Ciencia

El CSIC absorberá a otros tres organismos públicos de ciencia para evitar su colapso

El Gobierno planea una reestructuración de los institutos de oceanografía, minería y ciencia agroalimentaria

Investigadores durante una campaña del Instituto Español de Oceanografía (IEO)
Investigadores durante una campaña del Instituto Español de Oceanografía (IEO)Francisco Baldo

El Gobierno de Pedro Sánchez va a hacer una reestructuración de los organismos públicos de investigación (OPI) en España. Según el plan, el Instituto Nacional de Oceanografía, el Instituto Geológico y Minero (IGME) y el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) pasarán a ser “centros nacionales dentro de la estructura de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)”, según ha informado hoy Pedro Duque, ministro de Ciencia, a los directores de los tres organismos afectados y a la que ha tenido acceso este diario.

El IEO y en menor medida también los otros dos organismos atravesaban una situación de crisis que ha llevado al colapso a la institución, donde los investigadores han llegado al extremo de no poder comprar materiales básicos para su trabajo ni sacar al mar los buques de investigación porque no se habían hecho los trámites administrativos necesarios para adquirir combustible.

Duque explica que ha tomado esta decisión “tras escuchar las opiniones y propuestas de investigadores, técnicos, gestores y representantes sindicales de los tres organismos” afectados.

Esta medida va a crear un supercentro de ciencia pública. El CSIC era ya el organismo público de investigación más grande de España, con más de 11.000 empleados y casi 700 millones de euros de presupuesto. El IEO, el IGME y el INIA suman casi 2.000 empleados más y sus presupuestos suman casi 160 millones de euros.

Los tres organismos mantendrán sus centros, institutos y laboratorios; y su presupuesto operativo y, con ello, sus capacidades de investigación y de asesoramiento científico y técnico, reza la carta, de dos páginas.

El principal objetivo de la fusión es aliviar el colapso administrativo que sufrían estos centros. A partir de ahora quedarían “bajo el paraguas del CSIC” y podrían beneficiarse de su capacidad de gestión para agilizar su trabajo y evitar los problemas que les habían llevado a la parálisis administrativa. En cuanto al personal funcionario, estatutario y laboral, permanecerá en la situación de servicio activo en su mismo nivel y conservará la antigüedad, el grado y las retribuciones que tuvieran consolidados y con los mismos derechos y obligaciones, señala Duque en su carta, quien también asegura que se garantizará la permanencia de la “identidad” y la “historia” de las tres instituciones —el IEO y el IGME fueron fundados a principios del siglo pasado—.

El Gobierno está preparando un real decreto con todos los detalles de esta reorganización. Fuentes de Ministerio de Ciencia explican que el texto ya se ha comenzado a redactar de forma detallada y después deberá enviarse para su aprobación a todos los ministerios implicados, que incluyen Hacienda, Agricultura y Pesca, Transición Ecológica y Trabajo. Esperan que sea aprobado por el Consejo de Ministros en septiembre. La fusión de los organismos se haría efectiva a principios de 2021.

El objetivo del Gobierno es evitar que desaparezcan las agencias estatales como el CSIC, cuya duración está limitada por la ley de desaparición de agencias estatales aprobada en 2015. Ahora la idea es reforzar al CSIC para que conserve toda la flexibilidad administrativa y que los otros tres centros nacionales puedan aprovecharla para su gestión. También se va a explorar la unión de recursos humanos y técnicos especialmente allí donde hay presencia del CSIC y de los tres antiguos OPI. Por ejemplo, el IEO y el CSIC tienen centros equiparables en Galicia, Cádiz y Palma de Mallorca. Para facilitar la integración, el CSIC tendrá una nueva vicepresidencia que representará al IEO, el IGME y el INIA.

El resto de los OPI se quedarán de momento como están, explica el Gobierno. El Instituto de Salud Carlos III y el Ciemat, dependientes de Ciencia, seguirán siendo organismos autónomos, ya que no han tenido problemas de gestión tan graves y deben compaginar su labor de investigación con la de asesoramiento en salud y energía nuclear, respectivamente, explican desde el Ministerio que dirige Pedro Duque. El Instituto de Astrofísica de Canarias ya gozaba de una mayor flexibilidad y efectividad en la gestión pues es un consorcio público formado por la Administración General del Estado, la Comunidad Autónoma de Canarias, la Universidad de la Laguna y el CSIC. El último OPI es el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, que depende del ministerio de Defensa.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50