Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LEYES

Europa busca inspiración en España en una directiva contra las descargas

El comisario de Mercado Interior prepara nuevas regulaciones

La Unión Europea quiere reforzar la política contra las descargas de contenidos protegidos y trabaja en una directiva que serviría para armonizar criterios entre sus miembros. Aunque Bruselas no se ha opuesto a la normativa francesa que persigue al internauta que las realiza y puede cortarle la conexión a Internet si no cesa en su actividad tras recibir tres avisos, no parece que sea el sistema que más convence. De ahí que el departamento de Mercado Interior, que dirige el comisario francés Michel Barnier, se incline por una fórmula que se inspiraría en la llamada ley Sinde, que impone a los proveedores de acceso el cierre de webs que permitan la descarga tras un trámite judicial de urgencia.

Bruselas quiere dar más protección a los datos de geolocalización

Una portavoz de la UE afirma que "todas las opciones están abiertas"

Esta información ha sido filtrada por una web especializada en política europea, Euractiv, considerada altamente fiable. La portavoz de Barnier no ha querido confirmar o desmentir a este diario la información tras asegurar que "todas las opciones están abiertas". Según Chantal Hughes, "la falsificación y la piratería se están incrementando. Las cifras son asombrosas". Lo que la Comisión desea, afirma, es intervenir en áreas que socavan la inversión en la UE, y por tanto los puestos de trabajo, y el bienestar de los ciudadanos, en los casos de fraudes contra la salud. "Pero queremos hacerlo sin socavar los derechos fundamentales". Según la portavoz, no hay planes para "seguir un modelo nacional", pero "tratan de compartir las mejores prácticas" y desarrollar los métodos más eficaces y proporcionados para lograr estos objetivos.

La Comisión está en un proceso de consultas sobre las mejores estrategias para proteger la propiedad intelectual. Según Euractiv, se trataría de corregir la actual normativa para "favorecer la cooperación de los intermediarios como, por ejemplo, los proveedores de acceso". El mecanismo legal consistiría en una corrección de la directiva sobre comercio digital y la que trata del respeto a los derechos de autor. Esta corrección se introduciría este mismo año.

La ley Sinde permite a quienes ostentan un derecho acudir a una comisión para instar el bloqueo de una web que ofrezca descargas. Tras un trámite de urgencia judicial, se puede ordenar el mismo. Antes de final de mes se podría publicar un borrador por parte de la UE.

Bruselas tiene en cartera, además, la aplicación del tratado ACTA, negociado en secreto durante años por las principales potencias comerciales que pretende combatir la piratería y la falsificación. Estados Unidos propuso instaurar obligatoriamente el corte de la conexión a Internet de los internautas infractores, medida que desapareció en los últimos borradores del mismo.

Otro asunto en el que la UE podría intervenir de forma inmediata es en el de la gestión de los datos de geolocalización. Las últimas polémicas desatadas al comprobar que móviles de distintas compañías almacenaban estos datos y, en algunos casos, los remitían a la empresa del sistema operativo, despertó todo tipo de alertas y obligó a las empresas a anunciar correcciones técnicas que limitarían este almacenamiento. La UE, a instancias del grupo G-29, encargado de la vigilancia de la privacidad en Europa, podría publicar este mes un aviso según el cual los datos de geolocalización se considerarían datos de carácter personal por lo que habría que reforzar su protección. El aviso no impondrá una obligación pero podrá ser seguido como criterio por las diferentes autoridades que en Europa se ocupan de proteger los datos personales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 2011