Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

"Más que a una ley antidescargas, habría que ir a una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual"

Lo que se debate no es un problema de libertad de expresión sino económico. No me siento solidario con los grandes grupos editoriales ni con las discográficas. Mi inclinación natural sería simpatizar con los internautas porque pertenezco a una generación que nunca pensó que se pudiera ganar dinero con esto, pero hay al algo que lo impide: todo este tinglado de los derechos de autor no es algo que se pueda desmontar en dos minutos, va ligado a la 'institución literatura', a la institución 'periódicos', que ejercen una funcional social. No se puede desmontar todo eso sin montar antes una alternativa. Hay que garantizar los derechos del autor, pero no solo por una cuestión de rentabilidad. Sin fetichizar nada, hay que estudiar cómo se preserva la integridad de una obra. Más que a una ley antidescargas, habría que ir a una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Hay que regular la posibilidad de descargarse un libro por Internet. La realidad ha cambiado, ya no hay distribución ni librerías. Hay que plantearlo todo de nuevo. De la ley Sinde me parece incomprensible que haya un tribunal contencioso-administrativo cerrando webs. Esos tribunales se supone que están para contener a la Administración cuando se excede. Por otro lado, dicen que no es un tribunal penal; entonces, ¿qué demonios es?

José Luis Pardo es filósofo.