Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes perduran en primaria: 1.000 maestros menos que en 2010

Pese al aumento de plantilla, la Generalitat todavía no logra revertir los tijeretazos de 2011 en Enseñanza

Bargalló, Aragonès y Torra en un aula de Barcelona.
Bargalló, Aragonès y Torra en un aula de Barcelona. EL PAÍS

Los recortes sociales ejecutados durante la crisis todavía inundan el sistema educativo. Pese a la inyección de recursos en el último Presupuesto (2017) y al aumento progresivo del cuerpo docente, la educación catalana no ha remontado de los tijeretazos de 2011. En conjunto, el número de profesores este curso (71.865) es mayor que en el año 2010 (67.059), pero al desglosarlo por ciclos educativos, los datos arrojan aún una brecha en la educación primaria. Pese a que el alumnado de entre seis y 12 años ha aumentado en 40.000 niños en estos ocho años, todavía hay 1.034 docentes menos que en 2010.

Según los datos revelados por el consejero de Enseñanza, Josep Bargalló, en una respuesta parlamentaria, el número total de plazas de primaria en el curso 2010-2011 era de 38.890 maestros. Este año, hay 37.855. Se trata de una mejora con respecto a años anteriores, pero los datos todavía no responden a una reversión completa de los recortes en el cuerpo docente.

Esta brecha (1.034 maestros) coincide, además, con un aumento paulatino del alumnado de las edades comprendidas en los ciclos de educación primaria. De hecho, en estos ocho años se pasó de 442.494 alumnos de primaria en 2010 a 481.182 en 2018, casi 40.000 más en el mismo período en el que la Generalitat no ha logrado recuperar el cuerpo docente de antes de la crisis.

“En 2010 estaba la sexta hora, que suponía unos 2.500 profesores más. Y también hubo un incremento de la jornada lectiva. En estos años se ha mejorado algo, pero no del todo”, apunta Manel Pulido, responsable de la federación de Educación de CC OO. El sindicalista avisa de que los profesores “tienen que atender más alumnos con menos gente”, lo que implica, de facto, “un empeoramiento de la calidad” del servicio que dan.


Unos Presupuestos clave


Los sindicatos ya advirtieron a principios de curso de que, para “mejorar la calidad educativa y las condiciones laborales” que tenían en 2010, serán necesarios varios miles los docentes. USTEC, mayoritario en la escuela pública, aseguró que el cuerpo de profesores debería aumentar en 7.200 docentes (de primaria y secundaria) para alcanzar los niveles de antes de los recortes. CC OO reclama 6.000 profesores más en la educación pública.

La Generalitat está en plena negociación de los Presupuestos, unas cuentas que tendrá que llevar al Parlament para que sean aprobadas. El vicepresidente económico del Govern, Pere Aragonés, dijo la semana pasada que los Presupuestos harán “una clara apuesta por Salud, Educación y Asuntos Sociales” y que su intención es continuar “el proceso de reversión de los recortes”, aunque advirtió de que no podrán “recuperarlo todo a la vez”. Pulido también tiene claro que, muy a su pesar, estas Cuentas tampoco serán las que entierren los severos recortes que ejecutó el gobierno de Artur Mas a partir de 2011: “Estos presupuestos no van a revertir los recortes al 100%”. El sindicalista pone sobre la mesa muchas prioridades, aunque ninguna línea roja, aclara: “Volver a los horarios de antes [18 horas lectivas en secundaria en lugar de 19 y 23 en primaria en vez de las 24 actuales]; que no haya contratos de un tercio de jornada, sino que sean todos de media jornada; un incremento de plantilla para asumir el aumento de alumnado; y dotaciones para la escuela inclusiva porque se aprobó un decreto sin darle recursos”.

El curso pasado, el Departamento de Enseñanza aumentó en 5.500 el cuerpo docente. Fue un pacto al que llegó el Govern con los sindicatos y la CUP para que la izquierda independentista apoyase las Cuentas. Este curso, con los presupuestos prorrogados, la Generalitat contrató otros 600 profesores para dar respuesta al incremento de alumnado. Sin nuevas cuentas, no obstante, Enseñanza admite estar de manos atadas. “Para ampliar profesores y bajar las ratios, necesitamos un presupuesto”, avisa un portavoz. También está prevista la convocatoria de oposiciones (5.000 plazas).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información