Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo el 28% de las librerías, galerías y cines de Barcelona han pedido el retorno del IBI

La medida lanzada por Ada Colau en 2016 apenas reparte 654.724 euros de los 1,5 millones previstos

Interior de la librería Calders, en el barrio de Sant Antoni de Barcelona.
Interior de la librería Calders, en el barrio de Sant Antoni de Barcelona.

Sin las ayudas y subvenciones que otorgan, de forma periódica, las administraciones públicas, la cultura no podría sobrevivir. Por eso extraña que una convocatoria novedosa en Barcelona (y en casi toda España) como fue la lanzada en 2016 por Ada Colau para devolver hasta un máximo del 95% del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para ayudar a los gestores de librerías, galerías de arte, cines, teatros y salas musicales haya quedado por debajo de las expectativas. Es lo que demuestra el hecho de que de los 1,5 millones de euros previstos para las tres ediciones —a razón de 500.000 euros anuales—, solo se hayan utilizado 654.724 euros. Y es que solo se han presentado una media anual de 70 solicitudes de las 250 posibles (el 28%), un según los cálculos municipales. O lo que es lo mismo: poco más de uno de cada cuatro de estos centros han pedido recuperar este impuesto para bajar su fiscalidad; un índice que se ha mantenido parecido en los tres años de la convocatoria. Los 845.276 euros sobrantes que no se han utilizado se han destinado, según fuentes municipales, a otras ayudas culturales, como la red de Fábricas de Creación.

Las cifras

2016.
Solicitudes: 69 
Entidades beneficiadas: 72
Total otorgado: 185.359 euros
--
2017.

Solicitudes: 72
Entidades beneficiadas: 63
Total otorgado: 274.289 euros
--
2018.
Solicitudes: 78
Entidades beneficiadas: 69
Total otorgado: 195.076 euros
--
TOTAL OTORGADO 2016/2018: 654.724 EUROS

La medida, destinada a los gestores y no a los dueños de los locales que no pueden beneficiarse a no ser que estos sean los responsables del negocio cultural, ha sido el modelo utilizado para aplicarlo también en Madrid, según anunció este martes su alcaldesa, Manuela Carmena, con la diferencia de que en Barcelona las ayudas no superan los 7.000 euros y en la capital la cantidad puede ascender a 15.000 euros.

“Nos falta hacer un esfuerzo de comunicación”, reconocen desde Icub ante la escasa repercusión de la medida: este año se han presentado solo 78 solicitudes de las que se han visto beneficiadas 69 entidades (entre las que se han repartido 195.076 euros): 27 librerías, 17 salas de cine, 15 salas de teatro y danza, 11 galerías de arte y tan solo 4 salas de música en vivo. Y eso, pese a que se han reunido, explican desde el Icub, con los representantes del gremio de editores y libreros, con Adetca, que gestiona los teatros y las asociaciones de galeristas, con el fin de explicar bien su beneficio. En 2017 fueron 72 solicitudes y 63 entidades las que se repartieron 274.289 euros y el primer año, 69 solicitudes y 72 entidades que dispusieron de un total de 185.359 euros para reducir el IBI.

Entre los requisitos y documentación que se enumera en las bases para optar a estas ayudas municipales figuran las de disponer de la licencia de actividad y el de hacer constar la programación de las actividades en curso. En el caso de ser el propietario del local adjuntar el recibo del IBI en curso y si se está en régimen de alquiler los recibos en los que se refleje la repercusión del impuesto. Según el Icub, la gran mayoría de las solicitudes han sido aceptadas.

El problema, de todas formas, puede ser el exceso de burocracia que dificulta que estos centros puedan beneficiarse de estas y otras ayudas. Àlex Nogueras, director de la galería Nogueras Blanchard (con sedes en Madrid y L’Hospitalet) y presidente, desde marzo de 2017, de la Asociación Art Barcelona que reúne a una treintena de galerías de Barcelona, asegura, después de aplaudir la medida porque “reconoce que las galerías son establecimientos culturales que generan un discurso y no son un negocio cualquiera”, que “el problema es que en muchos casos las galerías están tramitando sus licencias de apertura, algo que se puede eternizar y eso impide acogerse a estas subvenciones. En Barcelona y L’Hospitalet hay muchas licencias paradas o en moratoria. Las intenciones son buenas, pero el propio ayuntamiento crea las condiciones para que estas ayudas no se puedan dar”, remacha.

Desde el Icub dejan claro que la reducción de la aportación para rebajar este IBI no ha afectado a cada una de las solicitudes, ya que en la convocatoria de este año todas las solicitudes se han beneficiado de una reducción del 93% del impuesto. Pero entienden que “habrá que analizar si hay algún tipo de trabas que impide acceder a ellas para que se beneficien más librerías y galerías”.