Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco investigados por causar daños en un castro de la Edad de Hierro

La mancomunidad de Monterrei (Ourense) contrató una pala para hacer una plantación “autorizada” de coníferas que acabó demoliendo un tramo del bien patrimonial

El Castillo de Monterrei, la fortaleza del siglo XII enclavada en el municipio donde está el castro.
El Castillo de Monterrei, la fortaleza del siglo XII enclavada en el municipio donde está el castro.

El Seprona de la Guardia Civil de Ourense investiga a tres miembros de la junta rectora de la mancomunidad de montes de la localidad de Medeiros (Monterrei) así como al capataz de obra y al palista de la empresa Servitec Medioambiente que realizaron unos trabajos de plantación de coníferas que generaron serios daños al Castro Muro do Búbal. Se trata de un asentamiento de la Edad de Hierro que conservaba en aceptable estado sus muros defensivos y que está ubicado también en Monterrei, un municipio que acoge enclaves de gran valor patrimonial como su célebre fortaleza del siglo XII.

El castro, de grandes dimensiones, está incluido en el inventario de yacimientos arqueológicos de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Galicia y catalogado en el Plan General de Ordención Municipal del Ayuntamiento de Monterrei (PGOM) que protege sus estructuras visibles de forma integral en un perímetro de 10 metros incluyendo además un área de acceso. También protege el PGOM de forma cautelar el entorno inmediato del yacimiento ante la posibilidad de que se conserven restos arqueológicos vinculados a él.

No obstante, los trabajos de plantación de las coníferas, realizados con un buldócer, afectaron tanto al área de protección exterior del yacimiento, en unos 150 metros aproximadamente, como a su área de protección integral, en 170 metros, según el informe del Seprona que ha tomado ya declaración en calidad de investigados a estas cinco personas por un delito sobre el patrimonio histórico. Las diligencias se trasladarán al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Verín.

La comunidad de montes actuó como entidad promotora para realizar una plantación "debidamente autorizada" en las proximidades de la población de Medeiros y, posteriormente, pidió a la empresa Servitec Medioambiente que acondicionase un camino que discurría desde los límites de la plantación hasta el Castro Muro do Búbal.

Según la Guardia Civil, la pala llegó hasta la misma corona del yacimiento para lo que demolió al menos un tramo de la muralla del bien patrimonial protegido además de enterrar lo que podría ser una estructura "habitacional vinculada con el yacimiento". Los comuneros de Medeiros hicieron público su pesar por los daños reconociendo que habían contratado a la empresa con el objetivo de mejorar el camino al castro y a una cercana plantación de coníferas para hacerlo más accesible.

"El operario estaba advertido de que debía avisarnos antes de comenzar el trabajo para que le diésemos las indicaciones necesarias, pero cuando nos enteramos ya estaba el daño hecho”, ha asegurado el vicepresidente de los comuneros, Antonio Prieto, al diario local La Región. La comunidad de montes ofrece su colaboración para “señalizar y limpiar el entorno e intentar colocar las piedras que se tiraron”.

La denuncia ante el Seprona y ante la Dirección Xeral do Patrimonio Natural fue presentada por la Sociedade Galega de Historia Natural tras ser alertada por un socio de los destrozos ocasionados en el yacimiento. El Ayuntamiento de Monterrei ha anunciado que tomará medidas.