Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mala salud acecha a las mujeres pese a tener hábitos más sanos

La Encuesta de Salud de Cataluña revela que los niños empeoran en el estilo de vida: sufren más sobrepeso y hacen menos deporte

Una anciana pasea por el Mercado de la Boquería de Barcelona
Una anciana pasea por el Mercado de la Boquería de Barcelona

La mala salud física y mental se ceba con las mujeres. Así lo ha revelado la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA) que este año ha impuesto la perspectiva de género a sus estadísticas y ha constatado una realidad poco visible para el sistema. Ellas fuman menos, comen mejor y tienen un menor consumo de riesgo de alcohol que ellos. Sin embargo, pese a registrar unos hábitos de vida más saludables, las mujeres manifiestan una peor percepción de su estado de salud. A medida que avanza la edad, la prevalencia de problemas crónicos de salud o de discapacidades se dispara en el colectivo femenino.

El Departamento de Salud desconoce el porqué de este fenónemo, aunque maneja alguna hipótesis, como la escasez de tiempo para acudir al sistema sanitario.“Una mujer va a buscar a los niños o cuida de los padres y al final ella es la última. Por mucho que haga vida saludable, si no acaba yendo al médico, quizás no le detectan algo a tiempo y, por lo tanto, empeora”, valoró ayer la directora del Área de Atención Sanitaria del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Cristina Nadal.

Los datos de la ESCA revelan que ellas fuman menos (el 18,5% frente a casi el 30% de los hombres), apenas el 1,5% tiene un consumo de riesgo de alcohol y seis de cada 10 siguen la dieta mediterránea. Sin embargo, pese a sus buenos hábitos, declaran un peor estado de salud y de calidad de vida: el 44% de las mujeres entre 65 y 74 años rechazan tener una buena salud, mientras que, en hombres, los que dicen no tener un buen estado de salud, son el 38%. Asimismo, casi el 22% de las mujeres de entre 15 y 44 años —y solo el 16,5% de los hombres— padecen algún problema crónico. A medida que avanza la edad, se agudiza esta brecha.

La prevalencia de depresión también es mayor entre las mujeres: el 8,8% de las catalanas sufre esta patología frente al 3,6% de los hombres. Además, refleja la encuesta, la soledad también tiene rostro femenino: tres de cada cuatro ancianos que viven solos son mujeres. El CatSalut estudia medidas, como la proactividad de los profesionales de atención primaria con este colectivo, para mejorar la percepción del estado de salud entre las mujeres.

Por otra parte, la ESCA también ha puesto de relieve que los niños catalanes tienen peores hábitos de vida: más exceso de peso y consumo de alimentos hipercalóricos y menos actividades de ocio activo. Un tercio de los niños sufren sobrepeso u obesidad y cuatro de cada 10 tienen un ocio sedententario. “El exceso de peso es un dato muy preocupante para el que ya se están tomando medidas”, advirtió Nadal. El 36,6% de los menores de entre seis y 12 años padecen sobrepeso u obesidad, una cifra que supone seis puntos porcentuales más que en la ESCA de los años 2013-2014.

La práctica de actividades deportivas o juegos al aire libre mantienen una tendencia a la baja desde 2010, situándose en el curso 2016-2017 en el 31,2% los niños catalanes que hacen, al menos, una hora diaria de ocio activo. Los hábitos sedentarios en el tiempo libre ganan terreno: casi el 40% de los menores dedica dos o más horas diarias a ver la televisión, jugar a videojuegos o usar los ordenadores. 

La ESCA también ha revelado que casi un tercio de los menores consume de forma frecuente productos hipercalóricos, como bebidas azucaradas y alimentos procesados (en 2013 eran el 24,3%). "Con la dieta se ha hecho un esfuerzo notable para mejorar y extender las guías de alimentación saludable. La intención es que seamos capaces de crear políticas que premien las conductas saludables", ha defendido el secretario de Salud Pública, Joan Guix. El Departamento de Salud tiene muy buenas expectativas puestas en el impacto de la tasa contra las bebidas azucaradas que implantó la  Generalitat en 2017: "Espero  ver el resultado de esa tasa", ha dicho la consejera de Salud, Alba Vergès.

Más información