido por ello

La agencia de noticias ha pedido disculpas 67 años después

Ed Kennedy el 1 de marzo de 1944, tras asistir a la Batalla de Anzio (Italia).
Ed Kennedy el 1 de marzo de 1944, tras asistir a la Batalla de Anzio (Italia).

“Reims, Francia. 7 de mayo de 1945. Alemania se ha rendido incondicionalmente al Ejército Aliado y a la Unión Soviética esta madrugada a las 2.41, hora de Francia. La rendición tuvo lugar en una pequeña escuela que sirve de cuartel general al general Dwight D. Eisenhower”. Así comenzaba la crónica en la que Edward Kennedy, el corresponsal de guerra de Associated Press (AP), narraba en primicia el fin de la II Guerra Mundial. La exclusiva que cualquier medio de comunicación hubiera soñado publicar le costó a su autor el puesto de trabajo. La agencia de noticias despidió a Kennedy por haber desvelado una información que el Ejército había embargado. Sesenta y siete años después, el presidente y consejero delegado de AP, Tom Curley, ha perdido perdón por esa decisión.

Así se publicó la noticia del fin de la II Guerra Mundial de Ed Kennedy.
Así se publicó la noticia del fin de la II Guerra Mundial de Ed Kennedy.

Las disculpas coinciden con la publicación este miércoles en EE UU del libro de memorias de Kennedy, Ed Kennedy's War: V-E Day, Censorship & The Associated Press (La Guerra de Ed Kennedy: El Día de la Victorya, la censura & Associated Press, en su traducción al español), en cuyo prólogo ha participado el propio Curley. “Fue un día terrible para AP. El asunto se gestionó de la peor manera posible”, dijo en declaraciones a su propia agencia. “Él lo hizo todo bien”.

Lamentablemente, la reivindicación pública de la labor de Kennedy llega muy tarde. El periodista falleció en 1963 con 58 años en un accidente de tráfico. Su única hija, Julie Kennedy, sin embargo, acepta el perdón. “En el prólogo Curley se disculpaba, pero no me esperaba que lo hiciera de manera pública. Estoy contentísima”, indica en conversación telefónica desde su casa en Bend (Oregón), aunque reconoce que “hubiera sido maravilloso” de haberse producido en vida de su padre, quien siempre esperó a que su antigua empresa reconociera que su despido fue un error.

Kennedy fue uno de los 17 reporteros elegidos para asistir a la firma de la rendición el 7 de mayo en Reims. En su vuelo de vuelta a París el Ejército les hizo prometer a todos que no revelarían nada hasta que el anuncio se hiciera oficial por parte de los dirigentes de las potencias implicadas en el conflicto. Los Aliados habían acordado, a petición de la URSS, hacer una ceremonia oficial en Berlín el 8 de mayo

El Ejército de EE UU acusó a Kennedy de haber violado el embargo militar y de haber faltado al juramento que hizo en el avión y lo expulsó de Europa

Mientras la información permanecía embargada, en Europa muchos seguían luchando y muriendo ignorando que la guerra, de facto, ya había acabado. En su habitación del Hotel Scribe de París, Kennedy sintonizó una emisora alemana donde escuchó cómo se informaba del armisticio. El periodista de AP, convencido de que el embargo no se debía a causas militares sino políticas, se dirigió a la Oficina de Censura para advertirles de que él iba a lanzar la noticia. “Durante cinco años habéis justificado que la única razón de la censura era salvar vidas. La guerra ha terminado. Yo mismo he asistido a la rendición ¿Por qué no debe saberse?” les dijo a los responsables.

Desde su hotel telefoneó a la delegación en Londres. “Soy Ed Kennedy desde París. La guerra ha terminado. Voy a empezar a dictar”. Solo pudo transmitir 200 palabras, suficientes para que a las 9.36 (hora de Estados Unidos, mediodía de Francia) se divulgaran alrededor del mundo, provocando la lógica euforia colectiva ante tal acontecimiento. Sin embargo, en Washington no se compartía la misma alegría. El Ejército de EE UU acusó a Kennedy de haber violado el embargo militar y de haber faltado al juramento que hizo en el avión, lo expulsó de Europa y prohibió a AP la cobertura de cualquier información de guerra durante 50 días. El reportero siempre defendió que ese embargo no era militar sino exclusivamente político, una impresión con la que ahora coinciden los mismos que le despidieron.

Portada del libro de memorias de Ed Kennedy.
Portada del libro de memorias de Ed Kennedy.

“Kennedy se comportó como un héroe, desafió la censura y las presiones del Gobierno porque su compromiso estaba con la verdad. Su decisión es la encarnación de las máximas ambiciones a las que debe aspirar un periodismo de calidad”, explica en conversación telefónica el profesor John Maxwell Hamilton, rector de la Universidad Estatal de Luisiana y coautor, con Curley, del prólogo del libro del reportero.

En 1945, sin embargo, muchos de sus colegas consideraron la acción de Kennedy una traición antes que una reivindicación del derecho a la información y la libertad de prensa. The New York Times publicó un editorial en el que lo acusaba de “haber hecho un flaco favor a la profesión” y censuraba a AP por haberse vanagloriado, en un principio, de la exclusiva. “Si fue una primicia fue solo porque el resto de los 16 colegas del señor Kennedy decidieron mantener sus compromisos”.

Hubo otros compañeros de profesión que defendieron el trabajo de Kennedy y le ofrecieron trabajo. En 1946, comenzó a trabajar como editor jefe de The Santa Barbara News-Press y tres años más tarde, fue contratado como editor asociado de The Monterey Peninsula Herald. El reportero siempre reivindicó su decisión, lo hizo en 1948 en su artículo Lo volvería a hacer, publicado en The Athlantic Monthly, y en sus memorias, que nadie quiso publicar mientras vivió.

Su hija lo ha hecho ahora. “Cuando mi padre falleció yo tenía 16 años y no tenía ni idea de lo que le había sucedido”, explica Julie. “Él nunca me contó nada de su vida como reportero, creo que pensaba que no estaba preparada para entender lo que supuso la II Guerra Mundial”. Hasta que no se ha jubilado, la única descendiente del reportero no ha encontrado tiempo suficiente para ordenar los escritos que dejó su padre en los que, advierte Julie, no solo se relata lo sucedido alrededor de la exclusiva del final de la guerra, sino la dilatada experiencia de Kennedy como corresponsal.

Comenzó en España en 1935, recién contratado por AP, para informar sobre la Guerra Civil

El veto del Ejército a Kennedy para cubrir acontecimientos bélicos truncó una carrera como corresponsal de guerra que comenzó en España en 1935, recién contratado por AP, para informar sobre la Guerra Civil. “Fue el único reportero de EE UU presente en la toma de Tobruk [Libia] en junio de 1941, informó de que en las victorias de Rommel en Libia y Egipto [1942] se emplearon obuses disparados desde cohetes contra la población, estuvo en los Balcanes, con las tropas estadounidenses en la Batalla de Anzio [1943], en la retirada de los nazis de Roma [1944]…”, cuenta orgullosa Julie. Aunque terminó sus días en periódicos pequeños, Kennedy, según su hija, nunca se sintió frustrado por ello ni se compadeció a sí mismo. “Se hizo cargo de periódicos mediocres y consiguió que la Asociación de la Prensa de California premiara sus artículos año tras año”.