Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid Central cambiará las multas por avisos durante al menos dos meses

Medallas policiales, ceses y la moratoria en la zona de bajas emisiones de la capital entre las primeras medidas el nuevo Ayuntamiento

Un cartel con el logo del Área de Prioridad Residencial Madrid Central. En vídeo, declaraciones de la portavoz del Gobierno municipal de Madrid.

El nuevo Ayuntamiento de Madrid, gobernado por el PP con Ciudadanos y el apoyo de Vox, ha empezado a tomar decisiones. La primera que ha anunciado ha sido un guiño a la junta de mandos de la Policía municipal. El cuerpo celebra los festejos de su patrón el próximo lunes y los actos volverán al Retiro, como ya había dicho el alcalde Martínez-Almeida, pero “además se van a ampliar las propuestas de medallas al merito profesional y policial”, como ha explicado Inmaculada Sanz, portavoz del ejecutivo municipal. También se han anunciado ceses, principalmente en el área de cultura y se ha hablado —y mucho— de Madrid Central.

El único dato que ha confirmado el gobierno municipal ha sido la fecha de cese de la zona de bajas emisiones: “Será el 1 de julio como se había dicho”. Durante esa moratoria, que se activará aplicando el artículo 247 de la Ordenanza de Movilidad y que puede durar hasta dos meses, se emitirán multas, pero estas no se harán efectivas.

La medida sigue adelante aunque Sanz ha reconocido que aún no tienen estudios técnicos del impacto que supondría la vuelta de los vehículos a un centro cuyas calles y avenidas se han rediseñado para dar prioridad al peatón. “El sistema no está funcionando porque no se estaba sancionando con garantías”, ha explicado la portavoz en referencia a la anulación de miles de multas (algunas por un error de fecha y otras por el control de las matrícula). También ha hablado de la instalación de las pantallas informativas sobre las plazas de parquin disponibles en el área de tráfico restringido, pero no ha cerrado la fecha de instalación.

Ciudadanía y ecologistas en contra de paralizar Madrid Central

El mismo día que el nuevo Ayuntamiento ha confirmado la moratoria de la zona de bajas emisiones Madrid Central se ha constituido la Plataforma de Defensa de Madrid Central con la presentación de más de 150.000 firmas recogidas en el último mes. Han pedido audiencia al alcalde José Luis Martínez-Almeida y han convocado una manifestación por el centro de la ciudad el próximo 29 de junio.

La plataforma está constituida por Fravm (la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, que aglutina a 120.000 socios), la FAPA Giner de los Ríos, que representan a 900 asociaciones de padres y madres de la Comunidad, así como a colectivos ecologistas. Además, desde Ecologistas en Acción mantienen la idea de denunciar la moratoria cuando se aplique.

“Madrid Central no ha funcionado”, ha insistido Sanz que también ha remarcado que el plan “no ha ayudado a disminuir la contaminación”. Los datos municipales de mayo dicen lo contrario: en 14 de las 24 estaciones de la capital bajó la polución a niveles históricos. Y si se evalúa todo el primer trimestre del año, con unas condiciones meteorológicas de estabilidad, parece que la medida también ha sido efectiva: mientras en la ciudad los contaminantes han aumentado un 19%, en la Comunidad lo ha hecho un 29%, diez puntos más. “Tenemos que ser más ambiciosos con respecto a la calidad del aire”, ha continuado Sanz que sí que ha confirmado una reunión, el próximo 25 de junio, con la Plataforma de Afectados por Madrid Central. También, el apagado de los semáforos de la A-5, "en los próximos días".

Cuestionada sobre los acuerdos con Vox, cuyos votos son clave para que Ciudadanos y PP sumen mayoría, así como sobre el pacto secreto firmado entre los populares y la ultraderecha, Sanz no ha esclarecido nada: “Nos gustaría que el tema se solucionase en breve, pero se tardará lo que se tenga que tardar. El objetivo es cumplir el acuerdo con Vox. No puedo decir más”.

Cocheras de Metro de Madrid en Cuatro Caminos.
Cocheras de Metro de Madrid en Cuatro Caminos.

Cuatro Caminos y Nuevo Norte

Junto a la portavoz municipal, ha comparecido el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes (Ciudadanos), que ha anunciado “el desbloqueo del expediente de las cocheras de Cuatro Caminos”. Este edificio, obra del arquitecto Antonio Palacios, fue vendido por la Comunidad de Madrid a una cooperativa, que pretende derribarlas para construir en su lugar viviendas, una zona verde y unas nuevas cocheras. La asociación Madrid Ciudad y Patrimonio (MCyP) ha mostrado su oposición al proyecto desde el origen: lo define como un ataque al legado de Palacios en Madrid por lo que pidió, sin éxito, la declaración de la construcción como Bien de Interés Cultural, lo que paralizaría su demolición. El Gobierno regional se negó.

El plan lleva más de cinco años entre problemas legales. A pesar de las críticas, el gobierno de Manuela Carmena (Más Madrid) aprobó el plan inicial el pasado enero en Junta de Gobierno, después de solucionar un error administrativo. Pero no lo llevó al Pleno, tal y como le exigían las alegaciones. El nuevo ejecutivo repite el proceso: vuelve a aprobarlo en Junta de Gobierno como paso previo a aprobarlo luego en el pleno municipal. “El expediente [de Cuatro Caminos] va camino de la Comunidad para que se reúna la comisión de urbanismo. Hemos hecho en cuatro días lo que el anterior ejecutivo no ha hecho en cuatro años”, ha dicho Fuentes apuntándose el tanto.

Los defensores del patrimonio, como MCyP, mantienen su recurso ante los tribunales -"Respetaremos todas las decisiones judiciales", ha apuntado Fuentes- y no descartan volver a denunciarlo si finalmente se aprueba en pleno, informa Miguel Ángel Medina. “No se puede decir que hemos empezado fuerte, pero sí que hemos tomado las riendas de urbanismo”, ha añadido el delegado que también ha mencionado Madrid Nuevo Norte, otro de los grandes proyectos del área y también impulsado por el gobierno anterior, pero sin dar más información.

¿Qué va a pasar con Madrid Central?

El 1 de diciembre de 2018 se puso en marcha Madrid Central, una de las medidas estrella de Manuela Carmena. Se trata de un área de bajas emisiones a la que solo pueden acceder los vehículos de los residentes y los ecológicos (ECO y Cero); los demás coches pueden acceder siempre que tengan etiqueta (B o C) y aparquen en un aparcamiento de uso público. Las cuatro Áreas de Prioridad Residencial (APR) puestas en marcha por el PP quedaron integradas dentro de Madrid Central. La medida ha reducido la polución en la capital hasta niveles históricos.

El acuerdo total para una revisión de Madrid Central no parece sencillo y necesitará de mayoría absoluta en el pleno para cambiar la Ordenanza de Movilidad Sostenible. De momento, el alcalde del PP ha anunciado una moratoria que suspenderá las multas durante un periodo no determinado. Esto supone levantar la veda a las restricciones de tráfico en el centro, puesto que no habrá ningún elemento sancionador que lo evite. Los coches podrán acceder a todo el centro, incluyendo las antiguas APR (Embajadores, Cortes, Ópera y Las Letras).

La postura del partido ultraderechista Vox, por ejemplo, es eliminar completamente Madrid Central. En el bloque de la derecha, solo Ciudadanos ha sido respetuoso con la iniciativa de Carmena, no se plantea eliminarlo y solo ha matizado que cambiaría “todo aquello que no haya funcionado y mejorarlo, pero siempre teniendo en cuenta la opinión de los afectados”, sin especificar qué cambios serían estos. Más Madrid y PSOE apuestan por mantenerlo e incluyo ampliarlo. Los comerciantes, que han sido críticos con la medida, tampoco piden eliminarla, sino más permisos para poder acceder con sus vehículos y atender a sus negocios y clientes.

Entre los planteamientos del PP figura que los coches podrían circular libremente por algunas de las arterias principales del centro, como Gran Vía, Atocha o Toledo, si bien las dos primeras tienen ahora aceras más anchas y menos espacio para los coches. Otra de las medidas que plantea Almeida es instalar paneles informativos en las entradas del área restringida para informar de las plazas libres en los aparcamientos de uso público, a las que pueden acceder libremente los vehículos con etiqueta ambiental (todos, salvo los más antiguos). En este tema no parece que vaya a haber ninguna polémica, ya que el plan inicial de Carmena ya incluía esta medida, aunque no se ha llevado a cabo.

Mientras, la Comisión Europea continúa monitoreando la calidad del aire en Madrid. Si finalmente se eliminara Madrid Central, el procedimiento sancionador no se activaría automáticamente, pero podría obligar a tomar medidas alternativas, dado que Bruselas intervendrá si los niveles de partículas contaminantes superaran los límites permitidos. Además, varias asociaciones llevarán el asunto a los tribunales si finalmente se deroga Madrid Central.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información