Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras de Gran Vía colapsan el centro, los bulevares y Princesa

El Ayuntamiento asegura que se realizan las obras durante estas fechas porque baja la circulación en la ciudad

Colapso circulatorio ayer por la mañana en la Gran Vía. Ver fotogalería
Colapso circulatorio ayer por la mañana en la Gran Vía.

El cierre de un carril en la calzada de los números impares de la Gran Vía lleva dos días provocando un enorme colapso en el tráfico de la capital. Los conductores de vehículos privados fueron desviados a otras calles el martes y el miércoles por los agentes de movilidad para impedirles acceder a la arteria principal de centro, lo que motivó que los itinerarios alternativos, en especial los bulevares y la calle de la Princesa, estuvieran atestados de coches que no lograban salir. El Ayuntamiento afirmó ayer que se han comenzado los cierres en estas fechas porque en verano se reduce la circulación. Mantiene que la eliminación de carriles estará concluida a finales de agosto, ya que se está trabajando con “la máxima celeridad”.

El anuncio del cierre del carril de Gran Vía era la nota más repetida ayer en las informaciones del Ayuntamiento sobre el estado del tráfico en la capital. Desde primera hora, los portavoces oficiales recordaban que estaba cerrado el acceso a Gran Vía desde la plaza de España y hacia la calle de Alcalá. También avisaban de que la opción de los bulevares (Alberto Aguilera, Sagasta, Carranza y Génova) tampoco era una buena solución porque el tráfico estaba colapsado. Por ello, recomendaban el uso del transporte público.

La situación resultaba caótica a determinadas horas. La subida por la cuesta de San Vicente —entrada natural a Madrid de grandes municipios de la autovía de Extremadura (A-5), como Alcorcón o Móstoles— resultaba casi imposible. Gran parte de esos vehículos giran por Gran Vía para acceder al centro de la ciudad. Ayer, seis agentes de movilidad se encargaban de impedírselo. Las opciones eran la calle de la Princesa hacia Argüelles o recto por la calle de los Reyes. Muchos repartidores quisieron acceder con la excusa de que tenían que distribuir mercancías. De poco les sirvió. Sólo se permite el giro a los autobuses, taxis, VTC, motocicletas y bicicletas.

Otra de las opciones era subir por la calle de Leganitos y colarse desde allí hasta Gran Vía, pero los agentes de movilidad colocaron una valla para cerrar la calle. Los conductores que bajaban desde Princesa eran desviados por un lateral de la plaza de España hacia la calle de Bailén, con el consiguiente atasco en toda la zona. Una furgoneta municipal y una línea de conos impedían continuar recto hacia Gran Vía. Dentro de esta calle, la circulación era especialmente lenta, sobre todo en sentido subida hacia Callao desde la plaza de España. Los conductores, fundamentalmente taxis y VTC, se desesperaban. A ello también contribuye el tráfico de las calles adyacentes, como Silva, de la que salían bastantes vehículos, y atascaban las intersecciones.

La peor parte se la llevaron ayer por la mañana varias ambulancias del Samur que, con las luces y las sirenas encendidas, intentaron cruzar a toda velocidad esta vía principal. Se quedaron literalmente atrapadas durante bastante tiempo hasta que se abrieron hueco en el atasco. Las redes sociales recogieron decenas de mensajes de quejas por la situación vial.

La situación tampoco era mucho mejor para los peatones de la Gran Vía. Las obras han reducido los pasos de una acera a otra y el espacio en algunos tramos, por lo que se dificulta el paseo. A ello se unen los manteros, que copan gran parte de los espacios libres.

La página municipal de información del estado del tráfico mostraba ayer durante todo el día tramos en tráfico rojo intenso y negro. Los bulevares, de hecho, ya venían sufriendo desde hacía semanas un notable incremento de vehículos. Por las mañanas, solían estar colapsados en sentido hacia el paseo de la Castellana. Por la tarde, en el sentido contrario, hacia la calle de la Princesa y el paseo de Pintor Rosales.

La circulación registró ayer un descenso de un 2,4% en el casco urbano con respecto a la media de los últimos 10 días laborales, según datos del Ayuntamiento. En la M-30, fue menor, con un 0,9%. Todo ello debido al verano.

El Ayuntamiento informó ayer de que el número de agentes de movilidad se ha incrementado durante el cierre de carriles en la Gran Vía. A ello se unen las obras de reforma de dos edificios en esta calle y del Metro en la red de San Luis. Fuentes de las Áreas de Desarrollo Urbano Sostenible y Medio Ambiente recomendaron que se evite la circulación en vehículo privado por la zona afectada por obras y que se utilice el transporte público para acceder al centro.

Fuentes de ambas áreas facilitaron ayer como itinerarios alternativos los bulevares, pese a estar colapsados durante todo el día. Estos recorridos también incluyen las calles de Alfonso XII, la plaza del Emperador Carlos V (Atocha), las rondas de Atocha y Valencia, Embajadores, Puerta de Toledo, Gran Vía de san Francisco, Bailén, Ferraz, Marqués de Urquijo, Serrano y la plaza de la Independencia (Puerta de Alcalá). En sentido contrario, se haría por las calles de Velázquez y Goya.

Restringida la circulación en Valdebebas por el Mad Cool

La tercera edición del festival de música Mad Cool, que se inicia este jueves y que durará hasta el próximo sábado, supondrá la restricción de la circulación en el barrio de Valdebebas. Se producirán cortes de tráfico desde las 16.00 y hasta la finalización de los conciertos en diversos tramos las avenidas de Alejandro de la Sota y de las Fuerzas Armadas.

La Policía Municipal instalará carriles de emergencia en la calzada central de la avenida de las Fuerzas Armadas y en los laterales de la de Alejandro de la Sota. La Empresa Municipal de Transportes (EMT) y la organización del festival han dispuesto un servicio de autocares lanzaderas entre la plaza de Castilla y Valdebebas. Esta línea comenzará a funcionar desde esta tarde y terminará en la madrugada del sábado.

La línea 8 de metro abrirá entre la 1.30 y las 6.00 entre las estaciones de Feria de Madrid y Nuevos Ministerios. El acceso peatonal se realizará a través de Ifema. Habrá aparcamientos disuasorios en esta zona. La Policía Municipal recomienda utilizar el transporte público para acudir al festival.

Más información