Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almodóvar prefiere la "pasión" a los grandes presupuestos

El director manchego se declara "absolutamente monárquico" hasta que reciba el Príncipe de las Artes 2006

Un grupo de gaiteros recibe a Pedro Almodóvar esta tarde, a su llegada a Oviedo.
Un grupo de gaiteros recibe a Pedro Almodóvar esta tarde, a su llegada a Oviedo. REUTERS

Pedro Almodóvar ha reconocido esta tarde en una rueda de prensa en Oviedo, donde el viernes recibe el Príncipe de Asturias de las Artes 2006 de manos de don Felipe de Borbón, que Hollywood no es para él una "tentación" desde hace mucho tiempo y que tampoco pretende hacer cine "con un gran presupuesto y muchísimas estrellas", sino poder rodar películas con la "misma pasión" que la primera vez y como si le fuera "la vida en ello".

"Creo que he llegado al techo de los reconocimientos a los que puedo aspirar y mi ambición y mi miedo sigue siendo el mismo: que no llegue un día en que no sienta la misma pasión por hacer películas", ha subrayado Almodóvar. El director ha afirmado que sus películas "siguen siendo igual de independientes y personales" que su primera obra, Pepi, Luci, Boom y otras chicas del montón (1979), aunque "afortunadamente la precariedad de los medios ha desaparecido". Ha insistido en que, aunque ahora sus películas ya no son underground, porque en la producción tiene todo lo que necesita, tampoco pide la "luna" y se mantiene un "presupuesto medio" para Europa porque comprende que "al dinero siempre va unido un tipo de compromiso" que no quiere adquirir.

"Empecé haciendo cine absolutamente a base de pasión, así he seguido haciéndolo y esa es mi ambición", afirmó Almodóvar, tras señalar que "hace falta mucha vocación y pasión por el cine" para rodar una película como Pepi... sin presupuesto, con una producción de limosna y si saber quién iba a acudir al rodaje". Por eso, para él el "éxito" es haber "conseguido hacer cine y vivir de ello", poder sentirse "absolutamente involucrado" en lo que hace y poder "ser dueño" de todas las decisiones desde que rodó La ley del Deseo, gracias a la protección de su hermano y productor, Agustín, que le acompaña en Oviedo. "Mi ambición es sentirme absolutamente implicado en la película que hago como si me fuera la vida en ello y es mucha ambición esa", ha subrayado el.

Un "futuro lleno de premios"

Recién llegado de promocionar Volver en Canadá y EE UU, se ha mostrado satisfecho con la acogida que está teniendo y con "el futuro que se prevé lleno de premios", pero que no "va a levantar las campanas al vuelo" y menos en un año en el que a los Oscar "optan muy buenas películas extranjeras". Almodóvar, que ha explicado que para él Hollywood "dejó de ser una tentación hace mucho tiempo", a pesar de haber tenido "propuestas muy interesantes", ha destacado también los lazos que le unen con otros directores galardonados con el Premio Príncipe de Asturias, como Fernando Fernán-Gómez y Luis García Berlanga -"los directores de los que vengo y en los que están mis raíces"- y Woody Allen.

Con éste último, ha dicho guardar "muchas semejanzas", como que les "horrorice" la muerte, que les "entusiasme" Bergman y Luis Buñuel, su "amor" por las ciudades en las que viven y la importancia del humor en sus películas. No obstante, sobre esa última "coincidencia", ha reconocido que se ha "desviado últimamente un poco" ya que, aunque el humor sigue estando "de un modo importante" en sus películas, en sus últimos cuatro trabajos se reflejan los cambios de su persona y su vida. "Me he ido dirigiendo a un terreno más íntimo y oscuro y Woody Allen sigue militando en el terreno de la comedia", ha afirmado el Premio Príncipe de las Artes 2006, que dice sentirse "orgulloso" de haber recibido este galardón.

De hecho, ha afirmado que entre hoy y el día de la entrega de los premios, el 20 de octubre, serán tres días en los que será "absolutamente monárquico". El resto del año no se considera una persona monárquica de modo militante, pero sí se siente juancarlista por el papel que ha jugado el Rey en una "delicadísima, original, inédita, insólita y admirada Transición y en la consolidación de la democracia". "Cuando digo que creo en la Monarquía estoy diciendo que creo en el sistema democrático", ha concluido.