Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa de Zaplana pide por cuarta vez que salga de la cárcel y alega “riesgo vital”

Anticorrupción teme que se fugue al extranjero si sale de prisión

Zaplana es trasladado por la Guardia Civil tras ser detenido.
Zaplana es trasladado por la Guardia Civil tras ser detenido.

La defensa de Eduardo Zaplana ha pedido de nuevo que el exministro y expresidente de la Generalitat salga de la cárcel, quedando en libertad bajo fianza o en arresto domiciliario, alegando motivos de salud. En esta ocasión, la cuarta, se ha apoyado en un informe firmado por el jefe de sección de Hematología Clínica y de la Unidad de Trasplante Hematopoyético, Guillermo Sanz, que advierte de que su salud se halla en grave riesgo.

La Fiscalía Anticorrupción, que solicitó en mayo la detención e ingreso en prisión incondicional del exdirigente del PP tras acusarlo de una decena de delitos, se ha opuesto desde entonces a las peticiones de los letrados del exministro argumentando que el riesgo de fuga en caso de abandonar el centro penitenciario de Picassent sería muy elevado.

A Zaplana y a sus presuntos testaferros se les han decomisado cuentas y bienes por un valor aproximado de 10 millones de euros, pero los investigadores creen que esconde una cantidad muy superior en el extranjero procedente del cobro de comisiones.

En respuesta a la anterior petición de la defensa, la magistrada instructora Isabel Rodríguez afirmó que el expresidente de la Generalitat no se halla en "una cárcel del Medievo, con los presos hacinados y sin controles sanitarios". Y agregó que, hasta su detención, Zaplana mantenía una activa agenda pública.

En el comunicado remitido por la defensa de Zaplana y que ha reproducido Europa Press, se asegura que, según el doctor Sanz, el médico que le ha tratado en los últimos años por una leucemia, el exministro presenta un "deterioro acusado".

Y mantiene que la probabilidad de que presente "una infección grave con riesgo vital en los próximos tres meses es cercana al 100%", así como que "un retraso de horas en su diagnóstico y tratamiento adecuado comprometería seriamente su vida".

"No podemos asegurar que los cambios continuos de tratamiento que se realizan en todas las visitas a este centro se actualicen de forma inmediata en el centro penitenciario. Al parecer las actualizaciones de tratamiento no se efectúan de forma inmediata debido a las carencias de personal facultativo del centro", añade el comunicado.

La juez atribuye a Zaplana los delitos de cohecho y prevaricación continuados, fraude en la contratación y fiscal, falsedad documental, tráfico de influencias, blanqueo, malversación, pertenencia a asociación ilícita para delinquir y a grupo criminal.

La llamada Operación Erial continúa bajo secreto de sumario. Además del exdirigente popular, permanecen en prisión dos de sus supuestos testaferros, Francisco Grau, ex secretario general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), y Joaquín Barceló, exdirector del Centro de Desarrollo Turístico de Benidorm, la población turística de la que fue alcalde Zaplana.