Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los liberales europeos piden que se explique el acoso a Wikileaks

El grupo critica que EE UU haya exigido datos a Twitter

Julian Assange denunció ayer que EE UU ha lanzado una campaña contra él y sus seguidores. El fundador de Wikileaks se quejó de que se intervenga su cuenta de Twitter, así como las de la diputada islandesa Birgitta Jonsdottir y la del hacker holandés Rop Gonggrijp. El editor australiano empieza a sumar nuevos apoyos: el grupo Liberal del Parlamento Europeo solicitaba ayer a la Comisión Europea que pida explicaciones a EE UU por exigir a Twitter este tipo de información; pretende que la Eurocámara examine si la solicitud incumple las normas europeas de protección de datos. Los eurodiputados temen, de hecho, que las autoridades norteamericanas se hayan dirigido a otras redes sociales en busca de información.

Assange denuncia una persecución contra él y sus colaboradores

Assange se presentó ayer a las once de la mañana (hora española) ante la Corte Real de Justica de Woolwich, a 45 minutos del centro de Londres, flanqueado por dos agentes. Asistió desde una pecera de cristal a una vista que apenas duró diez minutos. El único cambio sustancial: tendrá derecho a dormir en Londres, en vez de en la mansión georgiana de Norfolk donde vive sus días de libertad bajo fianza, para asistir a la vista de su extradición, prevista para el 7 y 8 de febrero.

Las autoridades estadounidenses están tras su pista. La petición de información a Twitter pone de manifiesto que EE UU ha puesto en marcha la investigación que hace un mes anunció el fiscal general del Estado, Eric H. Holder. El fundador de Wikileaks dejó claro ayer que su organización seguirá trabajando en la publicación de cables de la diplomacia norteamericana.

Wikileaks viene informando desde hace días de la petición de las autoridades estadounidenses de información a Twitter. Incluso ha llegado a sugerir que Facebook y Google podrían haber recibido peticiones similares. No obstante, en conversación telefónica con este periódico, la abogada de Assange, Jennifer Robinson, aseguró que aún no han recibido ninguna notificación oficial por parte de la red de mensajería online Twitter.

El equipo de abogados de Assange presentó ayer a la prensa un argumentario de 35 páginas tras la comparecencia de su cliente ante la corte de Woolwich. Sostienen que Assange correría peligro de ser condenado a muerte si es extraditado a Estados Unidos o que podría ir a parar a una prisión como Guantánamo. Wikileaks emitió un comunicado por la mañana estableciendo paralelismos entre las amenazas públicas vertidas en EE UU contra Assange y la retórica, en ocasiones violenta, que ha sido tan criticada tras el atentado contra la congresista Gabrielle Gifford, víctima de un atentado en Arizona. "Colaboradores y miembros de Wikileaks también han sido el objetivo de violencia retórica por parte de destacadas personalidades de EE UU, incluida Sarah Palin", reza el comunicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2011

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >