Universo

La Tierra ha podido ser observada desde 1.715 estrellas cercanas durante los últimos 5.000 años

Las ondas de radio emitidas por los seres humanos han llegado a 75 astros ubicados a menos de 100 años luz de nuestro planeta

Una vista de la Tierra y el Sol desde miles de kilómetros de distancia sobre nuestro planeta
Una vista de la Tierra y el Sol desde miles de kilómetros de distancia sobre nuestro planetaJeff Tyson

Si hay vida en otros planetas con una inteligencia y una capacidad tecnológica similar a la nuestra lo más probable es que ya hayan visto la Tierra, que nos estén viendo en este momento o que en un futuro astronómicamente próximo nos podrán ver. Un nuevo estudio, publicado este miércoles en Nature, revela que 1.715 estrellas cercanas han estado en condiciones para detectar la existencia de la Tierra durante los últimos 5.000 años, cuando se desarrollaron las primeras civilizaciones humanas, y que 319 astros adicionales se moverán al lugar adecuado para poder vernos en los próximos 5.000 años.

Lisa Kaltenegger, directora del Instituto Carl Sagan de la Universidad de Cornell en Estados Unidos, profesora asociada de astronomía y primera autora de la investigación, cuenta que en total hay 2.034 estrellas en nuestro vecindario Solar que podrían ver cómo la Tierra bloquea la luz del Sol una vez al año. “Están en capacidad de detectarnos si observan estos cambios de brillo en las estrellas, de la misma manera en que nosotros lo hacemos para encontrar planetas cercanos y potencialmente habitables que orbitan estrellas distintas al Sol”, cuenta por correo la investigadora. El 70% de los más de 4.000 planetas que no pertenecen al sistema solar, conocidos como exoplanetas, descubiertos hasta ahora se han encontrado al observar cómo se oscurece la estrella en la que orbitan. La Tierra también podría detectarse desde otros exoplanetas utilizando este método.

Kaltenegger explica que lo más emocionante de la investigación fue entender y comprobar cómo cambian de lugar los objetos del universo a lo largo del tiempo. “Me fascina la naturaleza dinámica de nuestro cosmos”. La científica dice, por ejemplo, que una posible civilización que habite el exoplaneta Ross 128b, famoso por ser del mismo tamaño de la Tierra y por ser el segundo más cercano encontrado hasta hoy, podría habernos visto en el pasado, pero perdió ese punto de vista privilegiado hace 900 años. Al contrario, los planetas que orbitan la estrella Teegarden comenzarán a ver el tránsito de la Tierra en 29 años y los que orbitan a Trapense-1 solo podrán observarnos dentro de 1.600 años.

La mayoría de las estrellas de nuestro vecindario tiene al menos 1.000 años para encontrarnos, pero algunas mantienen un punto de vista especial por más de 10,000 años
Lisa Kaltenegger, directora del Instituto Carl Sagan de la Universidad de Cornell

“El punto de vista para poder ver la Tierra no es para siempre, se gana y se pierde”, concluye Kaltenegger. Y afirma que durante uno de sus trabajos en busca de exoplanetas se preguntó cuánto tiempo duraba ese “asiento de primera fila” para encontrar la Tierra. Nadie lo sabía. Ese interrogante fue el origen de esta investigación. Al final, ella y su equipo concluyeron que “la mayoría de las estrellas de nuestro vecindario tiene al menos 1.000 años para encontrarnos, pero algunas mantienen este punto de vista especial por más de 10,000 años”.

Llegar a esta conclusión fue posible gracias al Catálogo Gaia de la Agencia Espacial Europea, el mapeo más preciso de la galaxia jamás realizado. Jackie Faherty, investigadora del Departamento de Astrofísica del Museo de Historia Natural de Nueva York y coautora del trabajo, explica que utilizando la base de datos de un total de 331.312 estrellas cercanas y proyectando sus movimientos en el tiempo durante un período de 10.000 años, 5.000 hacia el pasado y 5.000 hacia el futuro, encontraron las 2.034 estrellas que han estado o van a estar en posición para ver la Tierra.

Faherty, que se describe a sí misma como una astrónoma dinamista a la que le encanta ver dónde están las estrellas, dónde han estado, hacia dónde se dirigen y, sobre todo, qué nos dice eso sobre la historia de nuestro sistema solar, afirma que con la investigación también descubrieron que al menos 75 estrellas están lo suficientemente cerca, a menos de 100 años luz, para que las ondas de radio creadas por el hombre las hayan alcanzado. Dentro de esos sistemas de estrellas hay 29 mundos potencialmente habitables que podrían haber visto la Tierra y recibido nuestras señales de radio, explica la investigadora.

Los cuatro sistemas que están más cerca de la tierra para haber recibido ya ondas de radio y en los que hay planetas potencialmente habitables son Ross 128b, la estrella de Teegarden, GJ 9066, y Trapense

El cálculo para saber hasta dónde han llegado las ondas de radio es sencillo. “Los humanos comenzaron a usar la comunicación por radio hace unos 100 años, eso significa que estas ondas, que recorren la distancia de un año luz en un año de tiempo, han llegado a los sistemas de estrellas que están a menos de 100 años luz del Sol”, dice Kaltenegger. El catálogo de Gaia reveló que en esa distancia hay 75 sistemas de estrellas. Sin embargo, cada año esas ondas de radio viajan más lejos y pueden alcanzar más sistemas estelares.

Bajo esa lógica, afirman las científicas, los posibles observadores extraterrestres podrían detectar vida en nuestro propio mundo si detectan las ondas radiales. “Si alguien ya nos hubiera encontrado -se pregunta Kaltenegger- ¿qué pensaría de nosotros?”.

Faherty reconoce que a menudo los seres humanos olvidamos “la vasta naturaleza multiparámetro del Universo en el que vivimos”. Y añade: “El movimiento, la distancia, el ángulo de inclinación, todos juegan un papel importante en las conclusiones científicas a las que llegamos”.

De acuerdo con los hallazgos de la investigación, los cuatro sistemas que están más cerca de la tierra para haber recibido ya ondas de radio y en los que hay planetas potencialmente habitables son Ross 128b, a 11 años luz de distancia, con un planeta de masa terrestre del mismo nombre; la estrella de Teegarden, a 12,5 años luz de distancia, con dos planetas de masa terrestre; GJ 9066, a 14,6 años luz de distancia, con dos planetas gigantes gaseosos, y Trapense 1, a 40,6 años luz de distancia, con siete planetas del tamaño de la Tierra, cuatro de ellos en zona habitable.

Kaltenegger explica que las estrellas desde donde se podría ver a la Tierra transitar por el Sol son objetivos prioritarios para las búsquedas futuras de planetas potencialmente habitables. “Los próximos pasos son para la misión TESS de la NASA y para otros observadores que utilizan telescopios terrestres para encontrar planetas alrededor de esas estrellas que identificamos, que podrían vernos”.

Las científicas esperan que este trabajo sirva para incentivar la búsqueda de muchos mundos similares al nuestro en zonas potencialmente habitables. “Será difícil encontrarlos, pero creo que ahora tenemos una motivación adicional sobre por qué buscar específicamente alrededor de esas 2.043 estrellas”, explica Kaltenegger.

Además, los equipos del programa de búsqueda de inteligencia extraterrestre de todo el mundo también van a utilizar esta lista de estrellas para intentar encontrar señales. “Aquí en el Instituto Carl Sagan en Cornell se están descubriendo las mejores herramientas para encontrar vida en el sistema solar y en planetas extrasolares”, dice Kaltenegger. De modo que cuando los observadores encuentren estos planetas, estemos listos para buscar signos de vida en ellos”.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50