Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El congreso de EE UU coloca a España entre los cinco países más 'piratas' del mundo

El informe señala las mejoras en legislación, pero se muestra preocupado por el uso de las redes P2P

La alegría le ha durado a España un mes justo. Hace 30 días, el departamento de Comercio de EE UU rebajó la presión al gobierno español por lo que consideraba el año anterior una pasividad intolerable ante la llamada piratería. En los últimos tiempos apreció mejoras (en parte debido a la aprobación de la ley Sinde) y excluyó a España de la lista negra de países en los que la piratería impide las relaciones comerciales normales (estar en esa lista puede implicar sanciones comerciales). Pero ahora, el Congreso estadounidense ha vuelto a señalar a España como uno de los cinco peores países del mundo junto a China, Ucrania, Canadá y Rusia. Esta vez por el uso de las redes P2P.

El informe, firmado por unos 70 miembros de la cámara de representantes y 10 senadores dice que el nivel de piratería sigue siendo en España "un problema serio". "Reconocemos pasos positivos tomados en España, como se señaló en el informe del departamento de Comercio. Sin embargo, la amplia disponibilidad de contenidos pirata continúa causando daños sustanciales en la industria de contenidos americana".

"España todavía carece de autoridades legales necesarias para combatir la piratería P2P, que permanece como la forma predominante de piratería. Los infractores reincidentes siguen operando con total impunidad", apunta el documento. De nuevo, y ya como una obsesión de EE UU, el informe también vuelve a referirse a la circular que la Fiscalía emitió en 2006 que consideró fuera del ámbito delictivo las redes P2P por no poder demostrarse el ánimo de lucro de las mismas. Ese ha sido un permanente motivo de queja y preocupación de EE UU.

Por ello el Congreso urge ahora España, en primer lugar a "considerar el uso de las redes P2P como delito"; "modificar la legislación para que los titulares de los derechos puedan emprender acciones civiles contra aquellos internautas más reincidentes"; "que se reduzca el uso de páginas de enlaces" y "clarificar que la excepción de la copia privada no se puede aplicar a las copias de origen y fuentes no autorizadas", así como "aclarar también el concepto de 'ánimo de lucro' para que el P2P ilegal pueda ser perseguido".

El senador Sheldon Whitehouse, portavoz de este grupo de trabajo (Congressional International Anti-Piracy Caucus, en su denominación original), advirtió a los cinco países denunciados: "Deben dejar de mirar hacia otro lado mientras se producen robos a plena luz del día contra la propiedad intelectual, porque la piratería se traduce automáticamente en la pérdida de puestos de trabajo, beneficios empresariales y margen para la creatividad artística".