Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide a la Academia de Historia "medidas oportunas" para corregir el diccionario biográfico

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, se ha reunido con el presidente de la institución, Gonzalo Anes, tras la polémica por algunas entradas, como la referente a Franco

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha pedido al director de la Real Academia de Historia, Gonzalo Anes, que se adopten las "medidas oportunas" para revisar y, en su caso, "corregir inmediatamente", por los medios necesarios, aquellas entradas que no respondan al rigor en el Diccionario Biográfico Español. Entre las biografías que han levantado más polémica está la referente a Francisco Franco, al que se evita en todo momento calificar de dictador. Gabilondo y Anes han mantenido una reunión de carácter privado en el Ministerio de Educación.

El director de la RAH ha explicado al ministro el procedimiento de elaboración del trabajo, así como las razones para justificar el pluralismo al que él mismo se ha referido en todo momento, han informado fuentes del ministerio.

Gabilondo ha insistido en la postura que defendió el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados sobre la necesidad de revisar las entradas con falta de rigor histórico y ha precisado que le no corresponde al Gobierno decir cómo hacerlo. Ese día, el ministro, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, ya instó a la Real Academia a que rectificara de inmediato, en respuesta a dos preguntas de los diputados de IU Gaspar Llamazares y del PNV Aitor Esteban Bravo, quienes criticaron con dureza a la institución.

El Diccionario Biográfico Español se publicó con la idea de convertirse en la gran contribución de la institución a la historiografía española pero la polémica la ha acompañado por la falta de rigor científico de algunas notables reseñas (se incluyen 43.000 en total en cuya elaboración han participado más de 5.000 autores).

Admirador del franquismo

A la polvareda levantada por la biografía de Franco -escrita por un admirador del franquismo, el historiador Luis Suárez-, se unieron, entre otras, la de Escrivá de Balaguer -también obra del anterior y donde se achaca a Dios la inspiración para montar el Opus Dei- y la de otros destacados militares golpistas, reseñados con un sesgo ideológico evidente. La dirección de la Academia ha esgrimido otros textos donde se describen episodios de tortura y represión durante la dictadura de Franco para tratar de contrarrestar las críticas.

Por su parte, la Junta de Gobierno de la academia aseguró el pasado día 2 de junio que cada autor es responsable de sus textos y que se había optado por los principios de libertad intelectual y de responsabilidad, así como por un pluralismo que recogiera distintas sensibilidades historiográficas.