Hollywood dice no a WikiLeaks (de momento)

Ninguno de los grandes estudios hollywoodienses ha pujado por la que -a priori- parecería una historia ideal

Julian Assange no cae bien en Hollywood. Los matices son variados y van desde la ola de criticismo que encabeza gran parte de la prensa estadounidense hacía el personaje, al rechazo -más o menos generalizado- que la sociedad del país siente hacia el fundador de WikiLeaks. La cuestión es que de momento ninguno de los grandes estudios hollywoodienses ha pujado por la que -a priori- parecería una historia ideal para la gran pantalla: las aventuras de un tipo que ha desafiado al sistema y que vive rodeado de un halo de misterio que pocos -por no decir ninguno- han sabido desentrañar. Sin embargo, mientras los ejecutivos discuten sobre si pujar o no por la biografía de Assange (cuyos derechos son propiedad del editor neoyorquino Alfred A.Knopf, que pago por ellos un millón de euros) otros en Europa han empezado ya a remover el fango, quizás preparando el camino para proyectos mayores.

Más información
Las memorias de Assange, en catalán y castellano
Assange denuncia una campaña de EE UU contra él y sus seguidores
Ciberactivistas con Assange
Assange: "Wikileaks pierde más de 480.000 euros por semana"
Los liberales europeos piden que se explique el acoso a Wikileaks
Apple retira una aplicación de pago sobre Wikileaks
Joe Biden acusa a Assange de "terrorismo de alta tecnología"
Julian Assange, la película

Los primeros en anunciarlo han sido Zodiak Rights, una compañía con oficinas en Londres y París que ha iniciado el proceso de ventas de su documental WikiLeaks: War, Lies and Videotape. La pieza, abiertamente crítica con Assange, ha sido producida por la agencia de noticias francesa Premieres Lignes y dirigida por los reporteros Luc Hermann y Paul Moreira, especializados en periodismo de investigación.

La gran baza del documental es la presencia en el mismo de Daniel Domscheit-Berg, ex número 2 de WikiLeaks y uno de los más furibundos detractores de Julian Assange, cuestionando su capacidad para dirigir la web y -especialmente-su criterio a la hora de seleccionar que documentos deben ser publicados. Domscheit-Berg acaba de dar el pistoletazo de salida a su propio proyecto (OpenLeaks) con lo cual no le viene mal la publicidad aunque sea a costa de su archi-enemigo Assange.

Por otro lado, la cadena sueca SVT ha optado por una visión mucho más neutra del asunto, entrevistando a toda clase de colaboradores de la web (entre ellos al mencionado Domscheit-berf) para tejer una historia que recorre la biografía de Assange, el recorrido de su página y el impacto que la filtración de los documentos secretos ha tenido en el universo de la diplomacia. Dirigido por los periodistas Jesper Huor y Bosse Lindquist el documental se presenta como un trabajo mucho más medido, simplemente didáctico, sobre la figura del hombre que más tinta ha generado en la última década (con permiso del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg).

Ambos proyectos andan ahora de caza, en busca de comprador, mientras desde el otro lado del Atlántico se observa con expectación el destino final de estos: un buen balance de ventas podría generar la puesta en marcha de la película de turno mientras que el desinterés (en caso de que los documentales no despertarán el entusiasmo general) zanjaría definitivamente el asunto. Al fin y al cabo lo de menos es descubrir si Assange es un héroe o un villano, lo importante -obviamente- es si cualquiera de las dos posibilidades gozaría del beneplácito del público.

Julian Assange abandona ayer el tribunal londinense.
Julian Assange abandona ayer el tribunal londinense.REUTERS
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS