Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pepu Hernández: “Yo me quedaré”

En su primera cita con las bases, el exseleccionador promete seguir en el Ayuntamiento si no gobierna en Madrid, al contrario que Trinidad Jiménez o Miguel Sebastián

Pepu Hernández firma un autógrafo en la agrupación de Latina. Ampliar foto
Pepu Hernández firma un autógrafo en la agrupación de Latina.

Las paredes de la agrupación del PSOE en Latina no solo sostienen viejos carteles electorales. Junto a los coloridos mensajes de los años ochenta y la foto en blanco y negro de Felipe González también descansan varias espaldas, puesto en pie parte del público porque la sala se ha quedado pequeña para acoger a los militantes que quieren escuchar a Pepu Hernández en su primera cita con una agrupación madrileña. El precandidato a la alcaldía habla de las desigualdades de la ciudad en un encuentro cerrado a la prensa. Pide defender derechos ya adquiridos que ve en peligro. Y arranca una ovación cuando asegura que lo suyo no es un amor de verano, que es para siempre, que él defenderá al PSOE desde la oposición si no gobierna: “Yo voy a estar donde los militantes me pongan, y luego donde me pongan los ciudadanos. Y allí me quedaré”, dice, según relatan a EL PAÍS testigos presenciales, que recuerdan que Trinidad Jiménez no acabó la legislatura de 2003, y que Miguel Sebastián ni recogió el acta en 2007.

Tres contendientes del partido

  • Manuel de la Rocha (71 años) es un veterano de Izquierda Socialista. Abogado laboralista, vinculado a UGT desde el inicio de su carrera, ha sido también alcalde de Fuenlabrada y consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid en el Gobierno de Joaquín Leguina. También ejerció de diputado en la Asamblea de Madrid y en el Congreso de los Diputados durante varias legislaturas.
  • Chema Dávila (46 años) es concejal en el Ayuntamiento de Madrid, donde ejerce como portavoz socialista sobre Medio Ambiente y Movilidad. Es licenciado en psicología y está en el PSOE desde 1998, donde ocupa el cargo de secretario general de la agrupación del distrito Centro.
  • Marlis González, psicóloga y sexóloga, es funcionaria de la Administración Civil del Estado. Nació en Caracas (Venezuela), pero creció y se educó en Galicia, donde estudió en la Universidad de Santiago. Tiene experiencia municipal como vocal vecina de distrito.

Antes de los aplausos, los militantes socialistas someten a examen al candidato independiente sin carnet del PSOE.

Tras una intervención inicial en la que ha dado cuenta de su compromiso y lo ha explicado —“No podemos permitirnos las diferencias que existen a nivel laboral y socioeconómico entre los distritos de Madrid”— el exseleccionador de baloncesto se enfrenta a una larga ristra de preguntas. La lista de inquietudes es tan profusa como la de peticiones de palabra: ¿qué proyecto tiene para Madrid?; ¿cómo va a encaminarlo?; ¿qué problemas ve y cómo quiere resolverlos?; ¿se quedará si no gobierna, o se irá?

“Vengo a escuchar y aprender”, dicen que ha dicho el técnico, que no ha respondido a las preguntas de los periodistas desde que se anunció su precandidatura y que en su cita con las bases no ha hecho propuestas programáticas.

Son 20 intervenciones durante más de dos horas de reunión, según cuenta Pedro Barrero, secretario general de la agrupación de Latina, hasta donde acuden nombres ilustres del PSOE como el senador José Cepeda.

Un asistente describe la actitud del precandidato frente al interrogatorio como “sana”. Otro lo ve como un tipo “honesto”. “Valiente”, añade un tercero, que pone en valor que haya abandonado la tranquilidad de la vida civil para entrar en política cuando las encuestas no auguran que el PSOE obtenga el bastón de mando. Finalmente, hay un asistente que hasta le lanza una advertencia.

“Le van a dar palos por todos lados”, cuenta Emilia García Castaño, de 56 años y profesora, que le ha dicho al aspirante a la alcaldía. “Los llevaré lo mejor que pueda”, asegura la militante que ha sido la respuesta del exseleccionador. “Estoy aquí para serviros. Soy uno más. Cuento con vosotros”.

Unas 150 personas se ha reunido en la sala de la agrupación de Latina, bastante mayores de edad. Antes de empezar, una de las asistentes le cuenta a Hernández que él entrenó a su hija. Ricardo de Andrés, de 27 años, le muestra un balón de baloncesto para que se lo firme y se va orgulloso con su dedicatoria: “Para juventudes con cariño”, se lee. En la primera fila, algunos le hacen fotos al llegar y cuando no han pasado ni cinco minutos de acto, ya se oyen aplausos.

Hernández viene de reunirse con la asociación Puerto Chico, donde le han estado poniendo al día de los problemas del distrito: seguridad, limpieza, desarrollos inmobiliarios. Los asistentes le esperan nerviosos, callados. No todos los días se conoce al hombre que guió a Pau Gasol, Juan Carlos Navarro y otras tantas estrellas hasta el oro mundial (2006). Tampoco es habitual estrechar la mano del aspirante al que la víspera abraza el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para dejar claro que cuenta con su apoyo. Hernández hace un chiste para romper el hielo. Dice que está seguro de que perderá peso durante la campaña. Y con la risa todo se destensa y empiezan a surgir los grandes asuntos que el técnico ha abordado también luego en la agrupación socialista: el medio ambiente, el empleo, los jóvenes, la convivencia, sacar la política de los platós para llevarla a la calle y hacerlo todo más personal.

Se trata, viene a decir Hernández, de aplicar a la política el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, para construir desde el quehacer diario un Madrid que sea “una ciudad educativa y educada”.

Encarna, de 82 años, que prefiere no dar su apellido, escucha y asiente. Le gusta lo que ha oído. De momento, dice, Hernández es su precandidato favorito en una carrera electoral a la que también se presentan Manuel de la Rocha, Chema Dávila y Marlis González.

Más votantes

Guillermo, de 62, que también rechaza identificarse, opina que Hernández “es un tipo muy competente que va a dar la talla y que saldrá adelante”. Él aún no tiene favorito pero cree que el PSOE necesita “gente que sea visible”. “No nos ha servido de nada lo que ha habido”, lamenta sobre los cuatro candidatos que ha tenido el PSOE en otras tantas elecciones a la alcaldía de Madrid del siglo XXI: Trinidad Jiménez, Miguel Sebastián, Jaime Lissavetzky y Antonio Miguel Carmona.

Cuando todo acaba, los socialistas se van satisfechos. “Puede llegar a más votantes no tan ligados a la política”, dice Barrero, secretario general de la agrupación de Latina.

Hernández consulta con los suyos, pregunta para saber qué tal ha ido todo, o qué hay que mejorar, pero todos saben que hay poco que aconsejarle sobre cómo hablar en público a este hombre de 60 años, bregado en mil conferencias, especialista en charlas motivacionales y graduado en la gestión de los egos de decenas de deportistas multimillonarios.

“No voy a renunciar a ser yo mismo”, dice Hernández, según quienes le acompañan, mientras vuelve a calarse las gafas. Y se despide.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información