Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern planteará en la mesa de diálogo que el Estado se retire de las causas judiciales contra el soberanismo

Aragonès aboga por seguir con la legislatura si Torra es inhabilitado

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès. En vídeo, declaraciones de Aragonès.

El futuro de la legislatura en Cataluña si el presidente Quim Torra es finalmente inhabilitado y de la mesa de negociación entre gobiernos acordada por los socialistas y ERC marca ahora el compás de las relaciones entre republicanos y Junts per Catalunya, los dos socios del Govern. El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha asegurado este miércoles que planteará en ese foro bilateral que el Gobierno se retire de las causas abiertas contra el independentismo. También ha abogado por agotar la legislatura si finalmente el Tribunal Supremo ratifica la condena contra Torra por desobediencia. Albert Batet, el presidente del grupo parlamentario de Junts per Catalunya, ha criticado a Aragonès por plantear esta posibilidad y no defender al president.

"Si hay una inhabilitación firme no se pueden convocar elecciones. Lo que tiene que hacer el Parlament es elegir a un nuevo president", ha dicho el vicepresidente en una entrevista a Catalunya Ràdio. La ley de Presidencia de la Generalitat establece que solo se puede inhabilitar a un presidente si hay una sentencia judicial en firme y que en ese caso el vicepresidente asumirá las funciones de gestión del presidente de la Generalitat hasta que la Cámara elija otro presidente o, de lo contrario, corra el reloj para disolver las Cortes.

Batet no ha tardado en responderle a Aragonès vía Twitter. "¿Y lo que votamos el sábado en el Parlament [el rechazo de la inhabilitación dictada por la Junta Electoral Central]? El presidente Torra es diputado y presidente. Hay que cumplir la ley. La Ley de la Presidencia y reglamento del Parlament. El Parlament debe plantar cara como lo ha hecho el Parlamento Europeo. No demos por hecho ciertas cosas".

Aragonès ha explicado además que espera ir con Torra a la mesa de negociación y que allí pondrán juntos sobre la mesa no solo el ejercicio del derecho a decidir sino también la retirada del Gobierno de todas las causas judiciales contra el independentismo. "Será una de las cosas que pongamos encima de la mesa, el fin de la represión. Y pasa, entre otras cosas, por esto (por la retirada del Gobierno de esas causas)", ha dicho.

El coordinador de Esquerra también se ha referido a las palabras de la diputada Montse Bassa, que en la sesión de investidura del pasado martes aseguró que le importaba "un comino" la gobernabilidad de España. Aragonès ha argumentado que es la reacción propia de una persona "que tiene a su hermana en la cárcel" y que el "dolor" que expresó lo comparte "una mayoría de la sociedad catalana". "Fue positivo que en el Congreso se visualizase que en Cataluña hay ese dolor", ha asegurado.

Los republicanos facilitaron el pasado martes, con su abstención, la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno tras acordar la formación de una mesa de diálogo entre el Ejecutivo central y el catalán para abordar posibles soluciones a la crisis catalana. El posicionamiento de los republicanos produjo un choque con Junts per Catalunya y la CUP, que consideran que ERC los ha traicionado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >