Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario confirma que pagó el viaje al fútbol del ‘síndic’ Rafael Ribó

Jordi Soler explica al juez que el exdiputado de CDC Ramon Camp le pidió que hiciera la invitación

El exdiputado Ramon Camp, este lunes, a la salida de la Audiencia Nacional .
El exdiputado Ramon Camp, este lunes, a la salida de la Audiencia Nacional .

El empresario Jordi Soler, que pagó el viaje a la final de la Champions que disputó el FC Barcelona en Berlín de 2015 y del se beneficiaron presuntamente el Síndic de Greuges [defensor del pueblo catalán] Rafael Ribó, y su hija, ha declarado este lunes ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que accedió a invitarlo a petición del que fuera diputado de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) Ramon Camp. Soler, investigado por un presunto delito de cohecho, negó en la declaración que sus empresas tuvieran alguna relación con Ribó.

Las sociedades Electromecánica Soler, Grup Soler Constructora y Soler Global Service gastaron en 2015 un total de 39.900 euros para sufragar el alquiler del avión y la furgoneta para los desplazamientos en Berlín que incluía aquella expedición a la que Ribó solicitó asistir en compañía de su hija y su pareja por intermediación de Ramon Camp. Este compareció ante el juez como testigo y declaró que es amigo de la familia Soler y que en 2009 ya coincidió en Roma con Ribó en otro encuentro de la Champions del FC Barcelona y que regresaron en un avión fletado por el empresario.

Se da la circunstancia de que la hermana del exjugador del FC Barcelona y entrenador Pep Guardiola es pareja del convergente Ramon Camp y por eso, según su declaración, le consultó a Soler si en 2015 podía sumarse al viaje el Síndic, su mujer y su hija. En el avión viajaron finalmente 14 personas.

Esta declaración se inscribe en el llamado caso del 3% sobre el presunto pago de comisiones a cambio de obra pública adjudicada por CDC cuando gobernaban la Generalitat. El juez De la Mata acordó hace unos días que se le diera traslado a Ribó de las actuaciones y, en particular, de los informes de la Guardia Civil que apuntan a que se benefició de aquel viaje sin tener ninguna relación de amistad con Soler que lo justificase, para que pueda designar abogado y participar en el procedimiento antes de decidir si envía la causa al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, ante el que está aforado.

Antes de tomar esa decisión, el juez acordó que declarasen Soler y los testigos para salvaguardar el derecho de defensa de Ribó, pues si se produjera su imputación ha de ser “de modo inequívoco y directo” por la comisión de determinados hechos concretos objetivamente constatables.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >