Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Mis dedos están cruzados por Harry Potter"

Stephen King y John Irving piden a la autora J.K. Rowling que el niño mago no muera en su última novela

Dos de los escritores más famosos de Estados Unidos, John Irving y Stephen King, han pedido hoy a la autora de los libros de Harry Potter, la británica J.K. Rowling, que no mate a su personaje principal en la que será la última novela del niño mago. Rowling ha contestado que no puede prometer nada. "Mis dedos están cruzados por Harry", ha dicho Irving en una rueda de prensa previa a un acto de caridad en el que participan los tres escritores. Rowling está ya trabajando en el séptimo y último libro de la serie de Harry Potter y anunció hace unas semanas que dos de los personajes principales morirían.

Stephen King, autor de Carrie, It o El resplandor ha dicho que confía en que Rowling sea "justa" con su héroe. "No quiero que él (Harry Potter) vaya a la catarata de Reichenbach", ha dicho King en referencia al lugar ficticio en el que Arthur Conan Doyle intentó acabar con su mayor creación, Sherlock Holmes. La presión de los seguidores del detective más famoso de la literatura obligaron a Conan Doyle a resucitar a Colmes en un libro posterior.

La escritora británica, que ha vendido más de 300 millones de copias en todo el mundo de sus libros de Harry Potter, ha dicho que el último libro está ya en un proceso muy avanzado. "Me siento bastante liberada", ha dicho. "Ahora puedo resolver la historia y es divertido de una forma que antes no lo era porque finalmente he llegado a una solución, y creo que a algunas personas lo odiarán y a otras les encantará, pero así es como debería de ser".

"Estamos trabajando con el final que tenía planeado, pero un par de los personajes principales que pensaba que iban a sobrevivir han muerto y otro ha sido indultado", ha comentado Rowling sin ganas de profundizar. Preguntada por la conveniencia de matar a sus personajes ficticios, Rowling ha dicho que no disfrutó matando el personaje que muere en el sexto libro pero que las convenciones del genero le pedían que el héroe avanzara en la historia solo. "Entiendo por qué un autor puede matar a un personaje desde el punto de vista de no permitir a otros continuar escribiendo después de que el autor original ha muerto", ha dicho la escritora, dejando la puerta abierta a los peores miedos de los seguidores de la saga, que Harry muera.

La escritora ha destacado que Irving, en sus novellas, ha matado a más personajes que ella. "Cuando los fans me acusan de sadismo, algo que no ocurre tan a menudo, siento que los estoy endureciendo para que vayan y lean libros de John (Irving) y Stephen (King)", ha dicho Rowling. "Creo que se tienen que endurecer de alguna forma. Hay un mundo cruelmente literario ahí fuera".