Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia declara ilegal un Parador gallego construido en un castillo del siglo XII

Un tribunal anula la licencia del hotel que promovió la Xunta en Monterrei pese a las protestas de vecinos y expertos en patrimonio

El Castillo de Monterrei, una fortaleza del siglo XII enclavada en la provincia de Ourense.

Los tribunales han dado un nuevo varapalo a la Xunta de Galicia en su batalla legal por convertir en un negocio hostelero el Castillo de Monterrei, una fortaleza militar de gran valor histórico y arquitectónico, fundada en el siglo XII en un elevado enclave del Ayuntamiento ourensano del mismo nombre. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha confirmado la sentencia del juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Ourense que anuló la licencia urbanística otorgada el 9 de mayo de 2014 por el Ayuntamiento de Monterrei para reformar interiormente el monumento y convertirlo en un Parador de Turismo que actualmente ya está en funcionamiento. La resolución del litigio supone una victoria para la Plataforma pola Defensa do Castelo de Monterrei, un colectivo vecinal que se opuso desde el principio al proyecto porque lo considera “una agresión injustificable al patrimonio cultural”.

El fallo dictamina que el permiso concedido por el Ayuntamiento de Monterrei, gobernado por el PP con mayoría absoluta desde hace 30 años, a la Axencia de Turismo de Galicia, un organismo dependiente del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo, incumplió el plan urbanístico del municipio al exceder ampliamente el tope de edificabilidad. La normativa local establecía en este Bien de Interés Cultural una superficie máxima edificable de 300 metros cuadrados y un máximo de 10 habitaciones, mientras que la licencia autorizó más de 2.000 metros cuadrados edificables y 12 dormitorios.

El recinto medieval, que perteneció a la Casa de Alba y que es uno de los mejor conservados de Galicia, fue transformado en Parador de Turismo por la Xunta pese al dictamen en contra del Consello da Cultura Galega, un organismo asesor de la Administración autonómica. El informe de los expertos en patrimonio incidió en que a 400 metros del castillo se alza el Parador de Verín, una infraestructura hotelera que sobrevive a duras penas debido a la falta de clientes, y abogó por impulsar un plan de viabilidad para este parador ya existente y rehabilitar el castillo como “incentivo turístico-cultural y complemento del espacio hotelero”. Sus recomendaciones fueron ignoradas por la Xunta.

La Axencia de Turismo de Galicia, responsable de la reforma del castillo, estudia ahora la posibilidad de presentar un recurso de casación contra la sentencia del Tribunal Superior. Fuentes del organismo han asegurado en un primer momento que "si llegase a ser necesario" la "solución" para legalizar el Parador de Monterrei sería "fácil y ágil" y pasaría por realizar obras de nuevo en el monumento y eliminar solo una de las 12 suites que, según la información de Paradores, tiene el complejo hotelero. Posteriormente el organismo autonómico ha admitido que deberían ser dos las habitaciones que se tendrían que eliminar para cumplir la sentencia, pero ha añadido que con esta reducción sería suficiente porque, explica, el fallo ratificado por el Tribunal Superior establece que las exigencias sobre el número de dormitorios y la edificabilidad máxima de 300 metros cuadrados "son alternativas y no acumulativas", es decir, que con cumplir una de ellas basta. 

Los tribunales tienen otra resolución pendiente relacionada con el conflicto. La Audiencia Nacional avaló en febrero pasado la cesión de la fortaleza de Monterrei por parte del Gobierno central a la Administración autonómica para su conversión en hotel, una sentencia que fue impugnada ante el Tribunal Supremo por los opositores al proyecto pero cuyo recurso aún no ha sido resuelto.

El proyecto para convertir la acrópolis de Monterrei en hotel de lujo fue impulsado por la Xunta de Feijóo y para hacerlo realidad precisó de la ayuda del Gobierno de Rajoy. El Ejecutivo central, con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero en la Presidencia, había cedido el monumento al Gobierno gallego en 2009 solo para usos culturales y de promoción de la comarca. El equipo de Rajoy emitió en el verano de 2014 una nueva orden ministerial que autorizaba también el uso hotelero. Cuando en Madrid se aprobó este cambio, el Ayuntamiento de Monterrei ya había concedido a la Xunta la licencia de obra ahora anulada para levantar un Parador de Turismo dentro de los muros de la histórica fortaleza.

Más información