Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

"La ley tendría defectos, pero era un modo de situarse frente a un problema muy grave"

Con el rechazo a la ley Sinde, los derechos de autor en España quedan como estaban: sin protección, completamente vulnerados. No hay problema alguno para piratear una película, un disco o un libro. Ayer la clase política se hizo en el Congreso una foto en la que ha salido fatal. En ese retrato queda como mezquina, grosera y miope. Y esto incluye al PSOE, que fue cobarde y la presentó casi con vergüenza. Los políticos se han movido por cobardía, pensando a corto plazo. Creen que la ley es impopular y que va a hacerles perder votos. Es posible que la ley no estuviera bien hecha, pero era un mal menor. Si solo se votara lo perfecto no nos moveríamos. Hay quien dice que no iba a servir de nada. También podíamos decir que el código penal no sirve de nada porque las cárceles están llenas, pero ahí está, aprobado. La ley tendría defectos, pero era un modo de situarse frente a un problema muy grave. Y ya hemos visto cómo se han situado los políticos. Lo del PP es caso aparte: los más defensores de la propiedad privada en todos los ámbitos, en el ámbito digital se comportan como anarquistas.

Juan José Millás es escritor.