Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Traición política en Aranjuez

La alcaldesa socialista tenía un acuerdo con Ciudadanos que en el último segundo se convirtió en papel mojado: Cs había cerrado un pacto en secreto con PP y Vox

pactos aranjuez
La alcaldesa de Aranjuez, Cristina Moreno, hace declaraciones tras el minuto de silencio para condenar el asesinato de dos vecinas de Aranjuez, el 10 de junio. EFE

Cuando despertó, el Ayuntamiento ya no estaba allí.

La socialista Cristina Moreno se fue a dormir el viernes 14 de junio con la convicción de que, al día siguiente, volvería a ser reelegida alcaldesa de Aranjuez, una ciudad de casi 60.000 habitantes al sur de Madrid. Horas antes, tras días de negociación, había acordado un pacto de gobernabilidad con Ciudadanos y una escisión local del PSOE, Inpar. En él se detallaba el reparto de concejalías, los salarios, los cargos de confianza, la composición de la junta de Gobierno y la presidencia de las comisiones informativas. En un power point fijaron el organigrama, en otro la gestión al céntimo de la deuda durante los próximos cuatro años. Los documentos, vistos hoy, suponen un prospecto sobre el funcionamiento de una administración local.

Al día siguiente, sábado, el bastón de mando de Aranjuez, un cilindro alargado de color negro y empuñadura dorada, esperaba la mano que lo alzara. Moreno daba por hecho que a mediodía, la hora en la que comenzaba el pleno de investidura, el bastón lo blandiría ella. A las 10.40 habló por teléfono con el candidato de Cs, Salvador Vidosa, quien le aseguró, según ella, que "no tenía luz verde" de su partido para el acuerdo pero que se abstendría en el pleno, lo que facilitaría su investidura. Poco después, a las 11.30, abrió Facebook y encontró una noticia del Heraldo de Aranjuez que anunciaba un entendimiento entre Ciudadanos y PP, con el apoyo en forma de votos de Vox. Le entraron sudores fríos. Su final como alcaldesa se escenificaría en un rato.

Moreno no se lo tomó bien: "Me encabroné". Incluso para los estándares de la política —que se nutre en ocasiones de personajes que medran en situaciones humanas extremas para alcanzar la cima de su profesión— la socialista cree que el asunto se trató con "excesiva deslealtad". "Ahora, nos damos cuenta de que además jugaba a dos bandas. Ha exhibido el peor estilo: ha sido frío, calculador, embustero, traidor y carente de toda ética", se lee en un comunicado difundido por el partido en referencia a Vidosa.

Aparentemente, nada les hizo sospechar a los socialistas que sobre la mesa había una opción b para el Ayuntamiento. Moreno dice que a Cs le "gustó" el primer programa que les presentaron, a los pocos días de conocerse los resultados de las urnas, donde el PSOE había resultado como el partido más votado. Entre el 11 y el 15 de junio se intercambian correos electrónicos, llamadas de teléfono y, en ocasiones, las número dos de los partidos, se vieron en persona.

La nueva alcaldesa, María José Martínez, el 15 de junio, día de la investidura
La nueva alcaldesa, María José Martínez, el 15 de junio, día de la investidura EUROPA PRESS

El tercer partido que iba a formar esa coalición, Inpar, da por buenos los documentos que han trabajado durante la semana sus dos socios. Su responsable, Juan Carlos Ramírez, piensa en cuál será la mejor manera de anunciar el acuerdo. Las negociaciones, cuenta, se alargan hasta el viernes y como el candidato de Cs no puede quedar hasta la madrugada, la firma de compromiso queda en el aire. "Estoy decepcionado por las formas", dice Ramírez, al que le queda la duda de si Vidosa fue quien tomó la última decisión o si bien fue cosa del partido.

Ciudadanos no quiso responder a las preguntas de este periódico. A través de su servicio de prensa envió el siguiente mensaje de Vidosa: "No vamos a ser comentaristas de otros. Esto no es ningún juego para nosotros. Ciudadanos es un partido dialogante y como tal, se ha sentado a hablar con todos los partidos, para comparar proyectos e ideas. Nunca firmamos nada con el PSOE, de hecho nuestro socio preferente tal y como marcó la ejecutiva nacional es el PP. A nuestro entender, hemos cerrado el mejor acuerdo posible y el que más puede beneficiar a los vecinos de Aranjuez".

Los últimos cuatro años han sido turbulentos allí. Moreno, con siete concejales, gobernó en minoría. El PP, por ejemplo, tenía ocho. Ante la falta de apoyos para sacar adelante el plan de viabilidad económica que le exigía aprobar el Ministerio de Hacienda, la alcaldesa presentó la dimisión en 2017. Parecía que iba a tomar el relevo el PP con la que es ahora la alcaldesa al mando, María José Martínez, que ya había estado en el cargo años atrás. A última hora, sin embargo, Moreno firmó un pacto de estabilidad con los partidos de izquierda que le mantenía en el puesto hasta las elecciones. El PP se quedó a las puertas. Ahora, tras su victoria, el vicesecretario de Organización y Electoral PP de Madrid, Alfonso Serrano, resumió el sentir de su partido en un tuit lanzado el día de la investidura: "Una de las muchas alegrías de hoy. ¡El cambio en Aranjuez!".

Ese sábado de frustración, Moreno se evadió del duro golpe con un acto político en una pedanía de Aranjuez. Por la noche cenó con unos amigos. Se había levantado preparada para ser alcaldesa y acababa el día en la oposición.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información