Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escapularios, pubis y malestar católico

Blanca Portillo, directora del Festival de Mérida, anuncia que dimitirá en cuanto termine el certamen.- Había sido obligada a retirar un retrato de Asier Etxeandía de la exposición 'Camerinos' de Sergio Parra

"El infierno son los otros", concluyó hace varias décadas el filósofo Jean Paul Sartre. Ahora también hay un infierno marcado por los "otros". Anoche el Festival de Teatro de Mérida, con sus directoras, la actriz Blanca Portillo y la productora Chusa Martín, se vio obligado a retirar una bellísima foto que formaba parte de la exposición Camerinos que el fotógrafo Sergio Parra muestra en diferentes espacios de la ciudad durante el festival. Una propuesta que, por cierto, goza de la más alta valoración por el 95% de los encuestados por parte de la muestra. Portillo y Martín han afirmado que dimitirán en cuanto termine el certamen.

El caso es que tras la recepción de varios correos electrónicos firmados por ciudadanos, la dirección del festival ha considerado oportuna la retirada de una pieza de la exposición Camerinos que, según dichos correos, "atenta contra los cristianos". Se trata de una imagen del actor Asier Etxeandía realizada minutos antes de salir a escena en una representación de Infierno, una versión del esloveno Tomaz Pandur, sobre La Divina comedia de Dante Allighieri, con la que el Centro Dramático Nacional abrió su temporada escénica en el Teatro María Guerrero hace seis años.

No obstante, la decisión de Portillo y Martín les ha llevado a una serie de reflexiones: "En el ánimo del Festival jamás ha estado ni estará la intención de ofender, insultar ni vulnerar los derechos individuales o colectivos de nadie", y añaden que "el arte es siempre y por encima de todo un espacio de libertad cuyo objetivo nunca es ofender sino mostrar y mover a la reflexión".

"Jamás fue intención ofender a nadie, la foto es tipo documental de lo sucedía en ese espacio y no hubo ninguna premeditación ni alevosía en querer escandalizar, en cualquier caso se retira la imagen para no enrarecer más el ambiente", señala Sergio Parra, autor de la exposición, quien hace una curiosa reflexión: "Debo ser un alma cándida, porque ni por lo más remoto pensé que esa foto pudiera generar polémica o malestar; lo que sí me gustaría mucho es que los que se han sentido ofendidos visiten la exposición completa y vean cuál es el sentido de la misma".

En ese sentido habría que aclarar que la exposición Camerinos no contiene precisamente una serie de posados o fotografías compuestas o montadas por el autor, sino que este simplemente se limita a ser espectador, observador del trabajo de los actores en sus camerinos: "Por tanto la foto simplemente recoge un hecho que sucede en el momento en que un actor se prepara para hacer su trabajo, un trabajo a las ordenes de un director de escena que es quien decide cómo se viste y se maquilla el personaje", señalan las directoras, quienes piensan que retirar una pieza de una exposición supone romper una línea de trabajo diseñada por el artista, lo cual es siempre una forma de destrucción de un discurso.

"No obstante, entendiendo que todos los seres humanos tenemos legítimos derechos y en base a nuestro profundo respeto a ellos, hemos procedido a retirar la fotografía", señalan las directoras no sin antes agradecer al artista Sergio Parra, su colaboración y comprensión. "Insistimos en que el arte nunca tiene como objetivo ofender y lamentamos profundamente que así haya sido percibido", comentan estas profesionales que también lamentan que las personas que no se sienten ofendidas por esa fotografía tengan que verse privadas de su contemplación.

La exposición es fruto del trabajo de siete años de Sergio Parra en lo que él define como "las mágicas tripas del teatro" ya que "cientos de artistas han tenido la generosidad de abrir sus puertas y sus corazones justo en esos instantes que preceden a la representación".

Entre los fotografiados que conforman la exposición de Mérida están Amparo Rivelles, Berta Riaza, Alicia Hermida, María Asquerino, Esperanza Roy, Silvia Abascal, Nuria Espert, Blanca Portillo, Carlos Hipólito, Vicky Peña, Amparo Rivelles, Maribel Verdú, José Luis Gómez, Luz Casal, Tamara Rojo o Ángel Corella, que, entre otros, son retratados frente al espejo minutos antes de salir a escena.

Camerinos es una exposición formada por medio centenar de retratos de grandes artistas, todos ellos en blanco y negro y en gran formato, cuyo objetivo es sacar a las calles la esencia del teatro desde la intimidad del camerino, minutos antes del inicio de la representación, cuando se fragua la transformación del artista en personaje.

Este proyecto fotográfico de Parra está integrado por más de 60.000 imágenes, de las que ahora se han seleccionado medio centenar, llenas de belleza, fuerza y sentimiento para su exhibición. Las instantáneas han sido tomadas a lo largo de los últimos 12 años, en su mayoría en el Teatro Español de Madrid.

La exposición es una coproducción del Festival de Mérida y el Teatro Español, que tendrá dos fases. El 8 de julio se inauguró en Mérida, y hasta el final del Festival (28 de agosto) podrá verse en varios enclaves: el Templo de Diana, su criptopórtico; el Mercado de Calatrava, el Teatro Romano y la Alcazaba. En septiembre, se instalará en la Plaza de Santa Ana y en la fachada del Teatro Español.

Las fotografías han sido reproducidas en planchas de aluminio de 1,50 x 2,25 metros, y su objetivo es mostrar aquello que siempre ha estado oculto a la mirada del espectador: los preparativos de los artistas antes de la función. Por ello, los retratos representan un momento preciso en la carrera de cada uno de ellos, y nos desvela el proceso de transformación en el personaje, a través del vestuario, el maquillaje, la expresión, la concentración....

Se da la circunstancia de que el libro Camerinos que recoge esta exposición al completo sale ahora y en él está incluida esta fotografía por lo que cabría preguntarse qué van a pedir al respecto los católicos ofendidos que han conseguido que el festival retire tan bella instantánea.

La exposición se completa con la publicación de un libro-catálogo de 160 páginas, editado por el Teatro Español, con prólogo de Mario Gas, Blanca Portillo y Juan Carlos Rubio (dramaturgo, actor y director). En esta publicación se incluyen más fotografías del proyecto, así como la serie completa de disparos que muestran el proceso de creación del personaje de algunos de los retratados.

Sergio Parra

Nacido en Madrid en 1971, Sergio Parra es fotógrafo artístico, especializado en artesescénicas, campo para el que realiza también carteles y diseño de imagen de espectáculos.

Estudió Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid, disciplina que nunca llegó a ejercer, aunque reconoce que le ha servido, y mucho, para su trabajo en el mundo de la fotografía, en el que se inició cuando sus padres le regalaron su primera cámara, a los 16 años, al finalizar los estudios de bachillerato.

Ha realizado cursos en la Escuela Española de Fotografía y en la Escuela Libre de Artes y Espectáculos, entre otros, aunque su formación es fundamentalmente autodidacta (comenzó revelando sus primeras instantáneas en el cuarto de baño de la casa familiar).

Pronto comenzó a recibir algunos premios que le animaron a continuar, como por ejemplo el Primer Premio del Congreso de la Asociación de Estudiantes de Psicología de la Universidad Autónoma en 1990.

Su primer trabajo profesional fue un encargo de la Residencia de Estudiantes, y aunque ha llevado a cabo producciones para marcas comerciales como Kanebo, Women'Secret, Peugeot, Firestone, Lego, Coca-Cola, Vega Sicilia o Renfe, en los últimos diez años se ha centrado en las artes escénicas, cuya firma fotográfica encontramos en espectáculos como 100m2; Tres; Las heridas del viento; Humo (todos ellos escritos y dirigidos por Juan Carlos Rubio); Homebody Kabul; Macbeth; Regreso al hogar; En la roca; Oleanna (producciones del Teatro Español); Pinocchio (de la compañía de danza de Rubén Olmo); Afterplay; Encuentro de Descartes con Pascal joven; ....

Recientemente,se pudo ver uno de sus trabajos en la exposición Los bombones del Lara, que se exhibió en el hall del Teatro Lara y que se componía de 10 imágenes de actores como Esperanza Roy o Silvia Abascal, tomadas en este histórico y emblemático espacio escénico.

Más información