Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Motivos electorales posponen hasta 2012 la exposición con la foto vetada en Mérida

El Teatro Español retrasa hasta enero la inauguración de la muestra en Madrid que incluye una controvertida imagen con referencias a Cristo

El teatro Español tenía programado exhibir la exposición fotográfica Camerinos este mes de septiembre. Sin embargo, el director de la institución, Mario Gas, ha decidido aplazar la inauguración de la muestra al 12 de enero del 2012, para evitar que se convierta en objeto de críticas durante la campaña electoral del 20-N, según ha hecho público en un comunicado. La exhibición de la fotografía en el Festival de Mérida se vio envuelta en una polémica a causa de una de las imágenes que se enseñaba en la muestra.

Gas ha afirmado que la decisión se ha adoptado "de acuerdo con el área de las artes del ayuntamiento de Madrid, y con el consentimiento de Sergio Parra", el artífice de la exposición. El teatro ha decidido aplazarlo para garantizar "la exhibición de la obra artística en su integridad y en condiciones óptimas". Desde el Español argumentan que el retraso de cinco meses permitirá que todas las fotografías, incluida la de Asier Etxeandía, puedan contemplarse sin contaminarse de "discursos coyunturales propios del periodo electoral, que conviertan la exposición en objeto de controversia que nada tiene que ver con el origen de su concepción", apuntan desde la institución.

La exposición muestra medio centenar de retratos tomados por Sergio Parra a artistas inmortalizados ante el espejo minutos antes de salir a escena: Nuria Espert, Maribel Verdú o Tamara Rojo son algunas de las intérpretes que protagonizan la muestra. El pasado 28 de julio la directora del festival de Mérida, Blanca Portillo, decidió retirar de la exhibición el retrato del actor Etxeandía, en la que aparecía con el torso descubierto y con una imagen de un cristo crucificado que tapaba sus genitales. Portillo recibió varias correos de algunos visitantes que se habían sentido molestos por culpa de esta imagen ya que, según los denunciantes, atentaban contra la sensibilidad cristiana. Al final la actriz y directora optó por retirarla.

La decisión de prescindir de la fotografía en el Festival de Mérida causó el primer encontronazo político entre IU y el Gobierno del PP en Extremadura, además de haber acelerado las dimisiones de Blanca Portillo y Chusa Martín como directoras del certamen. Este no es el único problema con el que se han encontrado las organizadoras. El portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Mérida, Fernando Molina, declaró hace un par de semanas que el consistorio está "preocupado" por el futuro del festival de teatro de la capital extremeña después de que el Tribunal de Cuentas informase que había detectado irregularidades económicas en la gestión de los años 2006 y 2007.