Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PEPU HERNÁNDEZ | CANDIDATO A LAS PRIMARIAS DEL PSOE

“Yo no quiero más Madrid, quiero mejor Madrid”

El exseleccionador de baloncesto ya tiene decidido cuál será el corazón de su campaña: denunciar las desigualdades

Pepu Hernández en la colonia experimental de Villaverde.

José Vicente Pepu Hernández (Madrid, 61 años) cita a EL PAÍS en un bloque de viviendas de Villaverde carcomido por la humedad. El frío muerde en los huesos. Un olor intenso sube por la escalera de paredes empapadas y escalones desiguales. Mientras el candidato socialista habla, pasan los vecinos empujando carritos de bebé y cargando con la compra. Apenas tocan la barandilla, fina como un hilo. El exseleccionador compite con Manuel de la Rocha y Chema Dávila por ser el aspirante del PSOE a la alcaldía de Madrid, y ya tiene decidido cuál será el corazón de su campaña: denunciar las desigualdades.

Pregunta. ¿Por qué Villaverde?

Respuesta. Madrid tiene puntos fuertes. Estamos hablando de una gran ciudad, que es admirada en muchos sentidos y tiene muchísimos valores. Lo que pasa es que a mí los puntos débiles me están sorprendiendo. Incluso me están afectando. Percibo situaciones de una tremenda desigualdad, que para mí significan falta de oportunidades. Una falta de oportunidades para muchos que se puede estar enquistando en determinados barrios. Lo digo claramente: hay algunos casos que me han afectado personalmente y emocionalmente.

P. ¿Cuáles?

R. Situaciones como esta de Villaverde creo que tienen una gravedad… Y no es la única en Madrid. Es una de las que más me habrá afectado, pero no es la única. Podemos estar hablando de otros distritos, como el de Hortaleza, o del barrio del aeropuerto. Hay un determinado foco de infravivienda. No es respetable que una ciudad como Madrid tenga esos problemas. Es una ciudad que tendría que ser mucho más próspera y solidaria.

P. Habla de emociones. ¿Sirven de algo en la política?

R. ¿Qué es la emoción? La emoción es lo que nos mueve. Y yo no quiero moverme solo a mí mismo, sino mover a un equipo, mover a un grupo, y mover a una ciudad para que realmente entre todos planteemos soluciones.

P. Chema Dávila, su rival en las primarias del PSOE, opina que los independientes que entran en política tienen que tener experiencia para liderar un proyecto. No es su caso. ¿Se da por aludido?

R. Por supuesto que me doy por aludido. La experiencia está muy bien, pero la política también merece una mirada distinta, un aire de frescura. No todo el mundo empieza sabiendo. Mi intención es aprender muchas cosas que no puedo entender por la falta de experiencia que dicen algunos, pero no transformarme mucho porque entonces no podría aportar una visión diferente, y sobre todo, un valor real de la política que perciban también los ciudadanos.

P. ¿En qué sí querría transformarse?

¿Qué planes tiene para el deporte femenino?

Amaya Valdemoro (Madrid, 1976) protagonizó el boom del baloncesto femenino: triple campeona de la WNBA, oro europeo, ganadora de la Euroliga... Pregunta a Hernández cómo fomentará el deporte en general y el femenino en particular.

“El deporte femenino está viviendo una explosión gracias a deportistas extraordinarias”, contesta. “Para mí la mujer lo que significa es luchadora, luchadora por sus derechos, luchadora por sus libertades, luchadora por su concepto dentro la sociedad”, sigue. “Afortunadamente, el deporte, y el deporte de la mujer, sirve de lanzamiento [en esa lucha]”, añade. “Trabajar por el deporte tanto femenino como masculino es dotar también a la ciudad de seriedad sobre el deporte”, sigue. “Para que a la gente le guste realmente el deporte y no la expulsemos hay que hacerlo con muchísimo más nivel”, pide. “No entiendo por qué se divide cultura, educación y deporte. Me gustaría vivir en una ciudad educada y educativa, que tenga ese concepto que tiene el programa del partido socialista de la ciudad escuela, donde todos aprendamos de todos”.

R. Tengo que aprender sobre procedimientos, pero en la forma en que me expreso, me gustaría no ser fiel a los términos oficiales y oficialistas, porque creo que cuando se utilizan mucho las cifras y los términos, llegamos muy poco a los demás. O cansamos. Y no estamos para cansar. Deberíamos estar para llegar mejor y más claramente [a los ciudadanos], porque si no, estamos trabajando para élites. La ciudad no son élites, es todos.

P. Coincide con la visión de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, sobre los políticos no profesionales.

R. Me alegra coincidir con personas que tienen una actividad política y una experiencia demostrada, sin excesivo dogmatismo, sin partidismos.

P. Subraya usted las desigualdades que hay en Madrid. ¿Carmena ha desaprovechado una oportunidad o no ha tenido tiempo para hacer todo lo que quería en estos cuatro años?

R. Son 30 años prácticamente de gobiernos del PP, y cuatro años de Ahora Madrid, o Más Madrid. Yo no quiero más Madrid. Yo quiero mejor Madrid. Más Madrid está bien, pero por lo que debemos luchar es por un mejor Madrid. Es la diferencia que quiero marcar. Una cuestión es que se han desaprovechado momentos. Por supuesto ha habido una herencia terrorífica del PP, que trabajó para unos pocos, para los fondos buitres, y ha dejado un problema endémico que tenemos que resolver, y en cuatro años no se puede. Ha habido buena intención, pero mala ejecución. No podemos estar pensando solo en la deuda. Se debería haber pensado más en las necesidades, las urgencias, y se tendría que haber actuado mucho antes sobre esto.

P. ¿Qué cree que ha ocurrido?

R. [En Ahora Madrid] han tenido que estar discutiendo qué grupos, qué equipos, qué fuerzas, qué plataformas, y eso es una pérdida de tiempo tremendo que no te deja actuar. Nosotros tenemos que corregir eso.

P. ¿Gobernaría con Carmena?

R. Es algo que ni me planteo en esta etapa. Nos entenderemos mejor con unas personas que con otras, o con unas ideas que con otras. Tenemos que entablar siempre un diálogo constructivo sobre las cosas que nos unen.

P. Al poco de que fuera oficial su participación en las primarias del PSOE también se supo que tiene una sociedad. ¿Es coherente que un político que pone el acento en las desigualdades use un instrumento con el que puede llegar a pagar menos impuestos?

El candidato a las primarias socialistas en las escaleras de un edificio en Villaverde.
El candidato a las primarias socialistas en las escaleras de un edificio en Villaverde.

R. Nunca fue mi interés pagar menos impuestos. Sí intentar que los trámites fueran más sencillos a través de una empresa y para separarlos de la actividad profesional, que en ese momento creo que era la Federación Española de Baloncesto como seleccionador nacional. Son conceptos completamente distintos. Hay gente que ha dicho que tengo cuatro propiedades en Asturias y una casa. Es una ruina absoluta y catalogada como tal y simplemente tengo un terreno rural con una valoración catastral de 23 euros.

P. ¿Advirtió a Pedro Sánchez sobre su sociedad?

R. Cuando entras en política, entras con total transparencia. Nunca he pensado que hubiera un conflicto sobre ese tema. Siempre, siempre, siempre he pensado que he actuado dentro de la legalidad, porque jamás me ha reclamado nada la Agencia Tributaria. Y también cumplo unos parámetros éticos que creo que tengo y mantengo.

P. Cuando el presidente del Gobierno le ofrece ser el candidato, ¿qué elementos valora usted?

R. Tardé unos días, pero por cuestiones quizá más familiares que de otro tipo. Estaba viviendo una situación de poca actividad; sabía que me tenía que poner en forma para este reto que para mí era muy importante y es muy ilusionante. Es un momento crucial en nuestra historia política. No solamente en las cuestiones municipales, sino también en las cuestiones de Estado y con respecto a Europa. Incluso con una visión que puedan tener sobre Madrid también desde Hispanoamérica.

P. Sus adversarios en las primarias sugieren que usted no quiere debatir. ¿Habrá debate?

¿Sorprenden más los ataques de los rivales o el fuego amigo?

Alfonso Reyes (Córdoba, 1971), exjugador internacional, triple medallista con la selección española, y ahora presidente de la Asociación de baloncestistas profesionales, pide al extrenador que reflexione sobre lo que más le ha sorprendido de su “nueva vida política, tan diferente a la deportiva”.

“Entiendo que la política tiene sus normas, y que tiene sus valores”, responde el exseleccionador nacional. “Pero para mí, por ejemplo, es muy importante poder aportar los valores que tiene, no el mundo del deporte, sino el valor de los deportistas en sí, que creo que es importante resaltar también”, prosigue. “Y creo que hay determinadas cuestiones en las que hablamos de trabajo en equipo, de solidaridad, que creo que deberíamos tener un poco más presente en la actividad política”, argumenta, proponiendo una nueva forma de hacer política. “Hay una cuestión muy importante que no se dice mucho en este país y que se dice en Estados Unidos: gracias por servir”, resalta. Y remata: “A mí eso me parece muy importante, que la gente reconozca que hay una actividad política que debemos de valorarla muchísimo más”.

R. Va a haber debate seguro. Como soy inexperto según ellos, a lo mejor no entendía de qué debíamos debatir dentro del partido. Tenemos que tener más capacidad de unión, ir todos en la misma línea. Eso nos da muchísima más fuerza hacia el exterior.

P. ¿Cómo cree que le ve la militancia socialista?

R. Como alguien que viene a tratar de movilizar, de ilusionar, a hablar de otros temas. Yo he sido crítico con el partido socialista, pero considero injusta esa desafección que ha existido durante un tiempo con el partido.

P. ¿A qué la atribuye?

R. Nos hemos olvidado de hablar más directamente con la gente, de analizar cuáles son los problemas. Cuando voy a las agrupaciones, tengo un pequeño informe del distrito y la limpieza suele aparecer como el primer problema. Pero ellos [en las agrupaciones] nunca me han mencionado el tema. Una cosa es lo que pensamos y otra cosa es la realidad.

P. Entonces, ¿cuáles son los tres problemas más importantes de Madrid?

R. Las desigualdades. La juventud es vulnerable porque no está accediendo a la vivienda. Estamos echando a la gente joven en el centro. Hay un problema también gravísimo con la movilidad y la calidad de aire. Tenemos que saber definir cómo queremos que sea Madrid en el futuro.

P. ¿Estaría a favor de limitar el precio del alquiler en zonas de especial demanda, como el centro?

R. Hay que regular de alguna forma, pero no es solamente una cuestión de precios, sino de oferta y demanda. Si hay más posibilidades de alquilar, se regularán los precios. Necesitamos un parque público importante para el alquiler. Cuando me hablan de Operación Chamartín, de Operación Campamento, yo veo op, oportunidad. Oportunidad Chamartín, Oportunidad Campamento, para reequilibrar la ciudad. Tenemos que revisarlas bien porque tiene que haber mucha más vivienda social, mucha más vivienda protegida y de alquiler para que sirva para todo Madrid, no para determinadas zonas y para los intereses particulares de algunos.

P. ¿Ampliaría Madrid Central?

R. Es una posibilidad, pero habría que estudiarlo. Me parece bien Madrid Central, pero no se ha valorado bien su influencia sobre el resto de los distritos. Tenemos un problema de movilidad, no es solo una cuestión de calidad del aire.

P. ¿Lo ampliaría o no?

R. Es una posibilidad. No sabemos cuáles van a ser las necesidades de Madrid y hay que estudiarlas. Creo que eso traería una complicación tremenda para Madrid.

P. El tramo urbano de la A-5 acaba de estrenar sus semáforos.

R. Se podría haber hecho muchísimo mejor. Posiblemente no se deberían haber puesto los semáforos directamente, sino que se habría tenido que regular la zona de una forma especial, teniendo en cuenta absolutamente todo. No podemos actuar independientemente, porque lo que puede ser bueno para unos puede ser malo para otros. Hay que estudiar el tema, los costes económicos de un posible soterramiento u otras posibilidades. Existe un problema. No se va a solucionar con un semáforo o dos.

P. ¿Y con el soterramiento sí?

¿Qué fortaleza y qué área de mejora ha detectado en Madrid?

Pablo Martínez Arroyo (Madrid, 1971) no solo fue el base de uno de los mejores Estudiantes de la historia, coronado en la Copa del Rey y semifinalista en Europa, sino que también coincidió con Pepu Hernández en la cantera del club madrileño. De todos esos años juntos, el exjugador rescata la petición de que el exentrenador aplique a la política uno de sus puntos fuertes como técnico: analizar las fortalezas y debilidades de la capital.

“Madrid tiene muchos valores y un patrimonio artístico extraordinario”, contesta Hernández. “Ahora estoy visitando todos los distritos, todos los barrios, y todas las agrupaciones del partido socialista, sobre todo para oír y escuchar constantemente cuáles son los problemas”, explica el aspirante, que sabrá el 9 de marzo si gana las primarias. “Nosotros no podemos hacer un planteamiento de ciudad pensando en el corto plazo, sino también pensando en el largo y medio plazo, porque esa falta de oportunidades se pueden enquistar y se puede recibir dentro de unos años una ciudad completamente desequilibrada e injusta”, analiza. “Y eso es algo con lo que se debe actuar de inmediato”.

R. Podría ser, pero combinado con otras muchas cosas. Podría ser inviable económicamente.

P. La posibilidad de construir un Bus-VAO en la entrada de la A-2 está sobre la mesa. ¿Lo construiría también en la A-5?

R. Creo que sí. Sinceramente creo que esa es una solución. Hay que desarrollar y potenciar el transporte público. También hay que trabajar sobre los parkings disuasorios, mejorar también BiciMad y llevarlo a otros barrios para que haya interconexión y oportunidades en otros sitios.

P. ¿Construiría un carril ciclista en la Castellana?

R. Creo que sí, creo que es útil, es necesario. Hay que dar una oportunidad a ese tipo de desplazamiento que es un desplazamiento limpio, amable, y queremos convertir Madrid en una ciudad amable, en todos los sentidos. Una ciudad que sea vivible.

P. Con Ciudadanos, ¿podría llegar entenderse?

R. Hay cuestiones en las que podríamos ponernos de acuerdo. Mi planteamiento no es partidista en ese sentido. ¿A quién le va a molestar que haya más igualdad en Madrid, que esté más equilibrada, que se respire mejor? Quiero que podamos hablar de todo y con todos. Reclamo el derecho de poder estar equivocado y de que me convenzan otros con argumentos, no con insultos. No va a haber mayorías, no va a venir nadie a solucionarnos las cosas. Va a haber equipos, trabajo, diálogo.

P. ¿Hay entonces una posibilidad de que gobiernen juntos?

R. No estamos en esa etapa. Nosotros queremos que el partido socialista tenga mucha más fuerza. Debemos intentar convencer y llegar a muchísima más gente. Después, posiblemente necesitemos el apoyo de otros partidos. Ahí es donde llega la etapa de ponerse de acuerdo. No estamos en el momento de cerrar puertas, de poner barreras.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información