Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Trece artistas y un disco para recordar a Manzanita

Raimundo Amador, Josemi Carmona y Rosana , entre otros, colaboran en 'Con piel de Manzana', desarrollado por José Ortega

"Hay jóvenes que no conocen a Manzanita y yo no puedo permitir eso. La gente tiene que conocer su música, esa es mi labor". Quien habla es José Ortega, músico, hijo de José Ortega Heredia, Manzanita (Madrid, 1956 - Alhaurín de la Torre, 2004), uno de los creadores de lo que se daría en llamar Nuevo Flamenco, esto es, un flamenco cercano al pop, y que ha trascendido, además, como el creador de Verde y Ramito de violetas. En su labor de reivindicar el legado de su padre, Ortega puso en marcha hace dos años un disco homenaje, Con piel de manzana (editado por Ojo Música), que ahora presenta acompañado de un gran número de artistas. El disco estará en las tiendas el próximo 3 de mayo, pero a partir de hoy es posible comprarlo en iTunes.

¿Por qué ahora? "Antes no he tenido fuerzas para hacerlo", explica Ortega, que debutó como músico con 13 años, acompañando a su padre en el disco Por tu ausencia (Warner, 1998). "Cuando se nos fue (en 2004) no me atrevía ni a tocar ni a salir. Después los propios fans que me han empujado, aunque también es una necesidad propia".

El proceso ha durado dos años, por cosas como elegir el repertorio, once canciones de un compositor que dejó una quincena de discos y muchos temas interpretados por otros artistas. "Yo he querido recuperar al Manzanita agresivo, el que se mantenía con fuerza, el de los primeros discos", explica Ortega. "La intención era mantener las canciones tal como son, pero con los sonidos de ahora. Lo único que cambia son los instrumentos, ya que yo quería ponerle el aire de ahora".

Manzanita comenzó muy niño (con nueve años) como guitarrista flamenco, pero después de esta primera etapa, en la que llegó a acompañar a algunos grandes cantaores como Enrique Morente, con 18 años y bajo la tutela del sello discográfico CBS, se unió a otros flamencos jóvenes de su barrio, Caño Roto (Carabanchel, Madrid), para crear el grupo Los Chorbos, precursores de un sonido del que formaron parte también Los Chichos o Las Grecas. Y con este sonido en mente, el que cruzaba los palos más festeros del flamenco y su voz gitana rota con las músicas de su tiempo, se lanzó en solitario en 1978. Su primer disco fue Poco ruido y mucho duende, en el que incluyó un poema de Lorca, Verde, que le dio un gran éxito.

Pero la carrera de Manzanita dio para mucho. Hizo grandes versiones de boleros y canciones de otros artistas, puso música a los poetas clásicos, se acercó a la música cubana y también al canto religioso propio de los evangelistas, culto al que se convirtió y por el que paró algunos años en la música.

Recuperar la voz de Manzanita

Ortega, su hijo, ha querido fijarse en su primera etapa en solitario, con sus temas más populares: Verde y Ramito de violetas, en las que además, canta con su padre. "Me costó la vida. Pedí las voces y cuando me metí en el estudio, solo, me puse malo", explica. José Ortega ha elegido cantar en todos los temas del disco, en unos acompañado de su padre, en otros con otros artistas. "Yo no quería hacer el típico homenaje en el que cada artista hace un tema. Yo quería hacerle yo el homenaje, que fuese un disco mío", explica.

Le acompañan, entre otros, Rosana, David de María, Chambao y los flamencos Raimundo y Diego Amador, Carles Benavent, Josemi Carmona, Montse Cortés, Duquende o Guadiana. "Quise incluir algunos artistas que trabajaron con mi padre, como Paco de Lucía o Tomatito, pero se me retrasó todo tanto que luego no han podido estar por problemas de agenda", explica. "Sí están algunos amigos suyos, como Parrita o Guadiana, pero también otros amigos míos, como David de María o Rosana". El hecho de que haya algunos artistas del pop, como Rosana y David de María y otros flamencos, como Parrita o Duquende, le da al disco un aire que oscila entre los dos estilos.

Todos los colaboradores, explica Ortega, son admiradores de Manzanita, un artista que vivió una fuerte polémica por diferentes declaraciones machistas, en las que decía que la mujer no estaba en el mundo para hacer las mismas cosas que los hombres, o que mataría a su mujer si lo encontrase con otro hombre en la cama. Su hijo cree que fueron anécdotas sin importancia: "Estábamos presentando el disco Por tu ausencia, en el 98, y vino un periodista que además era amigo de él. Y le preguntó: Manzanita, si tú encuentras a un tío en la cama con tu mujer, ¿tú qué harías? Y claro, el contestó lo típico: Pues la mataría, a ella y a él. Igual que decía: Como llegues después de las doce, te mato, pero nada más. Se formó una historia muy rara, y la verdad es que lo pasó muy mal, aunque luego se aclaró y no pasó más".

Como sea, Manzanita fue un artista querido y admirado, por sus contemporáneos pero también por los músicos posteriores. "Yo sé que Paco de Lucía, cada disco que hace, siempre mete una falseta de mi padre. Yo le veo en mucha gente: Alejandro Sanz, Ketama...Manzanita es un manantial del que todo el mundo bebe".