II FESTIVAL DE LA PALABRA

Retrato de familia para tapar un vacío

Una antología reivindica la pujanza literaria de Puerto Rico mediante relatos de 24 autores

La literatura a veces paga el pato de la geografía y la política. Los escritores puertorriqueños, vivan en la isla o en Nueva York, llevan años quejándose del ostracismo que sufren por su singular identidad. "Por ser una isla, además de una colonia, y por su cercanía a Estados Unidos hace que la gente crea que se escribe en inglés", analiza Ángel Darío Carrero, poeta y profesor universitario. "Todavía hay mucha gente en Iberoamérica que no entiende que nosotros somos parte de Iberoamérica. Dicen 'pertenece a Estados Unidos, hablan inglés. ¿Pero allá hay literatura?', abunda Mayra Santos-Febres, una de las pocas autoras puertorriqueñas de proyección internacional e impulsora del Festival de la Palabra, que estos días celebra su segunda edición en el Viejo San Juan.

Más información
Hijuelos y Gamboa, el yin y el yan
El gnomo Matute hechiza el Caribe
Arturo Fontaine gana el primer premio Las Américas con su novela 'La vida doble'
¿Un Portugal indiferente ante la literatura brasileña?

Para visualizar la amplitud de la creación actual, ambos autores han seleccionado una antología de narradores puertorriqueños, titulada En el ojo del huracán (Norma), que reúne a 24 escritores que comparten identidad y nada más. Sus relatos son diversos. "Siempre dicen que aquí no pasa nada, pero somos muchos y somos buenos", reivindicó Mayra Santos-Febres, durante la presentación de la obra en el cuartel de Ballajá, sede principal del festival literario. "Es un homenaje a los que se fajaron antes que nosotros y al mismo tiempo un retrato de familia", precisó Ángel Darío Carrero, que ha publicado en España los poemarios Llama del agua (2001) y Perseguido por la luz (2008), ambos en Trotta.

Los autores seleccionados, nacidos entre las décadas de los sesenta y setenta, responden a perfiles diversos, aunque para huir de la antología-catálogo decidieron limitarlo a aquellos que contaban con obra publicada o algún premio literario. Sin embargo, fueron más abiertos respecto al uso del idioma y aceptaron la inclusión de relatos escritos en inglés, la lengua que manejan muchos de los escritores de la "diáspora puertorriqueña". Entre estos autores, que han llamado la atención de medios como The New York Times o The Washington Post figuran Willie Perdomo o Ernesto Quiñónez. "La realidad es que la mitad de la población vive en Estados Unidos y no podemos ignorarla. Es casi como el aljamiado: literatura en inglés de contenido puertorriqueño", compara Ángel Darío Carrero.

El escritor peruano Fernando Iwasaki y la poetisa y ensayista puertorriqueña Lilliana Ramos Collado (de izqda. a dcha.), en la segunda jornada del Festival de la Palabra de Puerto Rico.
El escritor peruano Fernando Iwasaki y la poetisa y ensayista puertorriqueña Lilliana Ramos Collado (de izqda. a dcha.), en la segunda jornada del Festival de la Palabra de Puerto Rico.EFE
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS