Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CANDIDATO A RECTOR DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

"La Comunidad de Madrid ha sido complaciente con la universidad"

Catedrático de Derecho, periodista y cercano al Gobierno de Aguirre, aspira a regir una Complutense sumida en el desánimo

El catedrático de Derecho José Iturmendi es el candidato más cercano al actual Gobierno regional del PP. No tiene reparos en señalar que el socialista Tomás Gómez le parece un mal candidato sin que nadie le pregunte. Nació en Madrid en 1947. Disfruta con la música, los libros y la bicicleta. Ha sido decano de la Facultad de Derecho. Tiene el título de periodista y defiende que representa el giro que la Complutense necesita.

Pregunta. ¿Por qué se presenta?

Respuesta. Porque las alternativas de las que se hablaba en enero, de Andradas y Carrillo, no agotaban el universo de lo que es la Complutense. El lado en el que me siento identificado no estaba representado. Carrillo fue vicerrector con Berzosa cuatro años, aunque se ha distanciado. Y Andradas es quien ha gobernado la Complutense de forma más directa los últimos seis años. Ahora es decepcionante. Tuvo un buen periodo con el profesorado. Pero se ha transformado. Estamos en un régimen de clientelismo.

"Hay un altísimo nivel de apatía porque los estudiantes no saben hasta qué punto pueden configurar el futuro de la universidad"

"Mi ego no es tan argentino como para leer mi propio Twitter"

"Represento un intento de modificar el rumbo que actualmente lleva la universidad"

P. ¿Por qué?

R. No hay una plantilla ni reglas. Se atribuyen las plazas en función de la voluntad de quien manda. Andradas convocó en 2010 a quienes entendía que tenían razones para estar satisfechos con sus decisiones. La campaña no había empezado y tuvo la desfachatez de anunciar la fecha de las elecciones, que corresponde al rector. No estoy de acuerdo con esas prácticas. No me gusta una institución en la que se otorgan derechos como si fueran gracias. Prefiero menos y sabe cuáles son.

P. ¿Es el candidato que más gusta a la Comunidad?

R. No lo sé.

P. Le he leído en su Twitter.

R. Mi ego no es tan argentino para leer mi propio Twitter.

P. Se supone que es una herramienta personal.

R. Bueno, más o menos personal. No tengo tiempo para responder. No comparto necesariamente lo que se cuelga ahí.

P. ¿En este caso lo comparte?

R. Tengo bastante simpatía por el Gobierno regional y ninguna por Tomás Gómez.

P. ¿Cree que la Comunidad de Madrid facilita la relación con la universidad?

R. Ha aprobado todo lo que se le ha presentado. Cualquiera que conozca las universidades sabe que el último cambio legislativo del PSOE reforzó la capacidad de control que puede ejercer sobre ellas el Consejo Social. Y el de esta comunidad ha sido condescendiente y atento. No ha apretado especialmente a la universidad. La mayor parte de las comunidades socialistas han ejercido un control. Eso aquí no ha ocurrido. La Comunidad ha sido complaciente.

P. Propone incentivar la participación estudiantil. ¿Por qué cree que no participan?

R. No están interesados porque no hemos sabido comunicar el papel que la legislación les reconoce. El voto estudiantil representa un 25% en la elección de rector y tienen peso en las Juntas de Gobierno. En general no participan. Casi hemos tenido que obligar a los alumnos a asistir a conferencias de premios Nobel, pero cuando venía algún futbolista había bofetadas. Son ciclos. Hace ochos años, en la primera la elección de Berzosa, fue importante la coincidencia con el accidente del chapapote en Galicia y de la participación de España de la Guerra de Irak.

P. ¿Considera que la situación política influye en la elección a rector?

R. Puede influir, pero ahora el estudiante está muy desactivado políticamente. No son los mejores momentos para el prestigio de la política. Hay un altísimo nivel de apatía porque los estudiantes no entienden hasta qué punto pueden configurar el futuro de la universidad. Eso es muy negativo y no favorece a ningún candidato.

P. Diga un logro del Rector

R. En la primera etapa, no fue desafortunado en lo que se refiere al trato a los centros. Su principal logro en el segundo mandato es haber conseguido ocultar la situación existente.

P. ¿Cuál es su principal medida para los estudiantes?

R. La acogida y el apoyo a los estudiantes, sobre todo en la implantación del modelo Bolonia. En Derecho no se aplica bien porque en España el modelo Bolonia es un invento del ministerio y de los rectores, una declaración de intenciones para que los estudiantes y profesores circulen fuera de su país.

P. ¿Qué propone para colegios mayores?

R. Mantener la titularidad a favor de la Complutense. No privatizarlos.

P. ¿Y defiende que sean mixtos?

R. Que decidan los colegiales. Yo lo hubiera preferido mixtos cuando era estudiante, es una cosa natural. Hay personas de dos sexos y hasta de tres o de cuatro. Se ha hecho una excesiva polémica con los colegios mayores. El rectorado ha pecado de oportunismo, presentando una opción sin negociar con los alumnos.

P. Propone mejorar el programa de años sabáticos de los profesores. ¿Cómo?

R. Hay años sabáticos en función del cargo. Yo no me fui porque no quiero desacostumbrarme a dar clase. Hay años sabáticos por 25 años de servicio que están condicionados a que se cubra la vacante. Y ahora no se cubre. Queremos mejorarlo de manera que el programa no esté condicionado a que el profesor esté cubierto, para que no sea un derecho solo de los que han tenido cargos y concluyen su etapa en la administración. También hay quien hace uso abusivo del sabático y se queda en España sin hacer una investigación, como unas vacaciones pagadas.

P. Recoge en su programa que los puestos del Personal de Administración y Servicios (PAS) los ocupen los trabajadores más adecuados y no los que tengan una mayor afinidad política. ¿Ahora se elige por afinidad política?

R. En esta universidad siempre ha habido un cierto sesgo con respecto al PAS. Su sueldo no es como el nuestro, que nos viene dado. Son más vulnerables porque dependen de complementos que se pueden conceder con cierta discrecionalidad. Hay que tratar de profesionalizar eso para que no estemos con un sistema de clientelismo. En la universidad actual hay funcionarios sin destino y sin actividad. Es algo minoritario, pero existe.

P. ¿Cuál es la situación con los profesores?

R. Con los profesores no pueden hacerlo igual. Pero ejercen el clientelismo porque, como no hay plantilla, no se sabe cómo se accede a ayudante. Como catedrático puedo estar hasta los 70 años independientemente de quién mande. Pero sí usan asesores para suplir a funcionarios. Cuando hay ese clientelismo se instala la cultura de la revancha: Ahora llego yo con los míos...

P. ¿Usted va a llegar con los suyos?

R. No, yo no tengo. Quiero una buena administración. Quiero a esta universidad porque es donde yo estudié, quedé encantado y tengo muchas esperanzas en ella. Tendrá que ser gobernada pluralmente.

P. ¿Cree que la Comunidad destina suficientes fondos a la Complutense?

R. Nadie de una institución pública considera que recibe lo suficiente. El problema es la apertura de distrito único en Madrid ha tenido efectos inconvenientes y costosos. Seguimos siendo una comunidad que recibe un porcentaje elevadísimo de alumnos de otras regiones. Las becas de excelencia de la Comunidad de Madrid tienen un efecto llamada de alumnos de expedientes excepcionales. Las universidades públicas de Madrid son demandadas, en muchos casos, con preferencia sobre las públicas de otras. Preferiría que cualquier administración atendiera mejor a las universidades públicas pero, en líneas generales, creo que la política de Aguirre no ha sido especialmente perjudicial.

P. Propone un plan de estabilidad presupuestaria como han reclamado todos los rectores madrileños. ¿Por qué cree que le harán más caso?

R. No creo que me hagan más caso. Tenemos una deuda superior al resto y gran parte es por decisiones que no tenían cobertura presupuestaria. Se acabó la época de condonaciones de deuda en abstracto.

P. ¿Por dónde empezaría?

R. Reuniría a la comisión académica, porque no soy el Rey Midas. Habrá que abordar los presupuestos que están en situación de prórroga para poder abrir las aulas, afrontar gastos corrientes y elaborar un plan de refinanciación. Entiendo que la Comunidad no tiene voluntad de refinanciar. Ni esta ni la que pudiera salir de alternativa. Aunque creo que no saldrá tras el acierto que han tenido al elegir a su candidato. Parece que están inspirados por el propio Partido Popular.

P. ¿Se refiere al candidato socialista a la Comunidad de Madrid?

R. ¿Es que hay alguna duda de quién va a ganar si no se produce un desastre en la Comunidad de Madrid? Creo que con otro candidato hubiera sido más fácil. El PSOE tiene otras personas de altísima calidad, muy formadas y con una capacidad de llegar al público que no percibo en Tomás Gómez. Solo lo he visto una vez, pero me parece que no ha sido un acierto. Lo acreditan las encuestas.

P. ¿No cree que este tipo de declaraciones no son la mejor base para un diálogo institucional si en mayo sale elegido Gómez?

R. Es más fácil que yo salga elegido en abril que él gane en mayo. Puede que el PSOE consiga un triunfo electoral dentro de 10 años y para entonces me habré jubilado. Pero se puede cohabitar con la Administración, aunque el Rectorado no ha ayudado a unas relaciones fáciles con la Comunidad de Madrid.

P. ¿Cuáles son sus apoyos dentro de la universidad?

R. Cuando perdía las elecciones hace ocho años hice la promesa de no volver a presentarme a una elección de universidad. Entendí que debía presentarme a decano porque la comunidad lo quería, pero me daba por cumplido como aspirante a rector. Si he dado el paso es porque muchas personas de distinta condición, formación e influencia se han quejado estos años de lo que ocurría en esta universidad de la gestión económica, de personal o con el alumnado. Me han dicho que tenía que dar ese paso y no renunciar.

P. Usted sostiene que parte la deuda de la Complutense corresponde a la mala gestión. ¿En qué porcentaje?

R. He tenido que buscar yo mismo las informaciones que tengo sobre esta cuestión, porque el informe del gerente a la Junta de Gobierno fue opaco y contradictorio, los datos no cuadraban. En diciembre se celebró un claustro con el mismo informe, no contestaron a las aclaraciones que pedíamos. El acta de la Junta de Gobierno no se ha aprobado hasta hace unos días, es bastante grave. Pedí por escrito el desglose de los documentos: Cuánto debemos, por qué y en qué concepto. Con algunos impagos hemos arruinado a empresas y hemos mandado al paro a gente. Antes del verano se aprueban una serie de medidas de ajuste, yo voté en contra porque eran improvisadas. Se aplicaron arbitrariamente y no las había convocado la Comisión Económica, que es la de expertos. Era un cheque en blanco dado a un indigente

P. ¿Qué medidas hubiera aplicado usted?

R. Primero espero enterarme de cuál es la situación real de la deuda. Tengo unos números y espero no llevarme la sorpresa de que la situación financiera sea peor. No tengo ningún interés pero no descarto que la situación de la universidad sea diversa de la que constato con escasos datos.