Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La A-5 estrena semáforos entre críticas de los alcaldes del sur de Madrid

Los conductores de autobuses se quejan de mayores retenciones y de que algunos conductores no respetan el carril bus

Cartel anunciador de la puesta en marcha de los nuevos semáforos de la A-5. En vídeo, reacciones políticas a los nuevos semáforos.

Desde las once de la mañana, la autovía de Extremadura (A-5) se ha transformado en una vía urbana con semáforos de entrada a la ciudad, además de un radar de tramo. Esta medida, aprobada por el Ayuntamiento de Madrid para intentar reducir la contaminación acústica y atmosférica en la zona, nace envuelta en las críticas de la oposición y de los alcaldes de la zona sur de la región.

Con esta medida, el Ayuntamiento también quiere "reducir el efecto barrera de la A-5”. A su paso por esta zona del distrito de Latina, esta carretera tiene una sección variable que va desde los tres o los cuatro carriles por sentido y con una intensidad media de tráfico que supera los 110.000 vehículos. Vivir al borde de una autovía genera graves problemas para los vecinos de la zona.

Los semáforos se pusieron ayer en marcha fuera de la hora punta (sobre las 11.00) aunque llevaban instalado varios días con las luces en ámbar. Al poco de comenzar a funcionar, se produjo un accidente cuando un vehículo, que iba a demasiada velocidad, paró en seco al ver el semáforo en rojo. El coche que iba detrás no pudo frenar. No hubo heridos, según informa Europa Press. Los semáforos se encuentran solo en el sentido de entrada a la capital y sirven para conectar la avenida de los Poblados y la calle de Carabias, a la altura de los puntos kilométricos 6,5 y 5,7. En estos tramos se reduce la velocidad de 70 a 50 kilómetros por hora. Otra novedad es la creación de un carril bus desde la zona de los antiguos cuarteles hasta el Alto de Extremadura. Ayer, en plena hora punta, muchos conductores se saltaron la restricción y lo invadían. "Hemos tenido retenciones desde el barrio de San José de Valderas [en la zona norte de Alcorcón]. Los conductores no respetan todavía el carril bus y se crean grandes atascos", se quejaban José Antonio Salas y Manuel Muñoz, dos conductores de la línea 513 (Alcorcón-Madrid), de la empresa De Blas.

“Lo importante en cualquier medida de movilidad es planificarla correctamente”, dijo la alcaldesa Manuela Carmena, que siempre ha defendido que ese tramo de la A-5 se convierta “en definitiva una calle”. El primer paso para ello es calmar el tráfico bajando la velocidad y regulándolo.

Mientras los vecinos mostraban su apoyo a la medida —una propuesta del grupo socialista—, los alcaldes de varios pueblos del sur de la región (Alcorcón, Arroyomolinos, Móstoles y Navalcarnero) mostraron su oposición a la medida. El alcalde de Alcorcón y número dos en la candidatura a la Asamblea de Madrid por el PP, David Pérez (PP), acusó al Gobierno de Manuela Carmena de “falta de diálogo y respeto”. Por su parte, el Gobierno regional, que se planteó llevar la semaforización de la vía a los tribunales como ya hizo, sin éxito, con Madrid Central, anunció que no emprenderá acciones judiciales contra la instalación de semáforos, como lo hizo con Madrid Central.

La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse (PSOE), también criticó este lunes que el Ayuntamiento de Madrid no haya tenido "una visión responsable y global" para poner en marcha los semáforos. Lamentó que lo hubiera hecho de manera unilateral. El Consistorio mostoleño había propuesto la creación de un aparcamiento gratuito junto a la estación de Cuatro Vientos, aumentar las frecuencias de los medios de transporte y poner en marcha campañas de concienciación ciudadana. "Parece que todas ellas han caído en saco roto. Resulta bastante incomprensible e impropio de una Administración a la que debería definir la voluntad de diálogo", lamentó la alcaldesa de Móstoles.

Por su parte, las asociaciones de vecinos de la zona han celebrado la puesta en marcha de la medida acudiendo a los puentes que cruzan la autovía. Allí han denunciado que sufren las graves consecuencias de que miles y miles de vehículos circulen por un tramo tan amplio de carretera. El Colectivo Campamento ha recordado en su cuenta de Twitter que la contaminación atmosférica "incide en enfermedades como el cáncer de pulmón o problemas respiratorios, pero también está detrás de patologías aparentemente sin relación, como la diabetes…". También han agradecido "la voluntad y valentía del Ayuntamiento a la hora de hacer cumplir sus compromisos con los barrios afectados y con el conjunto de la ciudadanía ante el obligado cambio de modelo de ciudad".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información