Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Español para hablar y comer

El Instituto Cervantes difunde por el mundo la cultura española con talleres sobre ciencia, cocina y alimentación saludable

Unas lentejas estofadas, un pisto manchego y una escalibada sirven no sólo para comer, sino también para aprender español. Así lo hacen los estudiantes internacionales del Instituto Cervantes en una serie de talleres que darán la vuelta al mundo en 16 centros. Platos de la diversidad culinaria regional son ingredientes para acercar la cultura gastronómica y divulgar los avances de la ciencia en el terreno de la alimentación saludable. Este diálogo entre la ciencia, la cocina y la divulgación es un guiso conjunto del Cervantes, la Fundación para la Ciencia y la Tecnología, el Basque Culinary Center y la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español.

La iniciativa arrancó en Palermo el pasado 14 de marzo. Prosiguió en Nueva Delhi, Tánger y Sofía y las próximas escalas (hasta noviembre) serán las ciudades de Alburquerque, Chicago, Brasilia, Río de Janeiro, Salvador, Varsovia, Toulouse, Utrecht, Dublín, Estocolmo y Milán, según han informado en Madrid los organismos promotores.

El éxito del aceite de oliva

Los destinatarios de los talleres son jóvenes de entre 14 y 18 años, pero también se suma público de distintas edades, con salas a rebosar. "En Delhi se juntaron unas 60 personas. Hay mucho interés, la demostración se prolonga más de las tres horas", comenta el cocinero entrenado en elBulliSergio Pérez, que trabaja en el proyecto junto ala nutricionista AmaiaDíaz."La cocina une culturas", comprueban en su periplo. Vayan donde vayan, ambos siguen la ruta de la dieta mediterránea, exponen las bondades de las verduras y frutas frescas, de los cereales y del aceite de oliva virgen. Demuestran que "se puede disfrutar comiendo" y que "se puede preparar de forma rápida un menú saludable". También se dan pistas sobre cómo conservar las propiedades de los alimentos; qué aportan, por ejemplo, para el corazón o para la diabetes, y cómo el diálogo de la cocina y la ciencia se traduce en logros de mejora alimentaria y de innovación gastronómica.

Y no sólo hay resultados nutricionales y culturales. Hay un impacto económico de este tour divulgativo de la cultura del buen comer. La imagen dela marca Españavinculada a la calidad alimentaria va mejorando el balance. Según la Interprofesional del Aceite de Oliva, el 60% del aceite de oliva virgen producido en la pasada campaña ha terminado en cocinas extranjeras: "En un solo año han crecido las ventas en India un 40% y en China, en lo que va de año, ya se ha vendido tanto aceite como en todo2010".